Se cumplen 24 años del gol de Onésimo que salvó al Rayo

31 mayo, 2020 · Archivado en Deportes, Descensos categoría, Equipos, Estadio de Vallecas, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Onesimo Sánchez González" "Onesimo", Primera División, Rayo Vallecano, RCD Mallorca · Comentarios desactivados en Se cumplen 24 años del gol de Onésimo que salvó al Rayo 

Era 1 de junio de 1996. El Rayo se jugaba la permanencia en Vallecas, después de haber caído contra el Mallorca (1-0, con gol de Morales) en la ida de la promoción. Los bermellones aterrizaban después de 18 partidos sin perder, así que en el barrio había nervios, pero también fe. Los locales salieron en tromba y no tardaron ni cuarto de hora en igualar la eliminatoria, gracias a un gol del delantero Guilherme. Respiró la grada. Ajena, eso sí, a lo que todavía deparaba el encuentro... Buenas dosis de sufrimiento, intriga y final feliz. Una trama no apta para cardíacos y un clásico por esos lares.

El colegiado López Nieto mostraba la roja a Wilfred en el 24', después de que el guardameta franjirrojo tuviese que sacar una mano fuera del área para frenar al siempre peligroso Morales. El técnico Zambrano, entonces, tuvo que meter a Abel Resino bajo palos y los madrileños se quedaron con uno menos para tratar de doblegar a un Mallorca que, tímidamente, iba saliendo de su letargo. Aunque los insulares mostraron una versión más gris de lo habitual: Maqueda y Morales desperdiciaron dos claras ocasiones que terminarían lamentando.

Corrían los minutos y se mascaba la tensión. Hasta que, en el minuto 81, Calderón oteó a Onésimo desmarcado y dibujó un pase certero desde el mediocampo, que recogió el rey de los regates. El '7' rayista, experto en crecerse en el vértigo de las grandes ocasiones, dejó botar el balón y cinceló desde la frontal una preciosa vaselina que entró por la escuadra de la portería defendida por Kike. Se mascó el tercero con una falta de Calderón en el 88' y Vallecas contuvo la respiración, mientras miraba el reloj. Su equipo supo sufrir para mantener su condición de Primera una temporada más, en un choque donde la magia de Onésimo resultó determinante.

18 de mayo: día para el recuerdo en 2008 y para olvidar en 2019

17 mayo, 2020 · Archivado en Ascensos categoría, Competiciones, Deportes, Descensos categoría, Equipos, Futbol, Girona CF, La Liga, LaLiga SmartBank, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Segunda división · Comentarios desactivados en 18 de mayo: día para el recuerdo en 2008 y para olvidar en 2019 

La historia del Girona está repleta de altibajos. Y precisamente hoy, 18 de mayo, es una fecha que está en el recuerdo de cualquier seguidor rojiblanco. Tanto para bien como para mal. Y el motivo no es otro que mientras que tal día como hoy hace 12 años se proclamaron campeones del grupo 3 de Segunda B e iniciaron el tramo final del camino hacia la consecución del ascenso a Segunda A también se cumple un año del fatídico descenso de Primera. Hace 365 días, el Girona se despertó del sueño de jugar en la máxima categoría del fútbol español y regresó a Segunda.

Lanzando la vista atrás, el Girona ahora es un club nuevo. Ha pasado de luchar por no caer a Segunda B a querer hacerse un hueco en Primera. Y todo empezó el 18 de mayo de 2008. Fue entonces cuando el conjunto rojiblanco se proclamó campeón del grupo 3 de Segunda B con 72 puntos y ello le sirvió para disputar el playoff de ascenso. El sueño de dar el salto al fútbol profesional se hizo realidad (tras ese curso, ya nunca se ha vuelto a estar en Segunda B). En la última jornada de Liga, 18 de mayo de 2008, los rojiblancos vencieron al Alcoyano (2-0 con goles de Jito y Miki Albert) y, ocho días después, iniciaron el playoff que les llevó al fútbol profesional tras superar las eliminatorias ante Barakaldo y Ceuta. Ahora han logrado asentarse, hacerse un nombre en el fútbol profesional español y formar un equipo que piensa en grande y quiere estar en Primera. Y precisamente por ello lucha actualmente el conjunto de Pep Lluís Martí.

El 18 de mayo parecía estar reservado para rememorar aquella alegría que supuso ser campeón de grupo en Segunda B en 2008, pero ahora le toca compartir espacio. Y lo hace con un mal recuerdo. Hoy se cumple un año del descenso matemático a Segunda A. Se acabó el sueño vivido durante dos temporadas en Primera y, además, fue con una derrota. El equipo, por aquel entonces dirigido por Eusebio Sacristán, ya estaba con un pie y medio en el abismo tras caer en la penúltima jornada de Liga en Montilivi ante Levante, pero fue en Mendizorroza, ante el Alavés (2-1) en el último partido de Liga, cuando se bajó. El 18 de mayo forma parte de la historia del Girona. Aunque es una fecha para el recuerdo teniendo en cuenta lo sucedido en 2008 y para olvidar respecto a 2019.

23 de abril 2019, primera vez en puestos de descenso a Segunda

22 abril, 2020 · Archivado en Competiciones, Deportes, Descensos categoría, Equipos, Eusebio Sacristán, Futbol, Girona CF, La Liga, LaLiga SmartBank, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, Segunda división · Comentarios desactivados en 23 de abril 2019, primera vez en puestos de descenso a Segunda 

Hay que lanzar una mirada al pasado para intentar comprender el presente y en Girona tienen malos recuerdos de lo que sucedió hace justo un año. El conjunto rojiblanco logró caminar por Primera durante 71 jornadas con paso firme (su primera temporada completa en la categoría de oro del fútbol español y 33 partidos de su segunda), pero el pasado 23 de abril de 2019 llegó el inicio del fin. En la jornada 34 del curso pasado, tras caer en Valladolid (1-0) y el Levante vencer al Betis (4-0), el conjunto liderado por aquel entonces Eusebio Sacristán pisó los puestos de descenso. Fue la primera vez desde que ascendió la campaña 2016-17. El problema, que no supo levantar el vuelo y el final fue inevitable: regreso a Segunda A.

El Girona parecía que había encontrado su hueco en Primera, pero en la campaña de su confirmación, la segunda, se derrumbó. La presión, los malos resultados en la segunda vuelta, no estar acostumbrados a lidiar con el descenso y una confianza eterna en Eusebio Sacristán pesaron como una losa. El pasado 23 de abril de 2019, en la jornada 34, fue la primera vez que el Girona pisó los puestos que conducían a Segunda y al final no se supo reconducir la situación. Y eso que una jornada después, en la 35, los rojiblancos lograron un gran triunfo ante el Sevilla que les permitió tomar algo de oxígeno y poner dos puntos de distancia respecto a los tres últimos clasificados. Pero fue un espejismo. Los tres últimos partidos de Liga fueron insufribles y cosecharon tres derrotas que fueron incompatibles con salvar la categoría. Los rivales directos lograron sumar y los gerundeses primero cayeron en Getafe y después ante el Levante en Montilivi. Ello les dejó virtualmente en Segunda y el descenso fue matemático en el último duelo de Liga ante el Alavés a domicilio (2-1).

En Girona aún no logran explicar qué pasó exactamente, pero es que el equipo se derrumbó. Fue una muerte anunciada y la primera vez que lidiaron con el descenso en Primera fue hace justo un año. Increíble, pero el Girona perdió la categoría y ahora le toca pelear en Segunda tras haber estado tan solo cuatro jornadas en descenso en las dos temporadas que estuvo en Primera. Eso sí, todas ellas en su segunda campaña y al final de Liga. Y ello fue condenatorio.

Los ascensos y descensos son un buen lío

Las ligas no sólo coronan a un campeón. También viven altas dosis de dramatismo con la lucha por la salvación, que contrasta con la alegría de los equipos que suben de categoría. Los ascensos y los descensos son una parte esencial del deporte. La interminable pandemia está empujando a la búsqueda de fórmulas para resolver los campeonatos, que algún día tendrán que poner el cierre, no se pueden aplazar hasta la eternidad. La ACB anunció el lunes que anulaba los descensos, para regocijo del Estudiantes y del Fuenlabrada, que ya se han salvado tres y dos veces, respectivamente, en los despachos. Pero nadie explicitó qué va a ocurrir con los ascensos. El Valladolid, que lidera la LEB, reclama su plaza. Está en su derecho. Eso obligaría a la ampliación a 20 equipos de una liga que en los últimos años ya se consideraba sobredimensionada y había llegado a estudiar su reducción. Otros deportes, como el fútbol de Segunda B y Tercera, y el fútbol sala, ya han tomado esta medida: habrá ascensos, pero no descensos. Lo mismo acordó este martes la Bundesliga de balonmano.

Esta es la decisión menos problemática, pero está por ver si el deporte español puede soportar la carga de tantos equipos la próxima temporada, a la estela de la crisis que, inevitablemente, va a provocar el coronavirus. Las federaciones están preocupadas con este asunto, que han traslado al CSD a través de ADESP, y se ha creado una comisión que preside Jorge Garbajosa. El temor es que si se dictan descensos o si se impiden ascensos sin los campeonatos concluidos, pueda caer una lluvia de demandas que no podrían soportar las economías de los deportes más modestos. Precisamente la ACB tiene la experiencia del Obradoiro, al que tuvo que hacer hueco muchos años después, tras ganar su retorno a la élite en los tribunales. El tema tiene una enorme complejidad. Y exige una solución.

Valencia y Espanyol, en vilo por la resolución de la Liga

La suspensión momentánea de la Primera Iberdrola como consecuencia de la crisis sanitaria por el coronavirus atormenta a Espanyol y Valencia. Los dos equipos ocupan en estos momentos la zona de descenso y se ven amenazados por la opción de que la temporada se dé por concluida. El riesgo esta presente para pericas y ches, aunque bien es cierto que, salvo que esta crisis se alargue más de lo esperado, todo apunta a que se conseguirán disputar las nueve jornadas que restan, en las que se incluye la que no se jugó por la huelga de las jugadoras, cuya resolución es una incógnita.

El calendario en el fútbol femenino se presenta menos saturado que en el masculino y sólo quedarían por resolverse las semifinales, con eliminatoria a un partido, y la final de la Copa de la Reina y los cruces de cuartos, con un Clásico español, y semifinales de la Champions, con posibilidad de que Atleti y Barça lleguen a la final europea. Con este escenario, Espanyol y Valencia mantienen la esperanza de que la competición se reanude y hacen sus cuentas de cara a la salvación. Para el cuadro perico, con el peor escenario para la permanencia, las matemáticas todavía dejan lugar a la ilusión.

El equipo catalán, que no ha ganado ni un partido esta temporada, no dependerá de sí mismo y tendrá que recortar los trece puntos que le separan en la salvación. Habrá en juego un total de 27, si cuenta la jornada de la huelga, y 24 si finalmente sólo se disputan las ocho jornadas que restan hasta el final de Liga. En el caso del Valencia adquiere más importancia seguir compitiendo. A un punto del Sporting de Huelva, primer equipo fuera de peligro, las valencianas tienen muy cerca una salvación que dejaron escapar tras más de una decena de encuentros sin ganar.

Página Siguiente »