Natxo medita agitar el árbol ante Las Palmas

El Deportivo comienza a perder comba con los de arriba y el ascenso directo está ya a cuatro puntos, la mayor distancia de toda la temporada. El bajón blanquiazul en la tabla ha llegado tras los últimos tropiezos en Riazor, donde ha empatado sus tres últimos encuentros. En los dos últimos, Nàstic y Alcorcón, a los coruñeses se les escapó la victoria en los minutos finales después de no saber cerrar los partidos. Los dos próximos choques del Deportivo (Las Palmas y Almería) serán de nuevo en feudo herculino y Natxo medita cambios. El equipo genera ocasiones de gol, pero está pagando su falta de control y errores de concentración, dos aspectos que el técnico quiere remediar cuanto antes.

En el entrenamiento de este jueves el preparador blanquiazul comenzó a mover el once de cara a la visita del Las Palmas y sus pruebas anuncian una revolución que podría suponer la entrada de hasta cinco jugadores. Dani Giménez, Domingos Duarte y Pablo Marí seguirían en defensa, donde las novedades llegarían en los laterales con la entrada de Bóveda y Saúl en lugar de los habituales David Simón y Caballo. Los cambios afectarían a todas las líneas, con cambios significativo también en el centro del campo y ataque. Mosquera se quedaría como único pivote nato, lo que llevaría al banquillo a Álex Bergantiños. Su vacante la cubría Vicente, que volvería a la titularidad un mes después para ocupar la zona izquierda. Por la derecha, continuaría Edu Expósito.

Arriba seguirá Quique, que jugaría junto a Borja Valle (Nahuel también tiene opciones de seguir en el once) y un Pedro que no es de la partida desde el pasado 16 de diciembre frente al Zaragoza. El gran damnificado en ataque sería Fede Cartabia, muy errático y poco incisivo en los últimos encuentros. Los movimientos de Natxo también pueden implicar un nuevo cambio de sistema. El técnico sopesa volver al rombo, un esquema que le dio dominio y muy buenos resultados en los partidos de Riazor.