Kane, un sueño prohibido

Harry Kane hizo sonar las alarmas al coquetear, en una entrevista en Sky Sports, con su posible salida del Tottenham. El delantero reconoció amar a su club, pero exigió un proyecto ganador para continuar como líder del equipo. Un aviso, sin embargo, que le hace chocar contra un muro: es el delantero centro con mayor valor de mercado del mundo y, para colmo, tiene contrato hasta junio de 2024. Si quiere salir, se deberá plantar.

Según las estimaciones del portal Transfermarkt, Harry Kane es el cuarto jugador con más valor de mercado del planeta, solo por detrás de Neymar (160M€), Sterling (160M€) y Mbappé (200M€). Así pues, es el '9' más caro con una amplia diferencia para con sus perseguidores: Firmino (90), Lukaku (85), Lautaro (80), Werner (80) o Haaland (80). Por ello, aquel que se interese en hacerse con sus servicios deberá pagar una cantidad desorbitada, algo improbable por la crisis mundial desatada por el coronavirus.

Además, Kane chocaría en el camino con un negociador implacable: Daniel Levy. Son miles las historias protagonizadas por el presidente del Tottenham, todas ellas con un denominador común: o un club pone una importante cantidad encima de la mesa o no dejará salir a sus jugadores. El último ejemplo es el de Christian Eriksen, que se quedó el pasado verano porque la cifra exigida era superior a la lógica para un jugador al que solo le queda un año de contrato.

Finalmente, el centrocampista danés logró salir en invierno, rumbo al Inter de Milán por una cantidad cercana a los 20 millones de euros. Pese a que Levy era consciente de que no renovaría, exigió un importante pago al equipo italiano. Kane no correrá la suerte de esa posible rebaja. En verano de 2018, se comprometió por otras seis temporadas con el club que le vio crecer. Acabando contrato en 2024, no contará con el plus de poder marcharse gratis y obligará a la entidad que le quiera a romper la banca.

Una deuda ya asentada

En las palabras de Harry Kane exigiendo un proyecto ganador se esconde un reproche al club por no haber invertido lo suficiente en fichajes años atrás. Ese mensaje ya lo transmitió Mauricio Pochettino tras perder la final de la Champions y es claro: el ahorro para financiar la inversión en el nuevo Tottenham Hotspur Stadium ha acabado pasando factura al equipo. Desde el mercado de invierno de 2019 hasta julio de 2019 transcurrieron más de 500 días sin realizar una sola incorporación. De hecho, los 'spurs' fueron el único club de las cinco grandes ligas que no fichó ni un futbolista.

De todos modos, Daniel Levy ya ha asumido la deuda de unos 850 millones de euros y no por ella está dispuesto a traspasar a sus futbolistas a precio de saldo. Ya lo demostró con Eriksen y, es más, amarrará a sus jugadores hasta el final para que el nuevo estadio vea al Tottenham en grandes noches. Para ello necesita a Kane y también llegadas de nivel. Pese a que su venta dejaría mucho dinero en las arcas del club, no existe la intención de dejarle salir.

La mano dura de Levy

El expuesto anteriormente con la figura de Christian Eriksen de por medio no es más que una de las cientas operaciones que han traído de cabeza al negociador. Zdravko Mamic, director deportivo del Dinamo de Zagreb cuando Modric llegó a Londres, explicó una curiosa anécdota que define a la perfección lo exigente que es Levy: "Ya teníamos todo acordado. Le pedí cinco camisetas del Tottenham. Él me dijo que me las daría, pero que entonces el Tottenham pagaría menos por el traspaso, ya que de los 21M€ que pagaron había que restarle el valor de las camisetas".

El Real Madrid también ha sufrido en sus propias carnes la intransigencia del mandatario. Modric, en 2012, y Bale, en 2013, se declararon en rebeldía para salir del club, pero Levy solo cedió cuando la directiva blanca llegó a la cifra requerida. Además responde a una idiosincrasia peculiar: solo deja marchar a sus futbolistas en la recta final del mercado. Así, saca al equipo interesado hasta el último euro por la necesidad de última hora. En su día, el propio Mauricio Pochettino avisó de a qué se enfrentaban: "Cuidado, Daniel Levy muerde".

¿Quién quiere a Kane?

Visto lo visto, aquel que quiera hacerse con los servicios de Kane deberá rascarse el bolsillo. Pero, ¿qué grandes equipos de Europa necesitan hacerse con un delantero en los próximos meses? El Barcelona, sin duda, es uno de ellos, aunque Lautaro parece ser el elegido y Neymar siempre está en la recámara. También el Nápoles, si bien su proyecto no parece responder a las exigencias del delantero inglés. Chelsea, United o City también pierden fuelle al ser de la Premier League y por el amor del '9' a sus colores.

Dos de las alternativas más posibles a día de hoy son el Bayern y el PSG. El primero quiere seguir mandando en Alemania y dar un salto cualitativo en Europa. Lewandowski, en racha goleadora, ya tiene una edad. El PSG, por su parte, amarraría un delantero de élite ante la posible salida en el medio plazo de Kylian Mbappé y supliría mientras tanto a Cavani y a Mauro Icardi. Además, ambos parecen tener el dinero suficiente como para efectuar una operación con cifras mareantes.

El Real Madrid lo descarta

Ni estuvo ni está ni estará en la lista. Según ha podido saber AS, Harry Kane nunca ha gustado en la planta noble del Santiago Bernabéu. El club trabaja en un futuro fichaje de Kylian Mbappé y maneja grandes informes de Haaland, por lo que una posible operación por el delantero del Tottenham está descartada. Además, Zidane considera que el inglés no mejora el nivel de Karim Benzema. Por si fuera poco, Levy se volvería a cruzar en el camino de Florentino, tras operaciones como la de Modric o Bale y la ficha del inglés es bastante elevada. Así pues, no vestirá de blanco.

Los números de Harry Kane

Los diez jugadores más valorados del mundo

The Sun: el Tottenham quiere la cesión de Bale y pagar sólo la mitad de su sueldo

El Tottenham quiere traer de vuelta a Gareth Bale. Sin embargo, según The Sun, no quiere comprar al futbolista de Gales, sino que pretende una cesión. En Londres saben que Zinedine Zidane no cuenta con el once para la próxima temporada, pero tampoco quieren realizar un gran desembolso por un jugador tan irregular y propenso a lesionarse como él.

Su intención es hacerse cargo de parte de su sueldo, pero la cantidad no llegaría ni a la mitad de la cifra, puesto que si cobra cerca de 31,2 millones brutos (14 netos), solamente se harían cargo de 13 millones de euros brutos (casi 6 millones de euros netos). Además, el Tottenham estaría dispuesto a pagar 11,5 millones de euros al Real Madrid por el año que pasaría cedido en Inglaterra, algo parecido a lo que hicieron con James Rodríguez y el Bayern Munich en su día.

Se desconoce si intentarían ponerle una opción de compra en caso de que quedasen satisfechos con él, pero sin ella sería difícil que al equipo blanco le agradase dicha oferta. A pesar de que su representante, Jonathan Barnett, cree que se acabará quedando en Madrid, lo cierto es que al club le vendría de perlas aligerar una ficha tan alta como la suya para poder traer los jugadores que se han propuesto fichar. En cualquier caso, Bale no querría marcharse del Real Madrid sin volver a jugar una última vez en el Santiago Bernabéu.

Todo esto podría facilitar el fichaje de Christian Eriksen, otro de los pretendidos del conjunto madrileño, pero Daniel Levy no se sentará a negociar por el danés como mínimo hasta que se dispute la final de la Champions League.