Todos somos balonmano

Las Guerreras aterrizaron este lunes en Madrid con sus medallas al cuello, todavía con los ecos de ese oro que acariciaron con el disparo errado por Alexandrina Cabral a falta de siete segundos, y de ese polémico bloqueo a la portera Wester que tanta confusión generó en el desenlace. Con el reglamento en la mano, la acción de Ainhoa Hernández, que acabó con su expulsión y un decisivo penalti a favor de Holanda, estuvo bien pitada. Otra cosa diferente es abrir un debate sobre la necesidad del videoarbitraje, que sí se ha aplicado en competiciones internacionales y que lleva un tiempo en barbecho. El balonmano también debe aprovechar la tecnología. Los dirigentes están para esas cosas. Y las jugadoras, para competir. Esto es un deporte de equipo, la suma de errores y aciertos colectivos. Hay que pasar página y proyectar al futuro los aprendizajes de esos dramáticos segundos. La Selección viajó con el difícil objetivo del Preolímpico, y ha regresado con una plata que, de paso, allana el camino a Tokio 2020. ¿Quién no lo hubiera firmado antes de volar a Japón?

También este lunes se anunció la lista de los Hispanos para el Europeo de enero, donde defiende título. El oro (o la plata, si la campeona es Dinamarca) da acceso directo a los Juegos, una espina clavada desde su eliminación para Río 2016. El Preolímpico ya está atado desde el Mundial. Las dos Selecciones avanzan firmes. No hubiera estado mal, eso sí, retrasar un par de días la convocatoria, para no coincidir con el momentazo de las Guerreras. Un solapamiento parecido al que surgió el fin de semana con la Copa Asobal. A veces es sólo una cuestión de detalles para crecer en armonía, para hacer bueno el reciente alegato de Xavi Pascual, el técnico del Barça: “No hay que darles la enhorabuena a las chicas, sino las gracias, por devolvernos a la primera fila. Todos somos balonmano”.

Todos somos balonmano

Las Guerreras aterrizaron este lunes en Madrid con sus medallas al cuello, todavía con los ecos de ese oro que acariciaron con el disparo errado por Alexandrina Cabral a falta de siete segundos, y de ese polémico bloqueo a la portera Wester que tanta confusión generó en el desenlace. Con el reglamento en la mano, la acción de Ainhoa Hernández, que acabó con su expulsión y un decisivo penalti a favor de Holanda, estuvo bien pitada. Otra cosa diferente es abrir un debate sobre la necesidad del videoarbitraje, que sí se ha aplicado en competiciones internacionales y que lleva un tiempo en barbecho. El balonmano también debe aprovechar la tecnología. Los dirigentes están para esas cosas. Y las jugadoras, para competir. Esto es un deporte de equipo, la suma de errores y aciertos colectivos. Hay que pasar página y proyectar al futuro los aprendizajes de esos dramáticos segundos. La Selección viajó con el difícil objetivo del Preolímpico, y ha regresado con una plata que, de paso, allana el camino a Tokio 2020. ¿Quién no lo hubiera firmado antes de volar a Japón?

También este lunes se anunció la lista de los Hispanos para el Europeo de enero, donde defiende título. El oro (o la plata, si la campeona es Dinamarca) da acceso directo a los Juegos, una espina clavada desde su eliminación para Río 2016. El Preolímpico ya está atado desde el Mundial. Las dos Selecciones avanzan firmes. No hubiera estado mal, eso sí, retrasar un par de días la convocatoria, para no coincidir con el momentazo de las Guerreras. Un solapamiento parecido al que surgió el fin de semana con la Copa Asobal. A veces es sólo una cuestión de detalles para crecer en armonía, para hacer bueno el reciente alegato de Xavi Pascual, el técnico del Barça: “No hay que darles la enhorabuena a las chicas, sino las gracias, por devolvernos a la primera fila. Todos somos balonmano”.

Barça y Bidasoa repiten en Valladolid la final de Lleida

14 diciembre, 2019 · Archivado en balonmano, CD Bidasoa, Competiciones, Copa Asobal, Deportes, Equipos · Comentarios desactivados en Barça y Bidasoa repiten en Valladolid la final de Lleida 

EI Barça y el Bidasoa disputan este domingo (17:00, La Liga y Esport3) de en el Polideportivo Pisuerga de Valladolid el último título del año, la Copa Asobal, que el equipo azulgrana ha ganado en las ocho últimas ediciones. Será, además, la final del año pasado en Lleida, que ganó el equipo azulgrana con una enorme facilidad: 37-23.

Hoy el Barça no dio opción al Ademar León, segundo clasificado en la primera vuelta de la Asobal (39-30), y el Bidasoa se clasificó en la prórroga al ganar al organizador, el Atlético Valladolid, que remontó cinco tantos de desventaja para igualar a 28 y forzar los diez minutos extra, y tener opciones de evitar el pase del equipo vasco a la final, pero la acertada actuación del brasileño Rangel evitó la campanada vallisoletana con el 30.33.

Por otra parte, los dos equipos finalistas representan a España en la Champions league, y mientras el Bidasoa ya ha terminado su liguilla como primero, el Barça va destacado en la suya tras la sobresaliente victoria en la pista del PSG.

Hasta ahora, el Barça ha ganado 14 títulos de las veinte finales que ha disputado en 29 ediciones, mientras que el Bidasoa disputa este domingo la cuarta, con sólo un título, en los orígenes de esta competición en los años noventa cuando como Elgorriaga era uno de los conjuntos punteros de Europa.

Balonmano a pares

Los seguidores del balonmano pueden disfrutar este domingo de una ración doble. A la hora del vermú, o del desayuno para los más tardíos (12:30), las Guerreras juegan la final del Mundial ante Holanda, un oro que viene con premio extra: el pasaporte a Tokio 2020. Y a la hora de la sobremesa, de la merienda para los más madrugadores (17:00), el Barça se enfrenta al Bidasoa en la final de la Copa Asobal, en busca de su enésimo título nacional consecutivo. La primera llega envuelta en la heroica, porque la Selección nunca había hollado esta cumbre, ni siquiera en los tiempos que lideraban jugadoras tan míticas como Marta Mangué y Macarena Aguilar. La plata ya es un hito. El oro las convertiría en leyenda. La final masculina produce menos interés, dado ese dominio azulgrana que anula la incertidumbre. Hace años que la única emoción doméstica está en lo que acontece con el resto. Esta Copa, por ejemplo, no conoció a dos de sus participantes hasta el miércoles, coronado con un sorteo a las 22:30. El Barça no tiene la culpa de su autoridad, pero tampoco se puede ocultar el sopor que provoca.

Las dos finales no coinciden en hora, por fortuna para la hinchada de este deporte, pero no tanto para el aficionado más esporádico, que difícilmente hará doblete. El balonmano no es una disciplina con tanta repercusión mediática como para permitirse competir entre sí. En otros foros también ocurre, por ejemplo con la MotoGP y la Fórmula 1, pero estos deportes son suficientemente fuertes para crecer independientes. Alguien puede argumentar, con razón, que la presencia de las Guerreras en la final ha sido totalmente inesperada, pero conviene recordar que no es la primera vez que sucede, que hace cinco años ya jugaron la final del Europeo y, entonces sí, se solapó en parte con esta misma Copa Asobal. Sea como sea, a las 12:30 comienza la fiesta con una final histórica. Por la tarde, ya se verá.