La I Guerra Mundial, la clave de la masificación en Reino Unido

1 abril, 2020 · Archivado en Conflictos, Conflictos armados, Deporte femenino, Deportes, Europa, Europa occidental, Francia, Futbol, Fútbol femenino, Guerra, historia, Historia contemporánea, Historia deportiva, Inglaterra, Primera Guerra Mundial, Reino Unido · Comentarios desactivados en La I Guerra Mundial, la clave de la masificación en Reino Unido 

El fútbol femenino siguió evolucionando, sobre todo en Reino Unido, a pesar de la prohibición de la FA de que se jugase partidos entre féminas. Pero la llegada de la I Guerra Mundial hizo que el fútbol femenino proliferara, sobre todo en las fábricas. La inmensa mayoría de los hombres fueron reclutados por las fuerzas armadas británicas para el combate y las mujeres tuvieron que hacerse cargo del trabajo en las fábricas. Esto provocó que las féminas también se introdujesen en los torneos de fútbol que los obreros disputaban en la época. La falta de mano de obra masculina dio paso a la mujer y el fútbol pasó a ser la gran distracción de los descansos. 

A pesar de la prohibición del fútbol femenino en Reino Unido, las mujeres tomaron el legado de Honeyball y volvieron a formar equipos de féminas que jugaban los torneos de la época, entonces reservados para varones. En la fábrica ferroviaria de Preston nació un nuevo equipo que daría mucho que hablar. El Dick Kerr's Ladies se convirtió en el equipo más exitoso de la época. Tras ganar a sus homólogos masculinos de la fábrica en partidos informales, el conjunto inglés se formó oficialmente bajo la dirección del administrador de la fábrica, Alfred Frankland. Fue ambicioso y alquiló el estadio Deepdale, equipo más importante de la ciudad, el Preston North End. Y desde el inicio, el equipo llamó la atención del gran público que llenaba las gradas en cada uno de sus encuentros. El dinero recaudado fue para los combatientes.

La fama les llevó a recorrer las islas jugando en míticos estadios como Anfield (Liverpool), Old Trafford (Manchester) o Saint James Park (Newcastle). Las obreras de Preston llegaron a convocar a 53.000 personas en el Goodison Park, el del Everton, y, según las crónicas de la época, otras 14.000 quedaron fuera.

El primer partido internacional

El Dick Kerr's Ladies fue protagonista del primer partido internacional de fútbol femenino. En el estadio Deepdale en abril de 1920 y ante un equipo francés se jugó el primer encuentro femenino entre equipos de dos países diferentes. Las inglesas ganaron 2-0 ante cerca de 25.000 espectadores que, tras el partido, sacaron a hombros a las jugadoras como heroínas. Fue el inicio de una gira que llevó a enfrentar a estos dos equipos en varias ciudades inglesas. En Stockport, ganaron de nuevo las inglesas 5-2; en Manchester, el duelo terminó con empate a un tanto y en el Stamford Bridge de Londres terminó también con victoria inglesa.

Tal fue el éxito de la gira que se decidió hacer otra, pero esta vez por tierras galas. Así, ambos equipos se volvieron a medir. París, Roubaix, Havre y finalmente en Rouen fueron los escenarios de los cuatro partidos que se saldaron con tres empates y una victoria inglesa en el último encuentro. La gira francesa generó enorme publicidad y durante el Boxing Day de 1920 lograron convocar a 53.000 espectadores en el Goodison Park. El duelo entre las Dick Kerr's Ladies y el St. Helen fue todo un acontecimiento narrado por los grandes medios ingleses y las jugadoras como Lily Parr y Alice Woods se convirtieron en ídolos futbolísticos. Pero la gran explosión de la I Guerra Mundial tuvo su fin con el término de la guerra y la vuelta a la normalidad. Entonces, tanto FA como FIFA pusieron todos sus medios para que las mujeres dejaran el fútbol, un "deporte de hombres" decían...

Hitler falló de cara al gol

Con Goebbels como hombre de confianza, Hitler le dio muchísima importancia a la propaganda de su régimen. No pasaría por alto el fenómeno de masas que ya era por aquel entonces el fútbol y desde su llegada al Gobierno usó el deporte para presumir del poder alemán, pero varias veces no acabaron como él esperaba.

En los JJ OO de Berlín, en 1936, Perú humilló a Austria (país de origen del Führer), a pesar del empeño nazi en evitarlo. El árbitro fue amenazado y llegó a anular tres goles peruanos. El partido se suspendió por el comportamiento de la hinchada sudamericana, que invadió el terreno de juego (ordenados por Goebbels). Ante la intención de repetir el partido, Perú y Colombia (en solidaridad) abandonaron los JJ OO.

Otra vez con Austria como protagonista, Alemania organizó un partido amistoso con sus vecinos para celebrar el Anschluss (la anexión de ambos países también implicaba a las selecciones de fútbol). El austriaco Mathias Sindelar ganó él solo el partido y se negó a jugar con la selección alemana el Mundial de ese verano en Francia. Ese partido acabó con su carrera profesional y su muerte accidental en enero de 1939 sigue siendo una intriga.

Hitler solicitó albergar el Mundial de 1942 con el mismo motivo de exhibirse al mundo. La FIFA tenía dudas y aplazó su decisión hasta 1940. La guerra no cambió los planes del máximo organismo del fútbol y Alemanía sería declarada anfitriona en una reunión en Luxemburgo, pero un bombardeo nazi en la zona y el avance de las tropas alemanas suspendieron la decisión y el torneo.

El 20 de abril se convirtió en fiesta nacional con motivo del cumpleaños del Führer y en 1941 decidió celebrarlo con un partido en Berna ante la selección de Suiza. "Aquello fue como un delito de alta traición", declaró Sepp Herberger, seleccionador alemán. Al conocer la derrota, Goebbels envió un telegrama a Hans von Tschammer, dirigente de la Oficina Alemana de Deportes: "Queda prohibido en el futuro organizar eventos deportivos en los que haya dudas de la victoria. Fin. Heil Hitler".

Pero la demostración de fuerza fallida que más recordamos en nuestros días por la famosa película Evasión o victoria, de 1981, fue el conocido como Partido de la muerte. El FC Start, equipo de exfutbolistas, derrotó en Kiev a un equipo del Ejército alemán a pesar de las consecuencias que ya conocían. "Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos", escribió Eduardo Galeano.

Aunque España no participó de lleno en la guerra, la selección jugó un amistoso en Berlín. Tuvieron todas las comodidades del mundo y sirvió de homenaje a la División Azul.Hay varias historias de soldados que tras la guerra siguieron sus carreras. Bert Trautmann, paracaidista de la Luftwaffe que acabó en el Manchester City, o Fritz Walter, capitán de la Alemania campeona del Mundial 54 (el Milagro de Berna), que escapó de ir a los campos del Gulag al ser reconocido por un soldado soviético.

Inglaterra. Por lo general, el fútbol no paró en los primeros años excepto en Inglaterra, donde aprendieron de su error 25 años atrás. Sin embargo, se organizaron torneos sin el reconocimiento de la FA. La Wartime League y la Football League War Cup fueron el entretenimiento de un país que tenía que cumplir una serie de normas. No más de 8.000 espectadores por riesgo a los bombardeos alemanes (en una de las finales de Copa en Wembley se superaron los 40.000 en una victoria del fútbol sobre el miedo) y desplazamientos siempre inferiores a 50 millas (80 km).

Pepi Bican, el mejor goleador del s. XX que huyó de totalitarismos

22 octubre, 2019 · Archivado en Champions League, Competiciones, Conflictos, Conflictos armados, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Futbol, Guerra, historia, Historia contemporánea, Ideologías, Nazismo, Partidos comunistas, Partidos políticos, Política, Segunda Guerra Mundial, SK Slavia Praga, Ultraderecha · Comentarios desactivados en Pepi Bican, el mejor goleador del s. XX que huyó de totalitarismos 

Según la IFFHS, Federación de Historia y Estadística del fútbol, el mejor goleador del mundo en el siglo XX (805 goles en 530 partidos) respondió al nombre de Josef 'Pepi' Bican, por delante de gigantes como Pelé o Romario. Bican es, seguramente, el jugador más importante de la historia del Slavia de Praga, rival este miércoles del Barça en la Champions. ¿Pero quién fue Pepi Bican? Algo más que un jugador de fútbol.

Nacido en 1913 en Viena, creció en la miseria de la Primera Guerra Mundial, a la que sobrevivió su padre, que sin embargo murió al regreso con una enfermedad en el riñón. Bican, que como tantos otros niños jugó descalzo por las calles de Viena con pelotas de trapo, destacó pronto en el Hertha de la capital austriaca, el club al que había pertenecido su padre. A los 18 años, el histórico Rapid de Viena intuyó su enorme talento y lo firmó. Marcó 52 goles en 49 partidos antes de irse al Admira de Viena en un movimiento poco entendido por los seguidores del Rapid. Fue su último club en su país natal.

Cuando Hitler se anexionó Austria, Bican se negó a afiliarse al Partido Nazi y huyó a Checoslovaquia. Vivió sus años dorados en el Slavia, con el que marcó 395 goles en 217 partidos. Capaz de hacer los cien metros en 10,98 según los testimonios de la época, 'Pepi' se convirtió en una sensación a principios de los años 40. Miles de espectadores se acercaban a los entrenamientos para seguir uno de sus rituales preferidos. Colocaba diez botellas encima del larguero y disparaba desde la frontal del área. Cuentan que Bican tiraba nueve de cada diez.

Bican, sobre quien sus números han generado controversia porque jugó en una época en la que muchos jugadores se vieron en medio del conflicto de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en personaje social. Jugaba al tenis, se iba de cenas con actores y flirteaba con actrices. En 1948, la Juventus pretendió su fichaje, pero no quiso marcharse a la Vecchia Signora. Recién firmados los acuerdos de paz tras la Segunda Guerra Mundial, los rumores informaban sobre una posible insurrección comunista en el país transalpino. Bican quiso evitarlo, y se lo encontró en su país. Fue entonces cuando se negó a unirse al Partido Comunista Checoslovaco fundado por Klement Gottwald. Por su "propia seguridad", dejó el Slavia y se marchó al Zelezarny Viktovice, el equipo de la siderurgia; y luego, al Hradec Kralowe. El comunismo trató de desprestigiarlo. Le acusó de haberse convertido en un vienés de clase acomodada, él que se había criado humildemente en las calles y que había jugado en un club como el Slavia, generalmente relacionado con las clases medias.

En 1953, en mitad de la celebración de un Día del Trabajo, el presidente Antonín Zapotocky salió a darse un baño de multitudes a la calle, pero la gente, en vez de corear su nombre, gritaba el de Bican... Fue entonces cuando fue obligado a dejar el Hradec Kralove y regresar al Slavia, que por entonces se había pasado a denominar Dynamo por orden de la dictadura comunista. Allí jugó hasta los 42 años. Luego, el régimen le obligó a trabajar en el ferrocarril, en Holesovice. Bican se quedó en la pobreza. La Revolución de Terciopelo de 1989 empezó a devolverle a su sitio aunque fuese ya con 76 años. En 2001, el año de su muerte, se le reconoció con el galardón Libertad en Praga. Está enterrado en el famoso cementerio de Vysherad. Según la IFFHS, es el mejor goleador del mundo del fútbol en el siglo XX. Pero sus mejores goles se los metió a los totalitarismos.

Las tensiones entre Azerbaiyán y Armenia podría dejar a Mkhitaryan sin final en Bakú

10 mayo, 2019 · Archivado en Armenia, Arsenal FC, Asia, Azerbaiyán, Cáucaso, Competiciones, Conflictos, Conflictos armados, Deportes, Equipos, Futbol, Henrikh Mkhitaryan, Ligas fútbol, Premier League · Comentarios desactivados en Las tensiones entre Azerbaiyán y Armenia podría dejar a Mkhitaryan sin final en Bakú 

La política internacional podría entrar de lleno en la final de la Europa League del próximo 29 de mayo entre el Arsenal y el Chelsea. Las tensiones entre Azerbaoyán y Armenia podrían impedir que Henrikh Mkhitaryan esté disponible para jugar la final entre Chelsea y Arsenal en Bakú, capital del país azerí.

Los precedentes no son muy favorables para el armenio, que ya tuvo que perderse el encuentro contra el Qarabag, conjunto azerbaiyano de la ciudad de Agdam, y otro en 2015 contra el Gabala cuando aún jugaba en el Dortmund por las tensiones entre ambos países que hicieron imposible su entrada el país del Cáucaso.

Esta vez, según informa Daily Mail, sería Mkhitaryan el que tendría que solicitar permiso al gobierno azerbaiyano para estar en la final. En este diario, dudan del apoyo que pueda recibir del club y consideran que podría suponer un riesgo para la integridad personal del jugador, una de las personalidades armenias más relevantes a nivel internacional.

La Guerra del Alto Karabaj, una disputa territorial entre Azerbaiyán y Armenia que duró seis años (del 88 al 94), puso fin definitivamente a las relaciones entre ambas antiguas repúblicas soviéticas. En 2016, ambos países volvieron a tener otro conflicto bélico que fue bautizado como La Guerra de los cuatro días (del 2 al 6 de abril).

Auschwitz pide a los turistas que controlen los selfies y las fotos frívolas

23 marzo, 2019 · Archivado en Conflictos, Conflictos armados, Guerra, historia, Historia contemporánea, Holocausto judío, Ideologías, Nazismo, Política, Segunda Guerra Mundial, Ultraderecha · Comentarios desactivados en Auschwitz pide a los turistas que controlen los selfies y las fotos frívolas 

¿Te harías un selfie poniendo morritos en el lugar donde murieron más de un millón de personas? La respuesta lógica parece decirnos que no, pero parece que no está tan claro.

El museo y centro de interpretación de lo que fuera el campo de concentración de Auschwitz ha tenido que dar un toque a sus visitantes en redes sociales después de que sea una costumbre ver fotos idílicas y frívolas al lado de algunos de los lugares del campo.

Auschwitz, en Polonia, fue uno de los mayores campos de concentración de judíos y prisioneros por parte de los nazis durante el Holocausto. Se calcula que solo en su recinto murieron más de un millón de personas, y sus visitas actualmente tienen más de recuerdo de lo que pasó para que no vuelva a suceder que de museo o centro cultural.

"Cuando vienes a Auschwitz debes recordar que es el sitio donde murió más de un millón de personas. Existen otros lugares donde poder hacerte fotos practicando el equilibrio sobre una vía de tren, sobre todo porque ese tren simboliza el camino que recorrieron cientos de miles hacia su muerte", ha puesto el museo en Twitter.

No es la primera vez que la actitud de los turistas ante monumentos o recuerdos del Holocausto causa controversia. También lo fue en el memorial de Berlín, donde son habituales los selfies. En 2016, el artista israelí Shahak Shapira creó Yolocaust, una intervención donde se cambiaban algunas de estas fotos por un fondo donde se veían las personas que murieron en él.

"El comportamiento de algunas personas en el Monumento es realmente irrespetuoso. Pero las víctimas están muertas, así que probablemente estén ocupadas haciendo cosas de personas muertas en lugar de preocuparse por eso", explicaba el artista en la web, donde también dice: "Es decisión tuya saber cómo debes comportarte en un sitio que conmemora la muerte de seis millones de personas”.