¿Habrá Juegos en 2021?

Cada cierto tiempo surgen voces que cuestionan los futuros Juegos Olímpicos. ¿Podrán celebrarse en 2021? El cambio de año frenó la incertidumbre a corto plazo, pero no ha impedido proyectarla a los próximos meses. Las voces proceden unas veces de la comunidad científica, que duda que en esas fechas exista un tratamiento eficaz, y en otras llegan desde el seno del propio olimpismo. Así ha sido en esta última ocasión. Thomas Bach, el presidente del COI, ha dicho en la BBC Sport que entendía que Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, situara el año 2021 como “la última opción” para celebrar los Juegos. El pope olímpico se cargó de argumentos para apoyar su razonamiento: la contratación de miles de personas por el organizador, la reestructuración del calendario mundial, la inquietud en los deportistas… Un escenario nada recomendable que volvería a repetirse con otra reprogramación del evento. Sin embargo, el director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, ha salido raudo a desmentir a Bach, y ha creado todavía más confusión: “La fecha actual no es la última opción”.

Este cruce de mensajes contradictorios ayuda poco al desafío mastodóntico de rescatar los Juegos. Y más si viene de personalidades del máximo escalafón. A no ser que en el fondo haya disonancias entre el COI y Tokio, que es lo que realmente parece. Las nuevas fechas acabaron con la ansiedad de unos deportistas que no podían entrenarse en condiciones óptimas, que veían cómo los preolímpicos se movían sin rumbo… La angustia puede reaparecer, quizá ya ha comenzado a hacerlo, con estas dudas continuas sobre el mañana. Las declaraciones de Bach y Muto sí coinciden en que nadie sabe cómo será el mundo el 23 de julio de 2021. Por eso lo mejor es trabajar en el día a día, sin reincidir en una incertidumbre de la que la humanidad entera ya es consciente, sin necesidad de que se lo repitan cada minuto.

CSD, COE y las elecciones federativas

Encarrilado ya el operativo para poner de nuevo en marcha LaLiga, el deporte español se enfrenta ahora a otro inquietante mar de fondo: la discusión sobre cuándo deben celebrarse las elecciones a presidencias de federación. La norma es cada cuatro años, con los ciclos olímpicos. Las no olímpicas o las olímpicas que no se hayan clasificado para los JJ OO inminentes, las venían haciendo preferentemente antes de ellos. Las que sí participan en los JJ OO las hacían, con toda lógica, después. Una batalla electoral a pocos meses de la gran cita no se consideraba buena para nadie. En todo caso, eran cada cuatro años. Cada ciclo olímpico.

Pero el diablo del coronavirus se ha colado por medio, empujando los JJ OO de Tokio un año más. ¿Y ahora? El CSD pretende que se hagan respetando el plazo de cuatro años. El COE y la mayoría de las federaciones clasificadas para Tokio prefieren adaptarse al ciclo olímpico, a fin de evitar alteraciones antes de la nueva cita en Tokio. Puede haber campañas duras, puede haber impugnaciones, retrasos. Puede ocurrir que presidentes nuevos caigan en la tentación de alborotar el plan de preparación, incluso de cambiar técnicos. Y aun en el mejor de los casos, cada federación estará en manos de una gestora en unos meses críticos.

El COI recomienda que, ante la anomalía del ciclo olímpico, se respete la autonomía de las federaciones. Me temo que habrá conflicto. Irene Lozano está crecida tras el apaño que hizo entre Tebas y Rubiales, y temo que no dará fácilmente su brazo a torcer. Ya dio firmes muestras de arbitrariedad y autoritarismo al adelantar las elecciones del fútbol contra el informe de dos TAD, el que había cuando llegó y el que nació de la renovación que ella misma impuso. Ahora la disputa será si las federaciones son organismos públicos o lo que son: entidades privadas con funciones públicas delegadas. Auditables, pero autónomas en su funcionamiento.

El COI «entiende» que las federaciones y comités coordinarán sus elecciones

8 mayo, 2020 · Archivado en COE, COI, Comités Nacionales, Deportes, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en El COI «entiende» que las federaciones y comités coordinarán sus elecciones 

El Comité Olímpico Internacional (COI) "entiende" que las federaciones deportivas nacionales e internacionales y los comités olímpicos nacionales "coordinarán" sus planes electorales en busca de un escenario "coherente y armonizado", tras el aplazamiento a 2021 de los Juegos de Tokio. Los Juegos Olímpicos marcan habitualmente el ciclo electoral de dichos organismos, aunque con variaciones en cada país y en cada deporte.

El COI ya dio hace dos semanas el visto bueno para que los comités olímpicos nacionales retrasen sus elecciones a después de los Juegos en 2021, aunque el actual mandato de sus directivos venza antes. El organismo "está examinando con los comités afectados cuál es la mejor solución para cada caso", señala en una actualización de su guía de preguntas y respuestas sobre las consecuencias del aplazamiento de los Juegos de Tokio.

Las elecciones en las federaciones nacionales "no están bajo la jurisdicción directa del COI", recuerda la guía. "Sin embargo, entendemos que también coordinarán su enfoque con sus respectivas federaciones internacionales y comités olímpicos nacionales para adoptar, en la medida de lo posible, una posición coherente y armonizada a nivel nacional, en consulta con las autoridades competentes si es necesario", precisa el documento.

Respecto a la ayuda financiera a las federaciones internacionales, con las que mantiene conversaciones, en las próximas semanas el COI dispondrá de un "panorama" para conocer qué papel puede desempeñar y cómo prestarles apoyo, "incluido el acceso a los programas gubernamentales y otros planes de apoyo que puedan estar disponibles".

El COI ha introducido en la guía un nuevo epígrafe relativo al efecto de la pandemia en el equipo olímpico de refugiados. "Están mostrando una gran resistencia en estos tiempos difíciles. Su situación depende de donde viven. Todos continúan entrenándose respetando las medidas establecidas por las autoridades de sus respectivos países", señala el COI, que recuerda que, como muchos otros deportistas, los refugiados están aún pendiente de su clasificación para Tokio.

La guía confirma que el Comité Ejecutivo debatirá la semana próxima la posibilidad de celebrar por vía telemática la asamblea anual del organismo, la 136 Sesión, que debía haberse convocado en Tokio en vísperas de los Juegos.

Diez años sin Samaranch

20 abril, 2020 · Archivado en Alejandro Blanco, COI, Deportes, Feliciano Mayoral, Juan Antonio Samaranch, Organizaciones deportivas, Thomas Bach · Comentarios desactivados en Diez años sin Samaranch 

El 21 de abril del 2010, en Barcelona, se apagó la llama de Juan Antonio Samaranch Torelló a los 89 años. La chispa del español más influyente y universal. Del hombre que transformó el olimpismo, otra vez tocado por una crisis, la del coronavirus. Presidente del Comité Olímpico Internacional, un movimiento que lideró durante 21 años (1980-2001) para convertirlo en industria deportiva y en símbolo de paz.

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, dice de él que hizo "posibles los imposibles". Thomas Bach, el alumno aventajado al que Samaranch llevó a la Comisión de Atletas en 1981 (había sido campeón olímpico de esgrima en Montreal 1976), es quien lleva ahora las riendas del COI. Y en una visita a Madrid en 2016 para rendir homenaje a su maestro dibujó su perfil: "Insistía en que el diálogo y la diplomacia eran fundamentales. Él asumió el liderazgo en un momento que estaba amenazado tras el boicot de 1980 (Estados Unidos y muchos aliados no acudieron a Moscú por la invasión soviética de Afganistán), lo modernizó y lo llevó a nuevas alturas. Salvó a los Juegos de la destrucción y los convirtió en algo global", resumió el alemán.

Pedro Palacios conoció al Samaranch dirigente y al Samaranch persona, que nació en una familia de la alta burguesía catalana, fue periodista deportivo, presidente de la Federación de Patinaje, delegado nacional de Deportes, presidente del COE, de la diputación de Barcelona... y embajador en la URSS (1977-1980) donde, camaleónico siempre, forjó unos lazos que le auparon al trono de Señor de los Anillos. Palacios escribió el libro Los 21 años de presidente del COI que cambiaron el deporte (se puede descargar en www.samaranchfoundation.org de forma gratuita) y fue uno de sus estrechos colaboradores. "A pesar de que no demostró mucha afición por el mar, tenía la habilidad de poner el barco siempre de cara al viento", explica. "Disponía de un sentido innato de las relaciones públicas y manejaba perfectamente la información: vigilaba los teletipos de las cinco agencias mundiales. Iba a una comida con un dirigente y se sabía el nombre de su mujer, qué deportes le gustaban... y todo eso lo administraba", relata.

Es lo que se bautizó como 'El estilo Samaranch'. Intuitivo y a la vez reflexivo. "Puño de hierro en guante de terciopelo", resume Palacios, que destaca que "supo adivinar por dónde venían los tiempos". Él trajo los grandes contratos de televisión y creó el programa TOP (The Olympic Partners) de patrocinadores. "El COI estaba en quiebra", recuerda su biógrafo. "La verdadera autonomía y libertad respecto de la política pasaba por la autonomía financiera, porque los comités nacionales no estuvieran subvencionados por los estados", recuerda.

"Después de Pierre de Coubertain (el fundador)”, fue el mejor presidente del COI", dice sin vacilar Feliciano Mayoral, exsecretario general de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales y consejero delegado de Madrid 2012, entre otras muchas atribuciones olímpicas. "Abrió los Juegos a los profesionales, porque quería a los mejores y estaba harto del profesionalismo encubierto de los países del Este. Su mayor éxito fue la participación del Dream Team (Jordan, Magic, Bird...) en Barcelona", apunta. Su Barcelona, a la que destapó al mundo en 1992. "Ahí sí que fue astuto. El mejor favor que le pudo hacer fue no pedir el voto para su ciudad. Pero él lo vivió como un referéndum. Tenía pensado dimitir si Barcelona no era elegida, porque lo hubiera sentido como una moción de censura a su trabajo", revela Palacios. "Y con Madrid se volcó y en 2012 estuvimos muy cerca de ganar", recuerda Mayoral.

Samaranch, que también tuvo sus sombras como la corrupción que inundó la elección de Salt Lake City 2002, abrió el COI a las mujeres (las dos primeras ingresaron en 1981) y estimuló su presencia. Y la de los deportistas, impulsando una reforma para que entraran en la asamblea. "Sólo lamentó una cosa, no haber sido deportista olímpico", recuerda Palacios. Sin embargo, fueron ellos los que pidieron portar su féretro por Barcelona hace ya una década. El del visionario Samaranch.

Unos Juegos para celebrar

El Comité Olímpico Español, con Alejandro Blanco al frente, reunió este viernes a una serie de periodistas. La excusa fue la donación por parte de su homólogo chino de 9.000 mascarillas a través de la Fundación Juan Antonio Samaranch, de cuya muerte se cumplirán diez años este lunes. Un ejemplo de la creciente solidaridad procedente del mundo del deporte, que no ha parado de sumar desde el comienzo de la pandemia. También del país asiático, la zona cero. En el encuentro participó igualmente Samaranch Salichachs, el vicepresidente del COI. Se habló de los Juegos, lógico. Y se habló mucho del futuro, de un horizonte todavía incierto. Tras el aplazamiento de Tokio 2020, el olimpismo pisa con mucha cautela: “Saldremos de esta como el resto de la sociedad, no más rápido”.

De momento, el deporte gana tiempo con sus eventos, en una cascada interminable de aplazamientos, en una huida hacia delante, pero siempre con los pies en el suelo, conocedor de que el paso a nivel no se va a levantar hasta que la salud pública lo permita. En esa filosofía se encuentran también los Juegos Olímpicos, ya fechados para el verano de 2021. Hay voces que cuestionan si para entonces estará la situación controlada, o si existirá ya una vacuna que garantice la seguridad. Exactamente lo mismo se puede señalar para los Juegos de Invierno de Pekín 2022. Otra vez China. ¿Quién lo sabe? La realidad es la que es, pero nunca se puede dejar de caminar. En la cabeza de Samaranch no se dibuja un panorama catastrofista y apocalíptico como ese, lo que no quiere decir que no pueda ocurrir. ¿Alguien se imaginó una pesadilla como la actual más allá de las películas de ciencia ficción? El vicepresidente del COI prefiere pensar en “unos grandísimos Juegos Olímpicos con una gran carga simbólica, en una celebración de la humanidad”. Unos Juegos para celebrar. Ese es el deseo.

Página Siguiente »