El EIbar sabe lo que es ganar en el estadio Alfredo Di Stefano

13 junio, 2020 · Archivado en Castilla FC, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, Real Madrid, SD Eibar · Comentarios desactivados en El EIbar sabe lo que es ganar en el estadio Alfredo Di Stefano 

Las obras del Santiago Bernabéu hacen que el próximo Real Madrid-Eibar no se juegue en la Castellana y lo haga en el Alfredo Di Stefano, Un escenario que no es nuevo para el conjunto armero ya que ha jugado 10 partidos, todos ellos frente al Real Madrid Castilla. Las obras en Concha Espina han deparado que el 25º duelo (13 contra el Madrid y 10 ante el Castilla) sea en el campo donde juega el filial madridista.

El Eibar ha saboreado las mieles de la victoria en el Di Stefano. Los armeros suman dos victorias (13/14) y (89/90) en su casillero frente al Real Madrid Castilla. Los entonces entrenados por Asier Garitano se impusieron por 0-1  con un solitario gol de Capa, jugador cedido por el Athletic. En aquel encuentro jugaron ilustres como Irureta, Bóveda, Esquerdinha, Jota Peleteiro, Morales, Urko Vera y Diego Mainz.

La otra victoria armera en el feudo del filial blanco fue en 1989/90 por 1-2 con goles de Barriola y Arrien y de David para los blancos. Los duelos Castilla-Eibar han dejado siete victorias blancas, cuatro empates y dos armeras.

El panorama es blanco en el Bernabéu

El equipo eibarrés ha visitado el Santiago Bernabéu en cinco ocasiones. Los blancos han ganado al Eibar en cuatro de sus cinco partidos (2-1, 3-4-0, 3-0). Tan solo una vez el Eibar rascó un punto del Berbabéu. Fue en la temporada 2016/17 cuando quedaron 1-1 con un gol de Fram Rico que igualó Bale.

 

Zidane se despidió del Di Stéfano con el Castilla frente al Talavera

12 junio, 2020 · Archivado en Castilla FC, CF Talavera de la Reina, Ciudad Real Madrid, Deportes, Equipos, Estadio Alfredo Di Stéfano, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Real Madrid, Segunda división, Segunda división B, Zinedine Zidane · Comentarios desactivados en Zidane se despidió del Di Stéfano con el Castilla frente al Talavera 

El Di Stéfano ha sido en los últimos años un estadio que ha generado más atención por las figuras que en él ha comparecido que por los resultados del Castilla. Raúl, Vinicius, Rodrygo o Reinier han atraído el foco hacia el feudo en el que el domingo se estrenará en partido oficial el primer equipo. El sábado 18 de diciembre de 2015 fue Zidane el que se erigió, quizás contra su voluntad, en protagonista. Aquella tarde prenavideña (el partido se disputó a las 16:00) previa al parón navideño, la expectación se concentraba en el porvenir del técnico francés. Los resultados del Madrid habían colocado a Rafa Benítez en la picota (un mes antes había perdido 0-4 en el Clásico contra el Barcelona en el Bernabéu) y durante la semana el nombre de Zizou había aparecido como sustituto.

El Castilla, segundo clasificado, perseguía el liderato del grupo II de Segunda B que, por tres puntos de ventaja, ostentaba el Barakaldo. Y recibía a un Talavera que se presentó con el objetivo de no despedir el año en descenso. Los talabricenses se adelantaron en el ecuador de la segunda parte con un tanto de Agudo y Marcos Llorente rescató un punto igualando aquella contienda con un zapatazo desde fuera del área. 1-1. El mediocentro, que marcó tres goles esa temporada, volvió a hacer diana ante los blanquiazules en la segunda vuelta.

De los protagonistas de ese partido, este domingo pueden repetir dos pupilos de Zidane aquel día. Uno en cada bando. Mariano sus órdenes y Tejero a las de Mendilibar. El lateral del equipo armero fue titular (Zizou le hizo debutar en Primera en 2017) y el delantero hispanodominicano saltó desde el banquillo a la hora de partido. La grada, a la que tenía encandilada con 11 goles (dos hat-tricks en el Di Stéfano) en 14 partidos, llevaba buena parte del partido reclamando su presencia.

Zidane dispuso de inicio a Carlos Abad (ahora en el Xanthi griego); Dani Fernández (Fuenlabrada), Lienhart (Friburgo), José León (Fuenlabrada), el citado Tejero; Marcos Llorente (Atlético); Álvaro (Albacete), Odegaard (Real Sociedad), Enzo Zidane (Almería), Cedrés (Las Palmas); y Borja Mayoral (Levante). Desde el banquillo saltaron Mariano (el único que continúa a las órdenes de Zidane), Javi Muñoz (Tenerife) y Febas (Mallorca).

"Ellos tenían una muy buena camada ese año", comenta Fran Alcoy, entonces entrenador del Talavera. El técnico recuerda para AS cómo planteó y se desarrolló aquel partido: "Queríamos quitarles el balón y hacerles correr. Cuanto más tuviéramos nosotros el balón, mejor, porque si lo tienen ellos estabas perdido, alguno te la iba a liar. Lo conseguimos, montamos tres centrales y les sorprendimos. Conseguimos que no tuvieran tanto el balón, sobrevivir ahí mejor y aguantamos bien el partido. Marcó Agudo y al final empezaron a apretar, salió Mariano, empezaron a meternos atrás y nos empataron justamente".

Tras el encuentro, Zizou quería mostrarse ajeno a lo que ocurría, sin pájaros en la cabeza: "Soy consciente de lo que pasa, estoy tranquilo. De momento pienso sólo en el Castilla. Lo importante es que estoy concentrado en eso". La atención mediática desbordada por el futuro del madridista le llegó a Alcoy en el 'tercer tiempo': "Me llamaron dos o tres medios de Francia preguntándome mi opinión. Sentía que estaba capacitado para lo que iba a coger. Creo que lo ha demostrado con creces auténticas".

El entrenador valenciano, que está a la espera de equipo tras cerrar un ciclo de seis temporadas en el Talavera, repartía suerte en aquella época a sus rivales. En el típico apretón de manos en el que se desea suerte al colega, los buenos augurios de Alcoy en ese encuentro y el siguiente se cumplieron no en el partido, sino a corto y medio plazo. Al regreso de las vacaciones estrechó la mano a un Imanol Alguacil que ahora pule en la Real Sociedad a una perla en bruto de aquel Castilla como es Odegaard. "Son entrenadores que han demostrado mucha capacidad", señala. El técnico recuerda con cariño la foto del saludo que mantuvo con Zidane antes del partido.

En la siguiente jornada, mientras Alcoy e Imanol se veían las caras, Zidane se despedía de sus pupilos en el filial blanco cosechando otro empate (2-2, goles de José León y Mariano para el Castilla) en La Roda. Fue un 3 de enero de 2016. Al día siguiente tomaba las riendas del primer equipo para iniciar un trienio de gloria con tres Copas de Europa y una Liga, entre otros títulos. Zizou regresa ahora al banquillo del Di Stéfano, donde todo empezó.

Un Castilla para la historia

3 junio, 2020 · Archivado en Castilla FC, Competiciones, Copa Rey 1979/1980, Copa Rey Fútbol, Deportes, Equipos, Estadio Santiago Bernabéu, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Real Madrid · Comentarios desactivados en Un Castilla para la historia 

La final de Copa más madridista de la historia cumple hoy 40 años. El 4 de junio de 1980, el Santiago Bernabéu acogió el partido definitivo del Campeonato de España: los finalistas eran el Madrid y su rival, el Castilla, su filial, que realizó una espectacular proeza a lo largo de la competición para poder llegar a la final. No en vano eliminó a cuatro primeras: nadie ha vuelto a repetir dicha hazaña. También en parte porque la Federación Española prohibió la presencia de los filiales en la competición.

El Castilla venía protagonizando una espectacular trayectoria: en dos años había pasado de Tercera a Segunda previo paso por la Segunda B. Era el colofón a un equipo que se había creado en 1972 como segundo equipo del Madrid. Ese nuevo Castilla comenzó en Tercera con una finalidad: ser trampolín de sus jugadores así como de las promesas fichadas por su prometedor futuro.

Esa temporada, la 1979-80, los cachorros blancos comenzaron su andadura en Copa en Almendralejo. Se midieron al Extremadura, al que superó en los dos encuentros. En la segunda eliminatoria, fue el Alcorcón quien cayó fulminado (ganaron 1-4 en el campo rival...).
Ahí comenzó su proeza: su tercer rival fue el Racing, un equipo recién descendido que en Madrid fue goleado con un contundente 3-0. Y tras eliminar a los cántabros empezaron los platos fuertes. Para empezar el Hércules. En Alicante cayeron goleados (4-1). La remontada se antojaba imposible, pero un gol de Gallego en el último minuto del encuentro dio opción a la prórroga. En ella, Cidón resolvió el pase: "El partido se jugó en el Bernabéu porque quiso el presidente. Había 40.000 personas. Acabó con 80.000 porque abrieron las puertas en el descanso y entró todo el mundo. Había morbo por ver qué hacía el Castilla", contó Balín a AS hace unos años.

Tras el equipo alicantino, le cayó en suerte el Athletic: ganaron en La Catedral (1-2). Les llamaron Matagigantes: "Ganar en San Mamés 1-2 eso fue… No nos saludó ningún futbolista del Athletic, pero el público nos aplaudió mucho y nos obligó a salir", rememora Castro, el entonces segundo capitán.

El siguiente en pasar fue la Real Sociedad, un equipo que estaba formando el bloque que ganaría la Liga en 1981 y 1982. Tras caer en Atocha, los blancos vencerían con goles de Paco y Bernal para acceder a las semifinales y penalti fallado por López Ufarte. Pero el partido brillante fue la semifinal ante el Sporting. Tras caer en Gijón, golearon a los rojiblancos con un 4-1 espectacular (a los 60 minutos de partido, el marcador ya reflejaba un 4-0 demoledor).

Y en la final aguardaba el hermano mayor, que había tenido una ruta más fácil: Logroñés, Betis y Atlético (le eliminó en la tanda de penaltis). Y no tuvo piedad. Le venció 6-1. La mayoría de castillistas piensa que salieron demasiado blandos. Pero tuvieron premio: casi todos jugaron en equipos de Primera. Algunos como Gallego y Agustín siguen vinculados al club, Castro está enrolado en el equipo de Veteranos blancos, otros afrontan la jubilación. Pero ninguno olvida la proeza de aquella final. "Aquello, todos los partidos, fue una vivencia brutal", resume la mayoría.

La gran gesta del Castilla tuvo como consecuencia su participación en la Recopa en la temporada 1980-81. Derrotarían al West Ham inglés (campeón de la Copa inglesa) en el Bernabéu por 3-1, pero en Londres, en un encuentro a puerta cerrada como sanción por los incidentes que protagonizaron sus hooligans en la capital madrileña, los londinenses eliminarían a los blancos con un contundente 5-1. A ese partido, los aficionados hammers le bautizarían como el Ghost Match ('El partido fantasma'). Pero para poder jugar ese partido, el Castilla protagonizó una gesta que cumple 40 años…

FICHA

Real Madrid: García Remón; Sabido, Benito, Pirri, Camacho; Pirri, Stielike (García Hernández, 63'), Del Bosque, Ángel; Juanito, Santillana y Cunningham (Roberto Martínez, 82').

Castilla: Agustín; Juanito, Herrero, Castañeda, Casimiro; Álvarez, Gallego, Bernal; Pineda, , Paco (Sánchez Lorenzo, 46'), y Cidón (Balín, 73')

Árbitro: Franco Martínez, colegio murciano. Sin amonestados.

Goles: 1-0. Juanito (20'). 2-0  Santillana (43'). 3-0 Sabido (59'). 4-0 Del Bosque (62'). 4-1 Álvarez (80'). 5-1 García Hernández (83'). 6-1 Juanito, de penalti (89').

Estadio: Santiago Bernabéu. Lleno.

«En aquella final la afición del Real Madrid iba con el Castilla»

3 junio, 2020 · Archivado en Biología, Castilla FC, Ciencia, Ciencias naturales, Competiciones, Copa Rey 1979/1980, Copa Rey Fútbol, Coronavirus, Coronavirus Covid-19, Deportes, Enfermedades, Enfermedades infecciosas, Epidemia, Equipos, Futbol, Medicina, Microbiología, Osasuna, Pandemia, Real Madrid, Salud, Virología · Comentarios desactivados en «En aquella final la afición del Real Madrid iba con el Castilla» 

Hoy se cumplen 40 años de una final de Copa histórica. El Real Madrid se midió a su filial, el Castilla, en el que jugaba Castañeda, aunque lo alternaba con entrenar con el primer equipo. El madrileño y uno de los jugadores más importantes de la historia de Osasuna, quien además acaba de superar la COVID-19, rememora para AS aquella final.

-¿Qué recuerda de aquella final de Copa, a priori, insólita?

Desde luego que fue algo insólito. Es muy difícil que se dé el caso, como se dio, de que un filial juegue una final de Copa, digamos contra su padre, que en este caso era el Real Madrid.

-¿Además, algunos jugadores como usted entrenaban con el Real Madrid?

En el equipo que jugó la final estábamos cinco o seis que entrenábamos con el primer equipo. La relación era muy directa. Entrenábamos juntos y jugábamos partidos de entrenamiento. Entre el Real Madrid y el Castilla había una relación muy estrecha y muy bonita.

-Para ustedes debió ser una situación complicada…

Era una situación incómoda. Primero porque después de pasar todas las eliminatorias la motivación y la ilusión eran muy intensas y teníamos el ánimo de eliminarlos. Pero era el Real Madrid y era inviable que el Castilla le ganase al Real Madrid.

-El primer equipo no tuvo compasión, la derrota fue abultada…

Sí. Perdimos seis a uno. La afición estaba con nosotros. En todas las eliminatorias que fuimos pasando, debido a los rivales a los que nos tocó medirnos, el campo estaba siempre lleno. A medida que íbamos pasando eliminatoria, toda la afición del Madrid se iba volcando con el Castilla. Para el primer equipo también era una situación incómoda porque al margen de la semifinal, en la que se midieron al Atlético de Madrid, se enfrentaron a eliminatorias pasables.

-En cambio, el Castilla, para llegar a aquella final tuvo que eliminar a equipos fuertes

Para llegar a una final de Copa los equipos pasan por una serie de circunstancias muy diferentes cada año. Nosotros tuvimos la mala suerte, y a la vez la buena porque los eliminamos, de que nos tocaran todos los 'gallitos' de Primera. Comenzamos eliminando al Racing, que era el líder de Segunda, después eliminamos al Hércules, que estaba en Primera. En su campo perdimos tres a cero y en el partido de vuelta ganamos cuatro a cero. Luego eliminamos al Athletic en San Mamés, a la Real Sociedad que estaba viviendo su época dorada y al Sporting que aquel año tenía un equipazo, con jugadores como Quini, Ferrero, Maceda… Fueron subcampeones de Liga. Yo creo que si nos hubiera tocado en la final el Atlético de Madrid, hubiéramos ganado la Copa. Lo teníamos claro. De hecho, Luis Aragonés prefería que le tocase el Real Madrid que el Castilla en la semifinal.

-¿Qué recuerdo guarda con más cariño de aquel partido?

De ese partido guardé, de inicio, mala leche. Luego ya se pasa todo. Fue un partido con unas circunstancias muy extrañas. Como he dicho, no puedes ganar al padre y menos al Madrid de aquella época. Estaban Del Bosque, Juanito, Santillana, Camacho, Benito… Tenían un muy buen equipo, de hecho ganaron la Liga ese año. En el Castilla estaban Agustín, Espinosa, Gallego, Bernal… La mayoría de los que estábamos en el Castilla entonces acabamos jugando en Primera.

-¿Cuál fue la actitud de los jugadores del Madrid al acabar el partido?

Buena. Tuvimos la cena de rigor. Para mí fue como cerrar una etapa porque ese año fue cuando ya fiché por Osasuna. Tuve que elegir porque como el Madrid había ganado la Liga podía haber jugado la Recopa, pero decidí irme a Osasuna, que acababa de ascender.

-Volviendo a la actualidad. Acaba de recuperarse del coronavirus, ¿cómo se encuentra?

Ya me encuentro muy bien. En la última consulta con el neumólogo me ha dicho que en un par de meses los pulmones estarán completamente limpios. Ya se ha pasado, aunque fue un susto. Se pasa muy mal. Ha sido duro. Estuve catorce días ingresado y estuvieron a punto de meterme en la UCI. Me afectó muchísimo a la musculatura. En tres días adelgacé once kilos. Yo tuve la suerte de evolucionar bien.

-¿Qué se notó?

Empecé a tener un poco de fiebre, décimas y malestar general. Estaba cansado, devolvía. Fui a urgencias y me dejaron ingresado. No poder recibir visitas también es muy duro, aunque yo me adapto a todo. Te crea intranquilidad porque no sabes cuando la pérdida de masa muscular va a parar. La recuperación es lenta.

-Aunque estamos en desescalada, hay que tener muy presente que el Coronavirus sigue ahí…

La gente que lo ve de forma pasota es porque no lo han pasado y no saben lo que es. No le dan importancia. Todos los que no cumplen las normas es porque no saben qué es. Estoy muy agradecido a los médicos y a todo el personal sanitario porque el trato ha sido impresionante.

Raúl está en las quinielas para coger el banquillo del Schalke

3 junio, 2020 · Archivado en Castilla FC, Deportes, Equipos, Futbol, Raúl, Real Madrid, Schalke 04 · Comentarios desactivados en Raúl está en las quinielas para coger el banquillo del Schalke 

La dinámica negativa de resultados del Schalke hace que todas las miradas se dirijan a su banquillo. Las dudas aparecen sobre David Wagner tras perder los cuatro partidos desde la vuelta del parón por el coronavirus y sumar cuatro puntos de 33 posibles en 11 partidos. Sport Bild asegura que "un regreso de Raúl no sería impensable". El actual técnico del Real Madrid Castilla llegaría acompañado de experimentado entrenador como segundo.

Junto al nombre de Raúl han salido los de Ralf Rangnick, vinculado con el Milán, Ralph Hasenhüttl, que amplió su contrato con el Southampton y Roger Schmidt, entrenador del PSV. Mientras, el director deportivo del Schalke, Jochen Schneider, apoyó públicamente a su entrenador pese a que empiezan a aparecer nombres en las quinielas para un relevo en el banquillo.

Raúl, 42 años, comenzó su etapa como entrenador en el Cadete B y en el Juvenil B del Real Madrid antes de dar el salto al Real Madrid Castilla esta temporada. Al filial blanco lo ha dirigido en 28 encuentros en los que ha sumado diez victorias, diez empates y ocho derrotas.

Página Siguiente »