La habitación del éxito

5 octubre, 2019 · Archivado en 110 metros vallas, 800 metros lisos, Adrián Ben, Asia, Atletismo, Campeonato mundial, Carreras obstáculos, Competiciones, Deportes, Doha, Mundiales Atletismo, Oriente próximo, Orlando Ortega, Qatar · Comentarios desactivados en La habitación del éxito 

La habitación 32.010 del Hotel Ezdan de Doha es la habitación del éxito. En esos 40 metros cuadrados han convivido Adrián Ben (sexto en 800) y Orlando Ortega (bronce en 110 vallas), los dos mejores clasificados de España en los Mundiales junto a Ana Peleteiro (sexta en triple). Dos perfiles bien diferentes, porque Ben, de 21 años, era el novato que debutaba en el Mundial. Y Orlando, plata olímpica y con dos Diamonds League, conoce de sobra la élite a los 28.

"¿Tú te pones nervioso cuando compites?", le preguntaba el primer día el de Viveiro a Ortega. Como buen gallego, seguía con los interrogantes: "¿Te imaginas que tocas una valla y te quedas fuera?". Orlando sacó su filosofía de ganador: "Pero por qué voy a tocar la valla, si pasé más de 1.000 este año. Si piensas que vas a fallar, fallas. Si consideras que puedes perder, pierdes". Fue una revelación para Ben: "Ahí me conciencié de salir en la eliminatoria de 800 a piñón. ¡Que no va a fallar nada, que vamos a liarla! ¿Por qué va a salir mal? Me tranquilizó y eso que yo me pongo nervioso hasta en los entrenamientos".

Ortega, aparte de ser uno de los mejores atletas del mundo, intenta "servir de modelo" a otros: "Siempre procuro ayudar a los chicos jóvenes mentalmente, que saquen su lado más positivo cuando se enfrenten a competiciones importantes. Este chaval tiene 21 años, posee un mundo por delante. Era su momento de disfrutarlo, y lo hizo. Estuvo genial, tiene por delante muchísimas más carreras así".

Orlando comenzó a competir el lunes, un día después de que Ben pasara a la final. El gallego explica cómo se portaba el vallista: "Él optaba a ser campeón del mundo y yo aspiraba a unas semifinales y poco más. Y Orlando se quería marchar de la habitación y sentarse en recepción para dejarme mi horario de reposo. ¿No debió ser al revés? En todo caso me tendría que haber ido yo, que él era el bueno. Orlando es cuadriculado y meticuloso, como debe ser una estrella. Me sorprendió mucho, para bien". Ortega ofrece su razonamiento: "Me gusta respetar los espacios de descanso y de concentración. Yo en eso soy muy enfocado".

Ben corrió la final de 800 el martes con 1:45.58 y se convirtió en el mejor español de la historia en unos Mundiales en esa distancia. "Seguro que estar con él en la habitación me dio energía positiva", confirma Orlando, que compitió el miércoles: semifinales y la dichosa final. Terminó quinto tras la invasión de calle de McLeod y luego le dieron el bronce a los dos días. "Vaya bajón que le pasara eso, pero luego vino la medalla... y fue un subidón", dice Ben sobre el desenlace de Ortega, que aquella jornada "lloró mucho: "Fue la más larga de mi vida". Cuando tuvo el bronce Orlando y Adri se abrazaron.

"Si es que no soy ni el mejor de mi habitación, aunque no está mal cómo nos portamos", bromea Ben. "Esto nos dio suerte, a la próxima repetimos", cierra el vallista. Una foto y se dieron otro abrazo. La 32.010, la habitación del éxito.

Una nueva toma aérea aclara todavía más cómo le quitaron la medalla a Orlando Ortega

3 octubre, 2019 · Archivado en 110 metros vallas, Atletismo, Campeonato mundial, Carreras obstáculos, Competiciones, Deportes, Mundiales Atletismo, Orlando Ortega · Comentarios desactivados en Una nueva toma aérea aclara todavía más cómo le quitaron la medalla a Orlando Ortega 
El hispano-cubano iba directo a por las medallas cuando McLeod invadió su calle y le impidió avanzar. Esta imagen refleja todavía mejor cómo fue la acción.

Justicia para Orlando

2 octubre, 2019 · Archivado en 110 metros vallas, Atletismo, Campeonato mundial, Carreras obstáculos, Competiciones, Deportes, Mundiales Atletismo, Omar McLeod, Orlando Ortega · Comentarios desactivados en Justicia para Orlando 

Llegas a los tacos de salida en un momento ideal, con la sensación de que el oro mundial está a tu alcance. Un año de preparación y éxitos ha pulido tus piernas, tu técnica, tu mentalidad... Los 110 metros vallas son una prueba de velocidad, también de precisión. Sabes que tus rivales son más rápidos en la salida, los tienes estudiados, igual que conoces tu capacidad de progresión y que tu segunda parte es mejor. El guion debe auparte al podio, ya veremos con qué medalla. Sólo hay una pieza en el tablero que te chirría, que no te convence. A tu izquierda corre uno de tus principales opositores, el vigente campeón olímpico, a quien conoces bien. No hay duda de su calidad, aunque su currículo también recoge actuaciones polémicas, invasiones de calles vecinas, carreras atropelladas, caídas... Omar McLeod es un velocista agresivo, sucio en el ataque a las vallas. Nunca le hubieras elegido a tu lado, pero es lo que toca. Y el peor presagio se cumple: sales mal, remontas hasta el podio, eres plata de momento... Y una violenta maniobra del jamaicano echa al traste tu trabajo y tu ilusión.

Orlando Ortega era la principal baza para la Selección, venía de ganar la Diamond League... Algo extraño tenía que suceder para bajarse del podio. Y sucedió. El hispano-cubano lo calificó de “robo” y “estafa”, y pidió justicia a la IAAF. La RFEA puso una reclamación. Deberían existir protocolos para casos así, porque Orlando no perdió la final por errores propios, sino por una irregularidad del desbocado McLeod, que invadió su espacio, le desestabilizó en pleno salto con contacto incluido, se cayó en su calle... No es justo perder una medalla así. ¿Cuál es la solución? Quizá repetir la final, aunque eso penalizaría a otros atletas. Tal vez duplicar una medalla para Ortega, pero cuál de ellas. La decisión no es fácil, pero la IAAF debería tener un gesto por la credibilidad de la competición.

Fernando Carro, genial: récord de España de 3.000 obstáculos

12 julio, 2019 · Archivado en Atletismo, Carreras obstáculos, Competiciones, Deportes, Fernando Carro, IAAF, IAAF Diamond League, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en Fernando Carro, genial: récord de España de 3.000 obstáculos 

“Estoy en el mejor momento de mi vida y no sé si voy a volver a verme así. Tengo que aprovecharlo”, decía Fernando Carro antes de la Diamond League de Mónaco. Y lo aprovechó. Este atleta madrileño, de 27 años, batió el récord de España de 3.000 metros obstáculos con 8:05.69, un marcón que le coloca con los mejores corredores del planeta y que sucede a una plusmarca que databa de 2002, cuando Luis Miguel Martín Berlanas hizo 8:07.44. 17 años después aparece Carro, del barrio de Canillejas y correr poco ortodoxo, que suple con pundonor y disciplina.

Salió Carro atrás en el grupo, sabedor de que los africanos salen a ritmos endiablados que pueden hinchar las piernas. El paso en 2:37 el 1.000 le dio la razón y en el 2.000, a 5:24 ya se acercaba a la cabeza. La sorpresa vino en la última vuelta, cuando se enganchó al grupo de los kenianos Kibiwot y Kigen, el marroquí El Bakkali y el etíope Wale. Carro estaba allí, cediendo un poco en cada obstáculo, pero recuperando terreno en el liso. Cabeceando, sufriendo, pero aguantando. Superó la última ría, con problemas y desde ese momento comenzó a cabalgar. Las cuentas salían, si hacía un último 100 veloz el récord de España era suyo. Y lo hizo. 8:05.69, el mejor momento de su vida deportiva había sido ratificado en la pista. 2:38 los últimos 1.000 metros. Fue cuarto y también será cuarto en el ranking europeo de todos los tiempos. El marroquí El Bakkali ganó la carrera con 8:04.82.

Carro había dado un gran salto de calidad en 2018, cuando se proclamó subcampeón de Europa en Berlín. “Aquello me lo tomé como si estuviera en un entrenamiento, con mis compañeros Sergio Jiménez, Adrián Ben, Pablo Valladares, Ricardo Rosado, Jesús Ramos… ellos me hacen sufrir y me alimentan como atleta”, dice el fondista, que se entrena con Arturo Martín Tagarro y se ha hecho un tatuaje de una figura de Warhammer en el que pretende incluir el nombre de todos sus amigos progresivamente. "Por el que más contento estoy de mi récord es por el entrenador, como el llama a Martín Tagarro", dice Carro, sobre el mismo 'mister' que guió a Arturo Casado al título europeo de 1.500.

Este 2019, Carro lleva una temporada muy regular, libre de lesiones y en la que ha aumentado su capacidad en las carreras de fondo, corriendo crosses, 10.000 y todo de cara a ser más resistente en los 3.000 metros obstáculos. Hizo 8:15 en Roma, sin apenas haber preparado la prueba específicamente con vallas. Pero aquello, verse con los mejores, le dio un subidón moral que le hizo crecer en los entrenamientos y ganar confianza. “Creo que puedo hacer algo muy grande”, aseguraba a As antes de Mónaco. Lo hizo y se confirma como el atleta español más en forma del momento. Su vista mira ahora a Doha, donde se disputarán los Mundiales en septiembre.

Orlando Ortega reaparece en Shanghái con Trajkovic

17 mayo, 2019 · Archivado en 110 metros vallas, Atletismo, Carreras obstáculos, Competiciones, Deportes, IAAF, IAAF Diamond League, Organizaciones deportivas, Orlando Ortega · Comentarios desactivados en Orlando Ortega reaparece en Shanghái con Trajkovic 

Dos meses y dos semanas después de la decepción de quedarse sin medalla en los 60 vallas de los Europeos indoor de Glasgow (fue cuarto), Orlando Ortega reparece en la segunda prueba de la Diamond League, que se celebra en Shanghái (China). El español se enfrentará de nuevo al campeón de Europa en pista cubierta, Milan Trajkovic, con quien se ha entrenado a la órdenes de Antonis Giannoulakis en Chipre. Orlando quería “desaparecer de la tierra” tras aquella derrota. "Me encuentro bien, estoy tranquilo, el objetivo lo tengo puesto en el Mundial de Doha", afirma ahora. Este sábado (14:26) intentará resarcirse en una carrera que "tendrá un nivel muy alto", como avanza Orlando, en la que estará también el vigente campeón olímpico, Omar McLeod, que ha vencido las tres últimas campañas en Shanghái. "Aquí tienen mucho aprecio y respeto por los vallistas, eso es especial para mí", dice el jamaicano, que también se medirá con Sergey Shubenkov, defensor del diamante.

El mitin, que dará comienzo a las 13:00 hora española (#Vamos), tiene otros muchos alicientes, como el duelo en 400 vallas (13:04) entre el qatarí Abderrahman Samba y el estadounidense Rai Benjamin, que amenazan seriamente el récord del mundo —Samba está a 20 centésimas (46.98 por 46.78 de Kevin Young en los Juegos de Barcelona 92)—. O el debut esta temporada de la estrella emergente de la velocidad femenina, la americana de 19 años Sydney McLaughlin, que tendrá una buena prueba de fuego en 400 (13:36) contra su compatriota Shakima Wimbley (51.32 este año), Salwa Eid Naser, de Barhéin (51.34) y la jamaicana Stephanie Ann McPherson.

También habrá que estar atentos al enfrentamiento estelar entre los estadounidenses Noah Lyles y Christian Coleman, los herederos de Usain Bolt en los 100 metros (14:53), disciplina en la que se enfrentarán al ídolo chino, Bingtian Su. "Los dos salimos realmente bien y ambos tenemos la misma debilidad en el último tramo de las carreras", advierte Coleman. Katerina Stefanidi, en pértiga y el duelo entre Beatrice Chepkoech y Celliphine Chespol, en 3.000 obstáculos, serán otras atracciones de la primera estación de la Diamond en la que ya no podrán competir atletas con un desarrollo sexual diferente, como Caster Semenya.