Carlos Coloma y Rocío del Alba se imponen en la primera etapa

9 mayo, 2019 · Archivado en BTT, Carlos Coloma, Ciclismo, Deportes, España, La Rioja, MTB, Rocío del Alba · Comentarios desactivados en Carlos Coloma y Rocío del Alba se imponen en la primera etapa 

La Rioja Bike Race comenzó con una etapa muy rápida de 17,6 kilómetros con salida desde la Bodega Institucional de La Grajera. Tras unos kilómetros por el campo de Golf de Logroño, el trazado marchó por la zona sur atravesando los primeros viñedos riojanos antes de retornar y afrontar la mayor dificultad física y técnica del día, el clásico tramo del Pico del Águila. Momento en el que la etapa se rompió en categoría masculina y femenina. Durante la primera parte el grupo Élite Masculino rodaba agrupado con Ever Alejandro Gómez (Olympia Factory Cycling), Vlad Dascalu (Brújula Bike Racing Team), Miguel Muñoz, José María Sánchez, Enrique Morcillo (BUFF®-Scott MTB Team), Carlos Coloma (BH-Templo Cafés UCC). Coloma, conocedor de la etapa, ya que corre en casa, sabía que lo que faltaba por venir iba a ser duro y competido y en todo momento controló el grupo.

De ahí hasta el final, la etapa fue muy competida. Coloma, junto Dascalu, Sánchez y Gómez se descolgaron del grupo y afrontaron la recta final en solitario. Tras un espectacular y veloz tramo favorable hasta el Palacio de los Deportes de La Rioja, Coloma se impuso a sus compañeros, seguido por Dascalu y Gómez. De nuevo el BUFF®-Scott MTB Team realiza una gran etapa, quedándose a las puertas del pódium.

En categoría Elite Femenina hubo dos partes bien diferenciadas. Por un lado, hasta mitad de etapa, la jornada la dominaba Corina Mesplet (Carlos Coloma Bike Club), seguida por Sarah Gosden (Bike 101 C.D.E.) y Cristina Barberán (Symisur Centauro Bikes). Pero el Pico del Águila pasó factura y cedieron posiciones a las Mountain Bikers que venían por detrás. Una de ellas era Rocío del Alba García (BH-Templo Cafés UCC), que arriesgando mucho en los últimos kilómetros logró adjudicarse la primera etapa llegando en solitario. La segunda clasificada fue Clàudia Galicia (Megamo Factory Team), que venía desde atrás y apretando al igual de la noruega Hildegunn Hovdenak (VPG), que lograron adelantar a las primeras Mountain Bikers que en comienzo de etapa rodaron muy rápidas.

David Valero se lleva la Super Cup Massi de Barcelona

4 mayo, 2019 · Archivado en BTT, Ciclismo, David Valero, Deportes, MTB · Comentarios desactivados en David Valero se lleva la Super Cup Massi de Barcelona 

La lluvia y el frío de los pasado días, se desvanecieron dando paso a un sol brillante y un cielo despejado que daba la bienvenida a todos los corredores en Barcelona. Circuito húmedo y clima cálido para encarar en la mejor situación una cita clave en el calendario internacional de XCO. El Trofeu Internacional Ciutat de Barcelona era la mejor puesta a punto para esos ciclistas internacionales que iniciaran la Copa del Mundo en dos semanas. La capital catalana estrenaba circuito, con un trazado rápido y explosivo que haría prever carreras tácticas.

La parrilla de salida era el claro reflejo del nivel de ciclistas presentes en el Trofeu Internacional Ciutat de Barcelona con Raggl (Möbel Marki MTB Pro Team), McConnell (Primaflor-Mondraker-Rotor), Koretzky (KMC-EKOI-ORBEA), los corredores del Team Massi Rosa, Drechou, Griot, entre muchos otros. Desde el silbido de salida, la carrera fue frenética, alentados por el clamor del público. Un grupo compacto de bikers liderados por el campeón austríaco, Raggl, imponía un ritmo difícil de seguir. Cualquier cosa podía suceder. Los favoritos se mantenían a rueda hasta que el campeón español, David Valero, decidió atacar.

Tan solo Nicola Rohrbach fue capaz de cazarle y seguir su paso por vuelta. Por detrás, se pudo vivir un baile de posiciones increíble para hacerse con la tercera posición. El dúo que lideraba la carrera se iba alternando, conscientes de que todo se decidiría en el último giro. De mientras, McConnell, Raggl y un sorprendente Griot, se disputaban el tercer cajón. Finalmente, Valero atacó y el ciclista del GoldWurst Silverback sufrió una caída que permitió a Valero hacerse con el triunfo. Raggl, con un magnífico sprint consiguió cerrar el podio.

En categoría femenina, la carrera fue espectacular desde el primer momento, cuando la francesa Lecomte (Team Massi) atacó formando un selecto grupo de ciclistas formado por Degn (KMC-EKOI-ORBEA) y las ciclistas del Primaflor-Mondraker-Rotor, McConnell y Michiels. El ritmo fue tan alto que poco a poco se vio que la única capaz de seguirlo era la campeona belga, Michiels. Vuelta a vuelta, el margen respecto a sus perseguidoras iba en aumento. Golpe de autoridad de Michiels que llegó muy contenta a meta. La sub 23 Lecomte se hizo con el segundo lugar y Degn mantuvo la tercera posición hasta el final. Una jornada de carreras sin pausa que no dejaron respirar a los más de 450 participantes de la Super Cup Massi de Barcelona.

1 y 2 de junio, Sea Otter Europe Girona-Costa Brava

Tras el doblete de pruebas de la Super Cup Massi, el campeonato hace un alto en el camino para regresar el primer fin de semana de junio en Girona, dentro del festival ciclista. La Sea Otter Europe será el punto de encuentro mundial de ciclistas de todas las disciplinas y como no podía ser menos, de los mejores especialistas del Cross Country del planeta.

Ciclismo por el planeta

29 abril, 2019 · Archivado en BTT, Ciclismo, Cultura, Deporte aventura, Deportes, Libros, MTB, Ofertas turísticas, Turismo, Viajes · Comentarios desactivados en Ciclismo por el planeta 

Hace unas semanas cayó en mis manos el libro “100 lugares únicos para ir en bicicleta” y me encantó. Una obra completamente recomendable para leer este puente y, si los hados se confabulan a favor, diseñar unas vacaciones de ensueño con la bici a cuestas.

El libro, escrito por el periodista especializado en ciclismo Claude Droussent, recoge 100 rutas increíbles para todos los presupuestos y niveles alrededor del mundo. Las rutas están divididas en cuatro categorías de 25 itinerarios: rutas sobre asfalto; rutas todoterreno BTT; rutas urbanas; y de aventura. Una delicia visual, donde el autor nos muestra impactantes fotografías del destino mientras nos susurra un pequeño y sugerente texto y aporta unos cuantos datos técnicos de la ruta. No necesita más, con el primer capítulo al que se echa un vistazo uno se queda enganchado y el cerebro se pone en modo deseo: “¡Yo quiero hacer esta ruta!”.

Y si le gusta la bicicleta, sea cual sea su modalidad, seguro que encuentra más de un reto que le despierte el gusanillo para organizar este verano una escapada-aventura en bici. Estos son los cuatro que al final he podido seleccionar, aunque la realidad es que apetece realizarlos todos.

[1] ASFALTO. Ruta de los volcanes, Ruanda

Más de 100 km por selva ecuatorial, cerca del parque Nacional de los Volcanes, con un desnivel de 800 metros, dos puertos de montaña a 2800 metros y el volcán Karisimbi, 4507 metros, dominando el paisaje.

[2] URBANO. Dublín, Irlanda

Una ciudad que para mí tiene encanto especial, con sus edificios históricos como el Trinity College del castillo de Liffey, y su sabor tradicional celta en cada calle. Yo me diseñaría una ruta del wiski por los mejores pubs de la capital, eso sí, incluyendo la subida a las Tres Rocas, desde donde se domina toda la ciudad.

[3] TODOTERRENO. Moorea, Polinesia Francesa.

La isla esmeralda, a poco menos de 20 minutos en transbordador desde la capital Papeete, a la que conozco solo por su mundo submarino. La ruta recorre el valle de Opunohu que conecta la bahía de Cook, famosa por la población de Yubartas que alberga en invierno, y la de Opunohu.

[4] AVENTURA. Jordania, de Amman a Petra.

Hace tan solo unas semanas realicé un tramo del Israel Trail Bike en el desierto del Negev y me quedé enamorado del desierto. Pasé a tan solo 30 kilómetros de Petra, justo detrás de las montañas de Jordania y antes del valle de Aran. Y por supuesto, me quede con ganas de ver la ciudad rosa y de dormir bajo las estrellas en el Wadi Rum. Tendré que volver.

En el volumen todavía tiene 96 recorridos más por descubrir, por todos los continentes, por sus confines más lejanos, por sus ciudades más atractivas, por sus carreteras más icónicas, por sus más hermosos paisajes. Un libro para soñar.

¿Cuestan las e-bikes lo que nos cobran por ellas?

7 marzo, 2019 · Archivado en Bicicleta eléctrica, Bicicletas, BTT, Ciclismo, Deportes, MTB, Transporte sostenible, Transporte urbano · Comentarios desactivados en ¿Cuestan las e-bikes lo que nos cobran por ellas? 

En esta ocasión me gustaría compartir con vosotros una inquietud, abrir un debate al respecto. No tanto ofreceros mi opinión porque lo cierto es que no tengo demasiado claro mi criterio. Se trata de un dilema que entiendo que es aplicable a cualquier tipo de bicicleta, excepción hecha de los modelos básicos de las grandes superficies, ya sean de carretera o muscular de montaña, aunque me voy a ceñir a las e-bikes desde el momento que son las protagonistas de este espacio. La pregunta es sencilla: ¿cuestan tanto las bicis eléctricas como nos cobran al comprarlas? ¿Está su elevado precio justificado?

A días de hoy, diría que es difícil encontrar una mountain bike nueva con asistencia eléctrica, de suspensión doble y cierta calidad por debajo de los 4.000 euros (me refiero a la tarifa recomendada por los fabricantes o importadores, dejando al lado las ofertas o promociones de los distribuidores). Una cifra mínima para una e-bike de componentes básicos, nada de exquisiteces o materiales sofisticados, porque entonces la factura puede superar incluso los 10.000 euros.

Para mí, que profesionalmente me muevo en el mundo del motor, estas cantidades así en frío, sin mayores consideraciones, me parecen escandalosas. Tomando como referencia las motos, por definición el vehículo más similar a una bicicleta, la comparación no deja de sorprenderme por más vueltas que le doy. Por un precio similar a lo que cuesta una Specialized Turbo Levo S-Works (11.299 euros) se puede comprar una KTM Freeride E-XC (11.295 euros, incluyendo batería y cargador), una enduro con motor eléctrico de 11 kW y una batería de iones de litio de 2,6 kWh, con suspensiones White Power en ambos ejes, frenos de discos y más de 110 kilos de componentes de primera calidad.

Y eso que la batería y cargador de la moto no son precisamente económicos. Porque si nos alejamos de la electrificación, desembolsando prácticamente lo mismo que por la magnífica Turbo Levo tope de gama, un bicicletón sin duda, puedes sacar de un concesionario BMW una F 850 GS (11.950 euros en su versión básica), una trail con propulsor bicilíndrico de 95 CV y toda la tecnología del gigante alemán de la automoción… que además paga impuesto de matriculación.

No es que pretenda establecer equiparaciones directas que seguramente admitan muchos matices, pero sí creo que se trata de datos referenciales para enmarcar la incertidumbre que me producen los precios de las e-bikes. Mi sensación es que se obtiene menos rendimiento por nuestro dinero en el caso de las bicicletas. Porque en cualquier caso, tanto en uno como en otros, entiendo que en el coste que asume el consumidor se incluyen una serie de intangibles que son inevitables en todo el proceso de diseño, investigación, desarrollo, producción, distribución, comercialización y promoción de los productos.

Así que no discuto que pueda estar justificado que una determinada e-bike valga 8.000 o 10.000 euros. Sólo debo admitir que me resulta difícil aceptarlo y entenderlo, por mucho que me hablen de materiales costosos, investigación y desarrollo, tecnología o calidad. Porque son conceptos todos, insisto, que identifico igualmente el otro tipo de productos cuyo precio me resulta más aquilatado para lo que ofrece a sus usuarios.

Como señalaba al principio, tan sólo pretendo realizar una reflexión en voz alta sobre la que me gustaría conocer vuestra opinión, bien desde este espacio o desde las redes sociales que compartimos. No descarto que existan aspectos que se me escapen y que otorguen sentido a las tarifas de las actuales e-bikes, que pienso siguen siendo inaccesibles para un gran número de economías personales (no digamos ya domésticas con niños, colegios, vacaciones en familia y neveras sin fondo).