El Espanyol, un camino de las estrellas al pozo más profundo

25 julio, 2020 · Archivado en Borja Iglesias, Clasificación deportiva, Competiciones, Deportes, Equipos, Ferreyra, Futbol, Historia deportiva, La Liga, Liga Europa, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, Puestos europeos, RCD Espanyol, Stjarnan · Comentarios desactivados en El Espanyol, un camino de las estrellas al pozo más profundo 

Al equipo le doy un diez”, pregonaba David Gallego, mientras el RCDE Stadium ovacionaba a Marc Roca, entonaba el “Borja, quédate” y por megafonía sonaba Gigi d’Agostino. Tiempos aparentemente felices los que se vivían la fogosa noche del 25 de de hace exactamente un año, en que estrenaba oficialmente el Espanyol la temporada 2019-20. La de la ilusión. La del desastre.

De aquel 4-0 ante el semidesconocido Stjarnan islandés en la ida de la primera previa para acceder a la Europa League ya no queda nada. Para demostrarlo, basta con refrendar que Facundo Ferreyra y Borja Iglesias anotaron sendos dobletes. Tocaba las estrellas, como el nombre de su rival, un equipo que acabaría disputando la friolera de 55 encuentros oficiales a lo largo de la temporada, una losa que seguramente contribuyó al descenso, y que además ha convertido al Espanyol en el equipo de LaLiga con más partidos, por encima de los todopoderosos.

Ni siquiera Real Madrid ni Barcelona podrán igualar esa cantidad aun en caso de que alcancen la final de la Liga de Campeones, puesto que a causa de la COVID-19 se disputarán las últimas eliminatorias a partido único. Los blancos como máximo aspirarán a jugar 54 partidos, por 53 del Barcelona. El Atlético de Madrid, en el mejor de los casos, se quedaría en 52.

En cuanto al recuento del Espanyol, casi la mitad se cuentan por derrotas (26), por 16 victorias y 13 empates. Un balance general engañoso, pues el recuento en la Europa League fue altamente positivo hasta el último envite de la fase de grupos, ante el CSKA de Moscú (0-1 en Cornellà), mientras que en LaLiga los resultados han sido una calamidad. Los peores de toda la historia.

Lo que no podrá superar este Espanyol, pese a contar con esa friolera de 55 encuentros entre LaLiga, la Europa League y la Copa del Rey, son los 57 que llegó a disputar la temporada 2006-07, a resultas de que llegó hasta la final de la Copa UEFA, en Glasgow, ante el Sevilla. El desenlace de aquella campaña siguió por las estrellas. El de esta última ha caído en lo más bajo del pozo.

El álbum del año más delirante en la historia del Espanyol

2 julio, 2020 · Archivado en Abelardo, Borja Iglesias, Chen Yansheng, Competiciones, David Gallego, Deportes, Equipos, Futbol, Historia deportiva, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Mario Hermoso, Organizaciones deportivas, Pablo Machín, Primera División, Raúl de Tomás, RCD Espanyol, Rufete · Comentarios desactivados en El álbum del año más delirante en la historia del Espanyol 

Es histórica en todos los sentidos la temporada del Espanyol. Por estar certificando los peores números en sus 120 años de historia, por los cuatro técnicos distintos que han ocupado el banquillo y por la trituradora de Chen Yansheng, que ha procurado constantes cambios en la estructura. Incluso por el contraste entre la ilusión del inicio y el absoluto drama que se vive hoy. Pero también porque difícilmente se repetirá algo como lo que sucede este 3 de julio: se cumple un año exacto desde que arrancó la pretemporada, y el Espanyol sigue compitiendo en el interminable y martirizante curso 2019-20.

Con un David Gallego muy implicado y más de medio centenar de seguidores (y eso que los entrenamientos se cerraron mayoritariamente antes de la pandemia) en la Ciudad Deportiva Dani Jarque, la mayoría gritando "Borja (Iglesias), quédate", se daba ese miércoles por la tarde el pistoletazo de salida a una campaña que muy pronto, a las tres semanas, ya contaría con el debut oficial, en las previas de la Europa League frente al Stjarnan islandés (4-0). Para entonces, ya se había quedado el Espanyol sin Mario Hermoso, traspasado al Atlético de Madrid a la vuelta de la estadía en Navata (Girona), y permanecía el Bayern de Múnich muy atento a un Marc Roca que venía de brillar en el Europeo Sub-21, del que se había proclamado campeón.

Fue superando rondas el Espanyol ante rivales asequibles, como el Luzern suizo y el Zorya Luhansk ucranio, no sin presentar ya alguna que otra duda, y perdiendo por el camino a Borja Iglesias, vendido al Betis de Joan Francesc Ferrer 'Rubi'. Aunque bien es cierto que, a cambio, llegaron Fernando Calero por ocho millones y Matías Vargas por 10,5, lo que le convertía en el fichaje más caro de la historia del club.

Gallego: cinco puntos en ocho jornadas

Pronto apretaría los dientes un conjunto perico incapaz de competir en una Liga que le había visto quedar séptimo la primavera anterior. Hasta que el 5 de octubre, y tras firmar una victoria europea de prestigio ante el CSKA de Moscú (0-2), Gallego firmaba su sentencia al caer contra un rival directo, el Mallorca (2-0), de situarse a tres puntos de la salvación y de sumar cinco puntos en ocho jornadas.

Había fracasado el proyecto de la casa, la ilusión continental ya se estaba convirtiendo en preocupación, pero llegaba un entrenador con experiencia, sereno, que había dirigido el curso anterior a todo un Sevilla: Pablo Machín. Nada más lejos de la realidad. El soriano priorizó claramente LaLiga ante la Europa League, precisamente escaldado por su experiencia en el Sánchez Pizjuán, y paradójicamente pasó ronda sin problemas (salvó la derrota contra los rusos, la primera en 26 partidos continentales) pero en el torneo doméstico se fue hundiendo aún más entre arenas movedizas.

Los "pipiolos" de Machín

"Necesitamos tíos de verdad, no pipiolos" fue su desafortunada frase tras caer en casa, y ante diez, frente a Osasuna (2-4), que le precipitó a la destitución cuando dos semanas más tarde caía también en Leganés (2-0), la ya enésima 'final' para los pericos. Igual que Gallego, Machín sumó cinco puntos, pero repartidos en diez jornadas. Y jamás varió su sistema de tres centrales. En cuanto a clasificación, se fue con el Espanyol ya colista, a cinco puntos de la orilla: de GuatemalaGuatepeor.

Y con Abelardo Fernández regresó la esperanza. Por su debut con un 2-2 en el derbi ante el Barcelona, la victoria la jornada siguiente en Vila-Real (1-2) y por la llegada de fichajes, en el mercado con más gasto de la historia perica: 40 millones entre Raúl de Tomás (que destronó a Vargas como el más elevado de todos los tiempos), Leandro Cabrera, Adri Embarba y Oier Olazabal.

El pecado original de Abelardo

Fueron apeados los pericos en la Copa del Rey y, un mes después, rompió la armonía Abelardo con la plantilla y la afición al desechar la Europa League con una alineación de circunstancias en Wolverhampton (4-0), lo que tampoco le garantizó en LaLiga más que una hiriente derrota el fin de semana siguiente en Valladolid (2-1).

Perdió fuelle el efecto Abelardo, que cerró el campeonato pre-pandemia con una dolorosísima derrota ante Osasuna (1-0), que dejaba al Espanyol a seis puntos de la permanencia. Tres meses después, en la reanudación, se vivió el espejismo de la victoria contra el Alavés (2-0) y el empate con diez en Getafe (0-0), que situó la salvación a tres puntos.

Pero nada más lejos de la realidad. Se hundió el equipo frente a Levante (1-3) y Betis (1-0), y cayó el asturiano, que venía de pronunciar, como Machín, otra frase que no gustó en la dirigencia. "Hay que dejarse la piel y algunos jugadores no me han transmitido eso", indicaba tras caer con los granota, en alusión a alguno de los suplentes que habían jugado el tramo final. No en vano, en todo este relato una enorme parte de la responsabilidad corresponde a unos futbolistas, sin excepción, que no han sabido reaccionar bajo ningún estímulo.

Rufete, con plenos poderes

A un Espanyol situado ya a ocho puntos de la permanencia, cuando restaban 21 en juego cogió hace apenas seis días un Francisco Joaquín Pérez Rufete que está tratando de procurar que el descenso sea lo más digno posible y que desde dentro debe planificar la plantilla de la temporada que viene en Segunda. Porque el alicantino es otro de los grandes protagonistas en estos últimos 366 días que comenzaron el 3 de julio de 2019.

Como director de fútbol profesional comenzó la temporada Rufete, que siguió en ese mismo cargo, pero ya con más galones, cuando en diciembre Chen Yansheng descabalgaba a Óscar Perarnau de la dirección general deportiva para que volviera a la secretaría técnica. Y como director deportivo de todas las categorías (primer equipo, fútbol base masculino y femenino) y entrenador despide el curso.

Y lo hace también rodeado de gente de su confianza: Domingo Catoira es el nuevosecretario técnico, con Luis Vicente Mateo como coordinador de la cantera tras la destitución a finales de mayo de Fran Navarro, y con Hugo Blanco al frente de un área de Identidad creada hace apenas dos semanas.

La trituradora de Chen

Además de Perarnau y Navarro, Chen ha finiquitado este último año al director general corporativo, Roger Guasch, concretamente justo antes de la Navidad, lo que propició el retorno de José María Durán, director financiero bajo la presidencia de Joan Collet, y al director de márketing y comercial, Agustí Filomeno, cesado en plena pandemia de COVID-19 y cuyas tareas desempeña actualmente Antoni Alegre.

A mediados de septiembre también había regresado al club el campeón del mundo Joan Capdevila, ya no como jugador sino inmerso en el departamento de relaciones institucionales. Su primer cometido público sería toda una patata caliente, una demostración de lo sinuosa que acabaría siendo la temporada: ratificar a Gallego seis días antes de su destitución.

El técnico del Femenino A, Jordi Ferrón, ha sido esta semana la última víctima de un año en que también el primer equipo en categoría de chicas ha protagonizado la peor temporada de su historia (solo que se ha salvado porque en la Primera Iberdrola no habrá descensos por la pandemia). En la que prácticamente nada ha salido bien, salvo la ampliación de capital de 50 millones de euros aprobada en diciembre, que reducía la deuda del club de 90 a unos 40 millones, aunque el descenso y la coyuntura económica no permitirán siquiera disfrutar de ello.

50 partidos de una temporada interminable

A este 3 de julio llega el conjunto perico habiendo disputado justamente 50 partidos oficiales, con un balance de 16 victorias, 12 empates y 22 derrotas. De 64 goles a favor y 69 en contra. Un recuento aceptable de no ser porque lo maquillan las previas y la liguilla de la Europa League, donde se sumaron nueve triunfos, tres empates y solo dos derrotas, e incluso la Copa del Rey, don dos triunfos y una derrota. En LaLiga, el panorama es desolador: únicamente cinco victorias en 32 jornadas, nueve empates y hasta 19 derrotas. 27 goles anotados, 53 recibidos.

Cumple un año el Espanyol inmerso en su temporada más delirante, interminable y seguramente también agónica con el único deseo de que el 3 de julio de 2021 pueda encontrarse ya de vuelta a Primera. Aunque si algo se puede aprender de este periplo es que con los buenos deseos no se consigue nada. Se necesita mucho trabajo, ideas claras, liderazgo y talento. Y un proyecto que no parta de los mismor errores, que han costado muy caros, sino que parta prácticamente de cero.

Borja Iglesias y el Espanyol: un reencuentro en horas bajas

24 junio, 2020 · Archivado en Alexis Trujillo Oramas "Alexis", Borja Iglesias, Deportes, Equipos, Futbol, RCD Espanyol, Real Betis, Rubi · Comentarios desactivados en Borja Iglesias y el Espanyol: un reencuentro en horas bajas 

Borja Iglesias se reencontrará mañana con el Espanyol. No será precisamente bajo el escenario que él esperaba cuando abandonó el club catalán el pasado verano para emprender su aventura en el Betis. Llega a este tramo final de Liga con tres goles en su haber después de que el curso pasado anotara 17 con un Espanyol que firmó su pasaporte a la Europa League. Ambos se separaron con el deseo de seguir peleando de forma paralela por la zona privilegiada de LaLiga, pero el contexto actual dice lo contrario: el Betis quiere garantizar la permanencia lo antes posible tras otra campaña para el olvido y el Espanyol se encuentra en la última plaza y quiere apurar sus opciones de salvarse en este sprint final.

El delantero se medirá a su ex equipo sin Rubi a su lado. El técnico fue despedido tras la última jornada y había sido uno de los principales aliados en el fichaje del ariete en esta campaña. La alianza no funcionó de la misma forma que en el Espanyol y ni siquiera tuvo en sus manos una titularidad habitual ante los mejores números firmados por Loren. El reto del gallego está en elevar su nivel, tanto en números como en juego. Admitió durante el confinamiento que está lejos de su mejor versión de juego y en Heliópolis se espera mucho más tras los 28 millones de euros invertidos el pasado verano.

Borja espera un sitio en el once de Alexis, recién llegado al banquillo verdiblanco tras el adiós de Rubi. Pelea con Loren por una plaza con ambos muy lejos del brillo que se espera para que el Betis eleve su nivel de pegada en esta Liga. El reencuentro de Borja Iglesias con el Espanyol llega en el contexto menos deseado. Ya marcó a su ex equipo en la primera vuelta y su puntería podría significar un golpe definitivo a las intenciones del Espanyol de salvar la categoría.

El mundo del deporte se vuelca con Torrecilla: mensajes de Pau Gasol, Casillas, Fernando Torres…

23 mayo, 2020 · Archivado en Atlético de Madrid femenino, Atlético Madrid, Borja Iglesias, Cáncer, Competiciones, Deporte femenino, Deportes, Enfermedades, Equipos, Futbol, Fútbol femenino, Iker Casillas, Lesiones, Liga Fútbol Femenino - Primera Iberdrola, Medicina, Pau Gasol, Salud, Tumor cerebral, Virginia Torrecilla · Comentarios desactivados en El mundo del deporte se vuelca con Torrecilla: mensajes de Pau Gasol, Casillas, Fernando Torres… 

"Gané el partido más importante de mi vida", destacaba Virginia Torrecilla el pasado jueves, tras ser operada con éxito de un tumor cerebral. La centrocampista del Atlético de Madrid mostraba así a sus seguidores que todo había salido bien en una operación muy complicada después de que el club rojiblanco anunciara que había pasado por el quirófano en la Clínica Universidad de Navarra de Pamplona. Tras saltar la noticia, fueron apareciendo las primeras muestras de ánimo para la internacional española, que empezó a recibir multitud de mensajes de aficionados y de personalidades distinguidas del mundo del deporte.

"Tu sonrisa y tus palabras me han conmovido y muestran una fuerza mental enorme. Eres una gran jugadora, pero es mucho más importante lo que nos transmites como persona. Aunque por el cariño que leo ya lo sabrás, todo el mundo del deporte está contigo. Mucha fuerza, Virginia", publicó el jugador español de la NBA, Pau Gasol. Pero, no fue el único deportista que quiso mandar todo su apoyo a Torrecilla. "Mucho ánimo y fuerza!! Todo saldrá bien Virginia", dijo Iker Casillas. Al legendario portero español le siguió el mítico delantero del Atlético, Fernando Torres: "Todo mi fuerza y energía para ayudarte a superar estos momentos. Toda la familia atlética está contigo , nosotros nunca nos rendimos !!". También envío su cariño el delantero del Betis, Borja Iglesias ("¡Mucha fuerza amiga!") o el futbolista del Atlético, Marcos Llorente ("Mucha fuerza y mucho ánimo en tu recuperación. Eres un ejemplo").

Nahikari, estrella de la Real y médico, ha estado junto a Torrecilla

También mandó su ánimo el exjugador del Real Madrid, Álvaro Arbeloa ("¡A por ello!") o el exjugador de baloncesto, José Manuel Calderón ("Qué gran noticia! Mucha fuerza y como dices, a seguir ganando") o Jonny Otto, jugador del Wolverhampton ("¡Mucho ánimo Virginia y toda la fuerza del mundo"). Pero, sin duda, los mensajes más especiales han llegado de la mano de sus compañeras de equipo, que durante días han mostrado su máximo cariño con la mediocentro balear. "Que eres cabezona todo el mundo lo sabe, pero que te quiero tal y como eres también lo sabe todo el mundo. Estoy muy orgullosa de ti", destacó su compañera de equipo Lola Gallardo en un emotivo tuit con imágenes de ambas jugadoras.

Por su parte, cabe destacar que la estrella de la Real Sociedad e internacional española, Nahikari García, ha estado desde el primer momento acompañando a Virginia. Así lo destacan en un comunicado en Sefutbol.com. "Desde el primer momento, la internacional Nahikari García, ha querido estar junto a Virginia en todo este proceso en Navarra y, sin duda, sus conocimientos en medicina han sido un apoyo importante. Esta situación ha permitido, una vez más, constatar cómo las jugadoras de la Selección son un equipo en el campo y fuera del mismo", indican.

El número de compañeras de profesión que han enviado mensajes en enorme. Mai Garde, jugadora de Osasuna, Maite Albarrán o Amparo Delgado, del Sevilla; Carolina Férez, del Valencia... Un aluvión de mensajes al comunicado en el que la propia futbolista tranquilizaba a todos con una sonrisa. Incluso clubes, femeninos y masculinos (Barça, Extremadura, Granadilla, Granada, Madrid CFF....), emitieron muestras de cariño en las redes sociales para la futbolista.

Cómo hemos cambiado, Espanyol

Tenía que ganar el Espanyol a la Real Sociedad, que se encontraba en idéntica situación, y esperar que el Athletic Club perdiera ante un Sevilla que no se jugaba nada. Tan lejana parecía la carambola que debía producirse en la última jornada de LaLiga que el retorno a Europa del Espanyol tras 12 temporadas de ausencia ese 18 de mayo de 2019 desató la euforia colectiva en un RCDE Stadium que no había vivido nada igual, invasión de campo incluida. La situación hoy, justo un año después, tampoco tiene precedentes en la era Cornellà-El Prat, pero en el polo opuesto.

La transformación del Espanyol en solo 366 días es asombrosa. Parece otro. Aquel equipo comandado por Joan Francesc Ferrer 'Rubi' cosechó un séptimo puesto, la segunda mejor clasificación perica en el siglo XXI, con 53 puntos. Es decir, un promedio de 1,44 puntos por partido, el doble que los cosechados la temporada actual, en que solo 20 puntos en 27 jornadas condenan al Espanyol a vagar en la cola de la clasificación. A situarse a seis de la permanencia. Y a pasar de aquel cielo a percibir las llamas del infierno.

Si bien es cierto que la directiva aguantó a Rubi pese a firmar la peor racha histórica del club (una victoria en diez partidos), en todo el curso sufrió 13 derrotas, dos menos de las que ya acumula esta temporada (y eso que a priori falta por disputarse casi un tercio del campeonato) un Espanyol desdibujado, perdido, apático, que ha tenido que recurrir ya a tres entrenadores distintos sin ni siquiera así recuperar el rumbo.

David Gallego, que procedía del filial, fue la apuesta tras la marcha de Rubi al Betis. Pablo Machín, su sucesor, por la experiencia continental del año anterior en el Sevilla. Y, finalmente, en Navidad aterrizó Abelardo Fernández, con el aval de salvaciones arriesgadas al mando de Sporting y Alavés.

Ni con la triple sacudida en el banquillo, ni con una inversión de 40 millones en fichajes en enero entre Raúl de Tomás, Adrián Embarba, Leandro Cabrera y Oier Olazabal, fue capaz el conjunto perico de levantar cabeza antes del parón obligado por la pandemia de COVID-19, en la que para colmo también han sido el club más afectado, con ocho positivos de jugadores.

La viva imagen del cambio es el RCDE Stadium, hace un año repleto, ensordecedor y fogoso para celebrar el retorno a Europa, una ilusión que fue convirtiéndose en un caramelo envenenado, y hoy desangelado, desierto, vacío. Como lo estará, si se reanuda LaLiga, para abordar el milagro de la permanencia.

De la venta histórica al fichaje récord

Una de las demostraciones del cambio experimentado por el Espanyol, o de la errática gestión de su buen resultado de hace un año, está en las cuentas. Se permitió el club en agosto el lujo de cerrar la venta más elevada de su historia, Borja Iglesias al Betis por 28 millones. Y en enero tuvo que afrontar con urgencias y de una tacada el mayor gasto de siempre: 20 por Raúl de Tomás (su fichaje más caro), 10 por Adri Embarba y 9,5 por Leandro Cabrera.

Página Siguiente »