¿Por qué el DTM no suspende carreras por el COVID-19?

Todos los calendarios de los campeonatos de motor, ya sea sobre dos o cuatro ruedas, están patas arriba debido a la pandemia del coronavirus. Cancelaciones, cambios de fecha, suspensiones, retrasos... están a la orden del día salvo en una competición: el DTM. El alemán de Turismos tenía previsto su inicio el 24 de abril en el circuito belga de Zolder... y a día de hoy nadie lo ha cancelado ni suspendido. ¿Por qué esa reticencia cuando todos los demás lo están haciendo?

La respuesta es sencilla. El campeonato está herido de muerte desde el adiós de Mercedes y la gravedad ha crecido aún más tras el anuncio soprendente de que Aston Martin tampoco estaría en 2020. Audi y BMW sostienen todo y los cerca de 50 millones que invierten anualmente empiezan a no tener mucho sentido viendo el descenso del interés por el DTM y la necesidad de emplear ese dinero, y más tras una situación letal para la economía como será la pandemia por cornavirus, en otras competiciones como la Fórmula E. El certamen de Turismos apura al límite para ver la evolución de la situación, pero parece inevitable que el chorreo de cancelaciones empiece en breve... y quizá también la del propio campeonato para el futuro.

La tecnologia Microsoft en las planta de fabricación de BMW

2 abril, 2019 · Archivado en Automoción, BMW, BMW AG, Economía, Empresas, Fabricantes automóviles, Industria, Microsoft · Comentarios desactivados en La tecnologia Microsoft en las planta de fabricación de BMW 

Las cadenas de montaje de vehículos son disponen de una gran cantidad de máquinas que realizan tareas pesadas en cuestión de segundos. Soldado desde varios puntos de forma simultánea, montaje de toda la parte mecánica… pero la llegada de los más sofisticados trae consigo las fábricas automatizadas tanto en hardware como en software como muestra el proyecto de BMW y Microsoft.

Robots por doquier

Es un hecho que la llegada de los robots al sector industrial es inminente. Hasta ahora su incursión había sido muy discreta, pero con el paso de los años han ido ganando terreno de los humanos en pos de un sistema de fabricación más preciso, efectivo y rápido. Todo esto, en pleno 2019, se traduce en que se necesitan sistemas que permitan transferir datos de forma continua para que cada aparato sea capaz de seguir sus órdenes a pesar de los posibles errores que se encuentre en la cadena de montaje.

Es lo que coloquialmente se denomina Industria 4.0, aquella que está robotizada y cada pieza de hardware envía y recibe datos de forma constante de todo su ecosistema. Y en medio de esta explicación se encuentran Microsoft y BMW en una planta de fabricación prácticamente robotizada.

La firma alemana lleva años buscando la forma de cumplir con los requisitos de eficiencia en el trabajo. Gracias a la plataforma en la nube Azure los sistemas son capaces de funcionar en comunión garantizando un funcionamiento perfecto. Desde la máquina que transporta mercancía, pasado por los sistemas de ensamblado como de transporte en el interior de la fábrica están interconectados, así que los operarios al cargo de los sistemas sabrán dónde está cada cosa en cada momento, una medida que aporta más seguridad y orden.

Más de 3.000 máquinas a pleno rendimiento

Como te decíamos, los robots llegan a las fábricas para quedarse. La plataforma Azure de Microsoft es una solución para empresas que usan la nube para compartir y tratar datos con otros usuarios. En este caso, las plantas de fabricación de BMW disponen de un sistema que podría considerarse dentro del Internet de las cosas pero a gran escala. De momento, tienen 3.000 máquinas trabajando en distintas áreas así que el flujo de datos debe ser rápido y para muchos aparatos, por no hablar que la conexión a Internet debe ser lo más fluida posible para que ningún aparato se quede sin datos que compartir o recibir.