El brillo en los ojos de aquella niña

El brillo que había en los ojos de aquella niña me recordó a los ojos infantiles que descubren los regalos debajo del árbol o encima del sofá en las mañanas de Navidad o de Reyes Magos. La pequeña Alicia, sobrina de unos buenos amigos, se preparaba aquel sábado para desplazarse a Guadalajara, donde está apuntada a natación sincronizada, ahora renombrada como artística. Entonces le revelé mi oficio, “soy periodista de deportes”, y le conté que unos días antes, en la Gala de AS, una de las premiadas había sido Ona Carbonell. Sus ojos se abrieron como platos y lucieron tanto como sus sueños, mientras preguntaba incrédula: “¿De verdad conoces a Ona?”. Hace unos días, durante la Gala del Hockey en Tarrasa, le conté esta misma anécdota a Alba Cabello, otra sirena de la Edad de Oro de la sincro. “Qué bueno es que las niñas de ahora tengan referentes así”, me dijo Alba, que vive a diario esa misma experiencia como actual seleccionadora catalana. Ellas dos también pudieron mirarse en una pionera, Gemma Mengual. Y pare usted de contar. No había más espejos.

Hace una semana, las Guerreras visitaron AS con la plata mundial al cuello y con un discurso similar. En el aeropuerto habían tenido un entrañable recibimiento, que incluía a niños que jaleaban a sus ídolos… Hay que inventar la palabra ídolas. El deporte femenino español se ha abierto paso con trabajo y calidad, pero sin referentes a los que imitar, salvo masculinos. Ahora ya existen. Son ellas. Las niñas como Alicia emulan a Ona, la nadadora con más medallas mundiales (23). Y a las subcampeonas de balonmano. Y a tantas otras: Carolina Marín, Lydia Valentín, Sandra Sánchez, Alba Torrens, Garbiñe Muguruza… Antes que ellas hubo otras: Miriam Blasco, Blanca Fernández Ochoa, Arantxa Sánchez Vicario, Theresa Zabell… Y entre todas han construido un camino infinito.

LaLiga de Messi y todo lo demás

AS estuvo anoche rodeado de grandes personajes del deporte. Premiados o no, deportistas o no, porque había directivos, organizadores, patrocinadores... Fue nuestra gala anual, nuestra nochebuena laica, nuestro guiño de reconocimiento, en unos cuantos, de todo lo que le debemos al deporte español, que no deja de producir acontecimientos felices para nuestras páginas. Contra el adagio un tanto canalla y un mucho real de la prensa generalista, según el cual sólo las malas noticias son noticia, en la deportiva ocurre al revés: las buenas noticias son noticia, son las que ocupan las portadas. Las malas van dentro, más atrás.

El privilegio del periodista deportivo es tratar con este tipo de gente con la que nos codeamos ayer y nos encontramos a lo largo del año. Gente sufrida y callada. Gente que entrena en espacios apartados, lejos de las candilejas, conviviendo con la fatiga y el dolor, esperando un instante olímpico, o un campeonato mundial, en el que bajo la mayor presión se lo juegan todo. De esos hubo ayer muchos: Ona Carbonell, Javier Fernández, Nuria Marqués, Alba Vázquez, Toni Bou... También, sí, los que arrasan en televisión. El baloncesto español, que no para de acopiar medallas; el tenis, con su último y formidable éxito en la Davis de Piqué.

Y, claro, LaLiga y sus 90 años. LaLiga, Messi y sus seis balones de oro, Joaquín y sus 532 partidos, Amancio y Butragueño en representación de las 33 ligas del Madrid, Luis Aragonés y sus 40 años en la competición. También, héroes de los espacios en que tenemos ediciones digitales, el campeón mundial de altura, Barshim; Sotomayor, aún recordman mundial; Bernal, ganador del Tour o Forlán, recién retirado. Pero me emocionó de forma especial el premio fair play a Pato, técnico del Ribera Navarra de fútbol sala, y sobre todo el homenaje a Blanca Fernández Ochoa, a la que otros años vimos aquí, cuya sonrisa se congeló en su amada sierra.

La siembra de Andrés Gimeno

9 octubre, 2019 · Archivado en Andrés Gimeno, Blanca Fernandez Ochoa, Competiciones, Deportes, Grand Slam, Manuel Santana, Roland Garros, Tenis · Comentarios desactivados en La siembra de Andrés Gimeno 

La sociedad actual se mueve tan deprisa, que apenas queda tiempo para mirar atrás, para pararse a pensar de dónde venimos, para recordar a aquellos que pusieron los cimientos y los primeros ladrillos que construyeron el edificio donde ahora habitamos. Cada vez es más frecuente rememorar a los precursores sólo cuando se van, cuando se convierten en una foto en blanco y negro con las fechas del nacimiento y del último adiós. Este miércoles nos dejó Andrés Gimeno, un pionero del tenis español, el primer profesional de la raqueta, un mes y medio después de que lo hiciera la esquiadora Blanca Fernández Ochoa, una pionera del deporte femenino y del olimpismo españoles. Los dos aportaron días de gloria como deportistas... Y los dos vivieron sus últimos años en una inmerecida precariedad.

Hoy disfrutamos de Rafa Nadal, el mejor de siempre, pero mucho antes estuvieron otros, con Manolo Santana a la cabeza, el primer ganador español en Wimbledon, Roland Garros y US Open. Gimeno era su coetáneo, en una época con un deporte muy diferente, que aún establecía una barrera entre un amateurismo maquillado y el profesionalismo. El barcelonés optó por la segunda vía, que le impedía disputar los Grand Slams y la Copa Davis. Aun así, la Era Open se abrió a tiempo para que pudiera coronarse en París en 1972 con 34 años y 10 meses, el campeón más viejo, un récord que mantiene. A lo que no llegó fue a las finales de la Davis de 1965 y 1967. Santana siempre sostuvo que, con Gimeno, alguna Ensaladera hubiera viajado a España.

Su voz sí estuvo presente en la conquista de la primera, en 2000, como comentarista de TVE. Desde el micrófono vio triunfar a Arantxa, a Conchita, a Bruguera, a Ferrero, a Costa, a Corretja, a Moyá... Algunos habían pasado por su Academia. Hoy todavía se recogen frutos sembrados por Andrés Gimeno. Descanse en paz.

Último adiós multitudinario a Blanca en Cercedilla

7 septiembre, 2019 · Archivado en Blanca Fernandez Ochoa, Cercedilla, Comunidad de Madrid, España, Provincia Madrid · Comentarios desactivados en Último adiós multitudinario a Blanca en Cercedilla 

El último adiós a Blanca Fernández Ochoa se preveía multitudinario y así ha sido. Diversas personalidades del mundo del deporte y la política se han unido a la familia y vecinos de Cercedilla en la capilla ardiente instalada este sábado desde las 09:00 en la localidad.

Al punto de la mañana aparecían ya los exjugadores de baloncesto José Luis Llorente y José Antonio Corbalán y la taekwondista Coral Bistuer, que afirmó sobre Blanca: "Era pura y limpia. Siempre tenía una buena palabra para todo, todo el mundo". Más adelante se sumó la medallista paralímpica Gemma Hassen Bey.

Por parte de la Comunidad de Madrid, comparecieron el vicepresidente, Ignacio Aguado, así como el consejero de Vivienda y Administración Local. El primero afirmó: "Son días tristes para el mundo del deporte, Madrid y todos los españoles. Fue una mujer olímpica, que difundió grandes alegrías, valiente y que rompió muchos muros". Y recalcó la intención de la Comunidad de imponerle la Medalalla a título póstumo y de nombrar el nuevo instituto de Montecarmelo en su honor.

El periodista Matías Prats, narrador de varios de sus éxitos, afirmó haber "disfrutado mucho con ella": "Aquella Blanca que conocí era una mujer de gran fortaleza, sacrificada, con un gran talento para el esquí y una personalidad desbordante".

Las federaciones de Deportes de Invierno y Fútbol, el COE, el COI o la familia Samaranch estuvieron entre los estamentos y personas que enviaron coronas de flores.

 

Último adiós multitudinario a Blanca en Cercedilla

7 septiembre, 2019 · Archivado en Blanca Fernandez Ochoa, Deportes, Deportes invierno, Esquí, Esquí alpino · Comentarios desactivados en Último adiós multitudinario a Blanca en Cercedilla 

El último adiós a Blanca Fernández Ochoa se preveía multitudinario y así ha sido. Diversas personalidades del mundo del deporte y la política se han unido a la familia y vecinos de Cercedilla en la capilla ardiente instalada este sábado desde las 09:00 en la localidad.

 Al punto de la mañana aparecían ya los exjugadores de baloncesto José Luis Llorente y José Antonio Corbalán y la taekwondista Coral Bistuer, que afirmó sobre Blanca: "Era pura y limpia. Siempre tenía una buena palabra para todo, todo el mundo". Más adelante se sumó la medallista paralímpica Gemma Hassen Bey.

 Por parte de la Comunidad de Madrid, comparecieron el vicepresidente, Ignacio Aguado, así como el consejero de Vivienda y Administración Local. El primero afirmó: "Son días tristes para el mundo del deporte, Madrid y todos los españoles. Fue una mujer olímpica, que difundió grandes alegrías, valiente y que rompió muchos muros". Y recalcó la intención de la Comunidad de imponerle la Medalalla a título póstumo y de nombrar el nuevo instituto de Montecarmelo en su honor.

 El periodista Matías Prats, narrador de varios de sus éxitos, afirmó haber "disfrutado mucho con ella": "Aquella Blanca que conocí era una mujer de gran fortaleza, sacrificada, con un gran talento para el esquí y una personalidad desbordante".

 Las federaciones de Deportes de Invierno y Fútbol, el COE, el COI o la familia Samaranch estuvieron entre los estamentos y personas que enviaron coronas de flores

Página Siguiente »