El Iberostar Tenerife comienza la Liga Endesa con derrota en casa

28 septiembre, 2019 · Archivado en ACB, Baloncesto, Bilbao basket, CD Tenerife, Deportes, Equipos, Futbol, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en El Iberostar Tenerife comienza la Liga Endesa con derrota en casa 
El Iberostar Tenerife comenzó la Liga Endesa con derrota en su casa frente al Bilbao Basket por 67 a 81.

Campanada del Bilbao a ritmo de los debutantes Brown y Bouteille

25 septiembre, 2019 · Archivado en Baloncesto, Bilbao basket, CB Canarias, Deportes, Equipos · Comentarios desactivados en Campanada del Bilbao a ritmo de los debutantes Brown y Bouteille 

EI Bilbao Basket mostró una autoridad impropia de un recién ascendido con muchos jugadores de LEB del año pasado, un amplio grupo de debutantes en la ACB y un Balvin que llega del Mundial y aún está bastante despistado. Es un regreso a la gran competición que todos podían soñar en Miribilla. Se les vio a todos que gozaban, que disfrutaban, en lugar de suponer aquello un papelón. Mumbrú se estrenó con victoria como técnico en la máxima categoría en una pista que no suele dar buenas noticias a los ‘hombres de negro’. El descaro de estos fue descomunal, con Brown y Bouteille como dos 'jugones'. Dio el equipo vizcaíno un zarpazo de época ante un Tenerife con las piezas aún muy desajustadas. Shermadini (10 de 10 en tiros) y Huertas (44 puntos entre los dos) estuvieron muy solos. Ni siquiera el abuso en el rebote de ataque sirvió a los amarillos para llegar con opciones al final. La adaptación de Lundberg (0/9) no va por buen camino y Vidorreta, desesperado, tuvo que poner el joven Cabrera al final para tratar de atar en corto a Brown. El ritmo, la maduración, las lecturas y los tiros lejanos (descomunal 58% en triples) fueron la clave para un triunfo muy sonado. La cabeza y el acierto en el juego ofensivo encendieron la llama de la ilusión de este grupo.

El Tenerife se ha hecho un traje nuevo, con 12 jugadores recién llegados y una labor ingente que le espera a su entrenador para poner pegamento entre todas las piezas. Acumuló errores en los tiros y pérdidas y dibujó una noche en la que no halló su sitio en la cancha. Algo impropio en un vestuario que encabeza alguien tan metódico como Txus. Sin Singler ni Aguilar, por lesión, el cuadro insular vivió de tres anotadores: Huertas, Díez (este menos) y Shermadini. Y eso no puede ser saludable ante nadie. Depender de tres jugadores jamás da réditos, a no ser que se trate de un Big Three estelar. Tampoco frente a un Bilbao Basket que se movió sin descarrilar, con gente como Rafa Martínez sacrificada en labor de intendencia, pero sumando, como todos, en facetas como la asistencia y la recolección de faltas. En los insulares se quiso incorporar alguno más a la producción, pero tímidamente. Lejos de los focos de un equipo de Euroliga, Marcelinho ha encontrado acomodo sosegado a la vera de Vidorreta, con el que gozó cosa fina en La Casilla hace muchos años. Y se siente como pez en el agua. Es un cañón. Pero necesita colaboración de alguien más en el perímetro. 

Mumbrú movió los peones perfectamente, con las ideas claras. Un primer partido de Liga suele tener un tobogán de parciales, como los que llegaron tras un 8-14. Y descontrol, traducido en un montón de pérdidas: ocho entre ambos conjuntos en casi dos minutos. La cosa es llegar bien al final. Todos sacan el precinto a la competición con una misma idea: minimizar errores. A los dos equipos les asaltó un arranque con nervios ante el telón que subía en la ACB. Después los visitantes fueron encontrando el timón, mientras los insulares exhibían ganas, solo faltaba, pero también poco acierto y falta de intensidad defensiva. Rousselle y Schreiner despejaron las dudas que pueden pesar sobre ellos y manejaron mejor el gobierno de partido ante un Huertas demasiado huérfano por fuera. El Tenerife imponía los centímetros de Shermadini y Guerra, y ante eso, el RETAbet no quiso discutir: eligió afilar el colmillo por fuera. No cundió el pánico en el segundo cuarto por un 12-0, por dimitir en defensa ante el desánimo de varios tiros fáciles fallados. El final fue un paseo bilbaíno, con un juego controlado y tiros con prismáticos a partir de lo que generaba Brown con su salto y su suspensión.

A la ACB se va por Bilbao

1 junio, 2019 · Archivado en Baloncesto, Bilbao basket, Competiciones, Deportes, Equipos, FEB, Federación española, Federaciones deportivas, LEB Oro, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en A la ACB se va por Bilbao 

La tercera Final Four de la historia en LEB Oro aterriza en Bilbao casi a hurtadillas (ni un cartel por la ciudad ni una presentación en condiciones de los participantes en el Ayuntamiento) y otorga el jugoso premio de un ascenso. Por primera vez está el anfitrión, y además éste, el Bilbao, comparece como segundo clasificado de la liga regular, así que los tres restantes le subrayan como favorito. El Melilla, un lobo con piel de cordero, es su rival. Y en la otra parte del cuadro, un Palma que también parece el tapado, ante un COB que fue capaz de resolver el único playoff existente en la categoría, ante el Oviedo, por 3-0.

Será la tercera aventura del RETAbet en busca de la ACB. Las dos anteriores, ambas ante el León, se saldaron una con eliminación, en 2003, y otra con el bendito ascenso de 2004 por la vía rápida (3-0). El hilo conductor desde aquella época es Salgado, el eterno capitán de los ‘hombres de negro’. El Melilla regresa a una F4 diez años después. Ya sabe lo que es pisar este formato. Además, se miden los dos únicos supervivientes de Fuenla-2009, Huertas y Urtasun.

Huertas es el único del RETAbet que ha jugado una F4 de LEB Oro. Mumbrú tiene tres rookies en España: Lammers, Brown y Larsen. Demetrio ya sabe lo que es ascender, con el Breogán, pero lo firmaron por la vía rápida. Salgado lo hizo con el Bilbao Basket hace 15 años. Schreiner lo logró con el Andorra, en 2014. Y Edu Martínez peleó en Ourense, Lugo, y dos veces, en Burgos. “La sensación es muy emocionante, por jugártelo todo en un partido”, sostiene. Matulionis estuvo cerca de él en un par de ocasiones: en 2015 se enfrentaron en una serie dramática Ourense-Breogán, que cayó del equipo con ventaja de campo por 3-2, con el lituano como perdedor y Edu como ganador. Osva cedió al año siguiente contra Coruña y Martínez también hincó la rodilla ante el Cáceres en 2013 y ante Huesca en 2016 y subió al año siguiente, con Burgos, precisamente ante un Breogán donde estaba Cruz.

Si se alcanza el ascenso, el Bilbao iniciará el lunes una nueva pelea: la de los despachos, tras un proceso concursal. Ha cobrado todo el canon (1,6M€ menos los 400.000 detraídos por el fondo de garantía salarial para pagar deudas a jugadores del año pasado). Si se asciende habrá que poner 1,7M€ en cuatro plazos. Ya hay avances básicos con Diputación, Fogasa, Caja Rural de Navarra y Seguridad Social.

El Bilbao golpea primero con fuerza ante el Palencia

10 mayo, 2019 · Archivado en Baloncesto, Bilbao basket, Competiciones, Deportes, Equipos, FEB, Federación española, Federaciones deportivas, LEB Oro, Organizaciones deportivas, Quesos Cerrato Palencia · Comentarios desactivados en El Bilbao golpea primero con fuerza ante el Palencia 

El primer punto del playoff a la ACB en Miribilla fue a manos del Bilbao Basket con una paliza que eleva como un cohete la moral del favorito al ascenso junto con el Betis. Pero los +20 (techo de ventaja en el partido) no computan cuando salte el balón al aire en la siguiente entrega, el domingo a las 12:30 horas. Fue una tarde-noche de desgaste, de mostrar músculo a través de una plantilla muy superior, pero esto no se gana con los nombres, hay que poner a funcionar a la gente, tener mucha paciencia, dos americanos que están para esto, a la vieja usanza (39 puntos entre Brown y Lammers) y 8.000 aficionados rememorando lo que era el célebre 'efecto Miribilla'. El Palencia empezó blando, pero compitió durante 30 minutos y en el tramo final del tercer acto, claudicó. Comenzó a tener dudas a la hora de elegir y se ahogó con el rebote defensivo. Encima Zubizarreta, un jugador crucial en la construcción del juego, cayó por un esguince de tobillo.

Un playoff a cinco partidos es una carrera larga. Se sabe cuándo empieza pero te puedes tirar dos semanas y media de cruenta batalla contra las mismas caras. En esa sinuosa carretera hacia la Final Four de la LEB Oro, la que conduce a la ACB, la primera curva te puede marcar el resto de la travesía. El 1-0 siempre condiciona: lleva al equipo con ventaja de pista a marcar terreno y al que sale perdido en esa entrega, a acoger con dudas el resto de la serie. Hacía cuatro años que el Bilbao no jugaba un playoff y lo de tener factor pista ya es para el joven club vizcaíno la caraba. Pero no se notó extraño de saque. Fue como un rayo a por la canasta contraria, con Demetrio aceleradísimo y Brown haciendo lo que se pide a un americano en estas circunstancias: tomar responsabilidades, pensar poco y anotar mucho. Carles Marco puso una zona en el primer ataque rival y luego fue salpicando esa disposición para negar el ritmo a los 'hombres de negro'. El 12-4 hacía presagiar que el primer pulso de la ronda de cuartos iba a ser un trámite, pero entró Hermanson, empaquetó un par de tiros (uno de ellos, un 3+1) y cambió la partitura. Luego cogió el testigo Jordi Grimau, de los Grimau de toda la vida: 33-36 tras un triple suyo, la primera ventaja visitante (a 2:50 para el descanso). Al Palencia no parecía amargarle especialmente su debilidad en el rebote (15-3 en el primer acto), pero acabó por mandarle a la lona.

El partido era de cocción lenta. El que no estuviese a la baraja, se perdía la partida. Como Kone, que hizo cuatro faltas en 3:20. Mientras la conexión Salgado-Lammers daba producción de puntos en los locales, el Palencia incidía en el juego entre pívots, algo que tan bien domina Otegui, es el hombre récord de la LEB Oro. Pero el donostiarra no acabó de tirar del carro en ningún instante. Falló tiros al inicio y se desconectó. La cosa se estaba poniendo peliaguda. Palencia tenía muy claro el foco: Grimau y Hermanson, y moverse sin concesiones atrás. El Bilbao dudaba más en campo propio, donde regaló cuatro tiros libres adicionales tras canasta. Pero a veces por el ambiente flota un tal Schreiner, que con una penetración y una bandeja desatascó por completo el encuentro: 67-58 al final del tercer acto. "Son una apisonadora y hemos llegado más justos", valoró un Carles Marco que tuvo hasta un guiño de broma hacia su amigo Paco Vázquez, el inventor del término 'efecto Miribilla' y que se proyectó por el videomarcador animando a los de casa. "Ya le voy a decir, que vaya amigo", se reía.