Catalunya eBike Ride, otra gran oportunidad para disfrutar

9 septiembre, 2019 · Archivado en Bicicleta eléctrica, Bicicletas, BTT, Ciclismo, Cordilleras, Deportes, Espacios naturales, Medio ambiente, MTB, Pirineo Catalán, Pirineos, Transporte, Transporte sostenible, Transporte urbano, Vehículos · Comentarios desactivados en Catalunya eBike Ride, otra gran oportunidad para disfrutar 

Es una excelente noticia para todos los aficionados que los eventos destinados a las bicicletas eléctricas comiencen a proliferar, haciéndolo en formatos variados y en distintos puntos de la geografía nacional. Son muchos los usuarios que se animan a participar en pruebas genéricas que admiten la inscripción de ebikes, aunque lo cierto es que las específicamente pensadas para ellas suelen resultar más atractivas, interesantes y adecuadas.

Es el caso de una nueva propuesta de los organizadores de Octagon. Ya os hablé en este mismo espacio de La Rioja eBike Ride, incluso de mis sensaciones después de asistir a su primera edición, un formato que ahora se repite dentro del programa de una competición del prestigio de la Catalunya Bike Race.

La intención es la misma que anteriormente, aprovechar un escenario excepcional como los Pirineos y todo el montaje de una prueba de cuatro días con categoría UCI para ofrecer una experiencia única a los ebikers.

La Catalunya eBike Ride se celebrará el próximo 28 de septiembre a partir de las 10:30 horas, con salida y llegada desde el polideportivo de Puigcerdà (Gerona). Se trata de una ruta no competitiva, con un recorrido circular de 27 kilómetros que se completarán aproximadamente en unas tres horas.

Las plazas disponibles son tan sólo 50 y el precio de la inscripción, que se cerrarán el día 24, es de 39 euros e incluye un completo paquete de servicios: licencia temporal, placa numerada, camiseta de regalo, vehículo escoba, asistencia mecánica, guías de ruta, guardarropas, avituallamiento, un almuerzo al finalizar la jornada…

Los trazados que plantea la organización en estos originales eventos son accesibles para ciclistas de nivel medio, tanto en lo físico como en lo técnico. La Catalunya eBike Ride se desarrollará por los bellos parajes del Pirineo Catalán, quizá algo más endureros que en pruebas anteriores aunque siempre adaptados a las capacidades de los participantes. De hecho, en caso de necesidad se crean grupos en función de la capacitación de los ciclistas, para que todos se sientan cómodos y disfruten al máximo de la matinal.

Sin duda, una excelente oportunidad para descubrir tanto esta región pirenaica como la dinámica de un evento que cuenta con los alicientes de una organización profesional y de experiencia contrastada, lo que sin duda se aprecia en cada una de sus propuestas.

Si vivís en Cataluña o podéis desplazaros hasta allí para pasar un fin de semana diferente, os aseguro que la diversión está garantizada. Y si todavía no habéis tenido la oportunidad de participar en una prueba de este estilo, sin duda la Catalunya eBike Ride está diseñada para que os estrenéis con las mayores garantías.

 

 

¿Cuestan las e-bikes lo que nos cobran por ellas?

7 marzo, 2019 · Archivado en Bicicleta eléctrica, Bicicletas, BTT, Ciclismo, Deportes, MTB, Transporte sostenible, Transporte urbano · Comentarios desactivados en ¿Cuestan las e-bikes lo que nos cobran por ellas? 

En esta ocasión me gustaría compartir con vosotros una inquietud, abrir un debate al respecto. No tanto ofreceros mi opinión porque lo cierto es que no tengo demasiado claro mi criterio. Se trata de un dilema que entiendo que es aplicable a cualquier tipo de bicicleta, excepción hecha de los modelos básicos de las grandes superficies, ya sean de carretera o muscular de montaña, aunque me voy a ceñir a las e-bikes desde el momento que son las protagonistas de este espacio. La pregunta es sencilla: ¿cuestan tanto las bicis eléctricas como nos cobran al comprarlas? ¿Está su elevado precio justificado?

A días de hoy, diría que es difícil encontrar una mountain bike nueva con asistencia eléctrica, de suspensión doble y cierta calidad por debajo de los 4.000 euros (me refiero a la tarifa recomendada por los fabricantes o importadores, dejando al lado las ofertas o promociones de los distribuidores). Una cifra mínima para una e-bike de componentes básicos, nada de exquisiteces o materiales sofisticados, porque entonces la factura puede superar incluso los 10.000 euros.

Para mí, que profesionalmente me muevo en el mundo del motor, estas cantidades así en frío, sin mayores consideraciones, me parecen escandalosas. Tomando como referencia las motos, por definición el vehículo más similar a una bicicleta, la comparación no deja de sorprenderme por más vueltas que le doy. Por un precio similar a lo que cuesta una Specialized Turbo Levo S-Works (11.299 euros) se puede comprar una KTM Freeride E-XC (11.295 euros, incluyendo batería y cargador), una enduro con motor eléctrico de 11 kW y una batería de iones de litio de 2,6 kWh, con suspensiones White Power en ambos ejes, frenos de discos y más de 110 kilos de componentes de primera calidad.

Y eso que la batería y cargador de la moto no son precisamente económicos. Porque si nos alejamos de la electrificación, desembolsando prácticamente lo mismo que por la magnífica Turbo Levo tope de gama, un bicicletón sin duda, puedes sacar de un concesionario BMW una F 850 GS (11.950 euros en su versión básica), una trail con propulsor bicilíndrico de 95 CV y toda la tecnología del gigante alemán de la automoción… que además paga impuesto de matriculación.

No es que pretenda establecer equiparaciones directas que seguramente admitan muchos matices, pero sí creo que se trata de datos referenciales para enmarcar la incertidumbre que me producen los precios de las e-bikes. Mi sensación es que se obtiene menos rendimiento por nuestro dinero en el caso de las bicicletas. Porque en cualquier caso, tanto en uno como en otros, entiendo que en el coste que asume el consumidor se incluyen una serie de intangibles que son inevitables en todo el proceso de diseño, investigación, desarrollo, producción, distribución, comercialización y promoción de los productos.

Así que no discuto que pueda estar justificado que una determinada e-bike valga 8.000 o 10.000 euros. Sólo debo admitir que me resulta difícil aceptarlo y entenderlo, por mucho que me hablen de materiales costosos, investigación y desarrollo, tecnología o calidad. Porque son conceptos todos, insisto, que identifico igualmente el otro tipo de productos cuyo precio me resulta más aquilatado para lo que ofrece a sus usuarios.

Como señalaba al principio, tan sólo pretendo realizar una reflexión en voz alta sobre la que me gustaría conocer vuestra opinión, bien desde este espacio o desde las redes sociales que compartimos. No descarto que existan aspectos que se me escapen y que otorguen sentido a las tarifas de las actuales e-bikes, que pienso siguen siendo inaccesibles para un gran número de economías personales (no digamos ya domésticas con niños, colegios, vacaciones en familia y neveras sin fondo).