Guerreras contra el virus

18 marzo, 2020 · Archivado en balonmano, Balonmano femenino, Deporte femenino, Deportes, Selección española, Selección española balonmano femenino, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en Guerreras contra el virus 

Hace una semana, las ilicitanas Ana Martínez y Laura Hernández, jugadoras del Club Balonmano Elche, atravesaban por un momento que nada tiene que ver con el actual. La primera cogía las maletas para regresar a la convocatoria de la selección española. La segunda todavía saboreaba la gran actuación en su último partido en Porriño, donde anotó diez goles y confirmó las buenas sensaciones de su equipo, segundo clasificado en la Liga Guerreras Iberdrola.

Ahora todo es distinto. Ana y Laura viven confinadas en sus domicilios particulares, como el resto de españoles. Cada una en casa, alejadas de la familia que forman en el vestuario de Carrús. El cuartel general del Club Balonmano Elche, a día de hoy, continúa cerrado. No hay fecha prevista para su reapertura. El estado de alarma ha echado el cierre al deporte de manera abrupta. Falta por saber si las competiciones se reanudarán y, en ese caso, de qué forma lo harán. El Elche contaba los días para recibir, el 4 de abril, al líder Bera Bera y presentar sus credenciales al título. Ahora la prioridad pasa por saber cuándo podrán salir a la calle, reanudar el trabajo, recuperar la rutina y, sobre todo, olvidar a ese indeseado COVID-19.

Ana Martínez y Laura Hernández son dos de las mejores jugadoras de la Liga Guerreras Iberdrola. La capitana del Club Balonmano Elche se quedó a las puertas del pasado Mundial. Fue el último descarte, pero nunca perdió la ilusión por regresar a la Selección. Y ese sueño se volvió a cumplir la semana pasada. En Lliria se preparada para disputar el Preolímpico, junto a su compañera Jennifer Gutiérrez. Con ella y otras tres compañeras del conjunto franjiverde (Paula Arcos, Lysa Chaptchet y la recuperada Ivet Musons) trabajaban en el Objetivo 2021. Hasta el pasado viernes, cuando el presidente de la Real Federación Española de Balonmano, Francisco Blázquez, entró al comedor del hotel para comunicar que se abortaba la estancia y había que volver a casa.

Pero Ana Martínez y Laura Hernández no sólo han hecho carrera en el mundo del balonmano. Ana acaba de entregar su Trabajo Fin de Grado en Medicina y espera la nota para convertirse en la doctora Martínez. Y Laura, que se tituló en Enfermería el pasado verano por la Universidad de Alicante, ya ha trabajado en el Hospital General Universitario de Elche. Ambas se han puesto a disposición de Sanidad para reforzar a los equipos de profesionales que trabajan, sin apenas descanso, en los tres hospitales que cuidan de la ciudad de las palmeras. Así se lo han trasladado al responsable de los servicios médicos del Club Balonmano Elche, el doctor David Díez Agulló, hijo del exportero del Elche CF José Díez Guilabert y profesional sanitario en un centro de salud de Elche.

La reserva calienta porque sabe que en cualquier momento puede que tenga que reforzar al equipo. La experiencia de los jubilados en Medicina y Enfermería, hasta 70 años, podrían volver a primera línea de actuación. También se cuenta con los profesionales que están en bolsa. Y, por supuesto, con el resto de titulados y estudiantes que se encuentren en el último año de carrera. "He estado hablando de la situación con Ana (Martínez), que es doctora, y con David (Díez), médico del club, todos sabemos que atravesamos por una situación delicada y, por eso, me gustaría decir que los sanitarios nos ofrecemos a brindar toda la ayuda que se necesite y esté en nuestras manos para ayudar a superar pronto este momento. Si se necesita una mano o más personal, aquí estamos para colaborar", afirma Laura Hernández.

Ainhoa Hernández hará el saque de honor en el Athletic-Barça

La jugadora internacional Ainhoa Hernández, medalla de plata en el Campeonato del Mundo de Japón con la selección española femenina de balonmano, realizará el saque de honor en los prolegómenos del Athletic-Barcelona de la Primera Iberdrola que se jugará el próximo domingo en San Mamés.

El club rojiblanco destaca que Hernández, de 25 años, "es todo un ejemplo de liderazgo y compromiso para las jóvenes de la cantera del Zuazo", equipo del que es capitana, y que "a pesar de haber recibido ofertas superiores a nivel estatal y extranjero sigue prefiriendo competir en el equipo de su localidad".

La pivote vizcaína, internacional absoluta desde 2013, fue protagonista de la polémica acción que decidió la final del Mundial a escasos segundos del final al intentar blocar el saque de la portera de Holanda y ser castigada con tarjeta roja y siete metros, una decisión arbitral que acabó dando el título a las holandesas.

De las Guerreras a los Hispanos

El año 2019 camina a su final con el regusto aún intenso de la inesperada plata de las Guerreras, que estuvo a punto de convertirse en un todavía más inesperado oro. El balonmano femenino aceleró su transición y reverdeció laureles no tan lejanos. Antes de viajar al Mundial, la Selección sólo echaba cuentas para entrar en el Preolímpico, una dura misión que se cumplió con premio extra, porque, gracias al subcampeonato, cayó en un grupo más asequible. Por si fuera poco, el torneo ha sido concedido a España. Del 20 al 22 de marzo, el equipo de Carlos Viver buscará el pasaporte a Tokio 2020. Mientras llega esa fecha, tres de ellas (Cabral, González y Pena) han sido nominadas a los Handball Planet. Y el balonmano ha cambiado de tercio para darle la alternativa a ellos: los Hispanos.

La Selección masculina se concentró este jueves en Torrelavega para comenzar su preparación para el Europeo, que arrancará el 9 del próximo mes. Previamente, del 3 al 5, jugará el Memorial Bárcenas en la misma localidad cántabra. Estos mecanismos se clonan prácticamente desde el año 2000, que trajo un cambio relevante de calendario para el balonmano internacional, que desde entonces celebra sus torneos en enero: en los impares hay Mundial y en los pares toca el Continental. Ellas lo hacen en diciembre. Estas fechas permiten una ventana de divulgación exclusiva para este deporte, que evita así la competencia con otras disciplinas colectivas en verano. Los Hispanos defenderán el título de 2018 con la misma base: 15 campeones repetidores. El oro viene acompañado de un viaje a Tokio. A diferencia de las chicas, aquí no hay agobios con el Preolímpico, que ya se alcanzó el año pasado. El Europeo ilusiona, sí, pero esta generación tiene otra dolorosa espina muy clavada: los Juegos. Los Hispanos no se clasificaron para Río 2016. Y muchos saben que están ante su última oportunidad.

El brillo en los ojos de aquella niña

El brillo que había en los ojos de aquella niña me recordó a los ojos infantiles que descubren los regalos debajo del árbol o encima del sofá en las mañanas de Navidad o de Reyes Magos. La pequeña Alicia, sobrina de unos buenos amigos, se preparaba aquel sábado para desplazarse a Guadalajara, donde está apuntada a natación sincronizada, ahora renombrada como artística. Entonces le revelé mi oficio, “soy periodista de deportes”, y le conté que unos días antes, en la Gala de AS, una de las premiadas había sido Ona Carbonell. Sus ojos se abrieron como platos y lucieron tanto como sus sueños, mientras preguntaba incrédula: “¿De verdad conoces a Ona?”. Hace unos días, durante la Gala del Hockey en Tarrasa, le conté esta misma anécdota a Alba Cabello, otra sirena de la Edad de Oro de la sincro. “Qué bueno es que las niñas de ahora tengan referentes así”, me dijo Alba, que vive a diario esa misma experiencia como actual seleccionadora catalana. Ellas dos también pudieron mirarse en una pionera, Gemma Mengual. Y pare usted de contar. No había más espejos.

Hace una semana, las Guerreras visitaron AS con la plata mundial al cuello y con un discurso similar. En el aeropuerto habían tenido un entrañable recibimiento, que incluía a niños que jaleaban a sus ídolos… Hay que inventar la palabra ídolas. El deporte femenino español se ha abierto paso con trabajo y calidad, pero sin referentes a los que imitar, salvo masculinos. Ahora ya existen. Son ellas. Las niñas como Alicia emulan a Ona, la nadadora con más medallas mundiales (23). Y a las subcampeonas de balonmano. Y a tantas otras: Carolina Marín, Lydia Valentín, Sandra Sánchez, Alba Torrens, Garbiñe Muguruza… Antes que ellas hubo otras: Miriam Blasco, Blanca Fernández Ochoa, Arantxa Sánchez Vicario, Theresa Zabell… Y entre todas han construido un camino infinito.

Las Guerreras piden el VAR

Las Guerreras lo tenían claro. La decisión sobre la decisiva jugada clave entre Ainhoa Hernández y la portera holandesa Wester ya no cambiará, pero con la ayuda de la tecnología todo hubiese quedado más claro. El videoarbitraje no se utilizó en este Mundial de Japón, al contrario que en las grandes citas anteriores. “Lo lógico sería que si ya ha habido tecnología, se mantuviera y más especialmente en un Mundial. A estas alturas de la vida lo que tenemos es tecnología por todas partes”, se quejó Carlos Viver.

El motivo por el que no hubo VAR en la cita nipona se remonta a este mismo año, en el Mundial masculino de Alemania y Dinamarca. En uno de los partidos, con la anfitriona en juego, los árbitros no tuvieron todas las imágenes de una jugada dudosa, incluso no pudieron visualizar las que se estaban viendo en la realización internacional para todo el mundo. Fruto de ello, tomaron una decisión errónea. Es por este motivo que se decidió cancelar su uso con el objetivo de replantear el sistema y mejorarlo para citas venideras. Sin ir más lejos, en el Europeo masculino que se celebrará el próximo mes de enero, ya estará disponible de nuevo.

“No entiendo que la tecnología exista y no se utilice. He visto la jugada muchas veces y creo que tomaron la decisión más extrema. El resultado justo hubiese sido ir a la prórroga. Lo decidieron así y tenemos que quedarnos con esa decisión”, expuso Nerea Pena, que lamentó que las francesas Bonaventura no contaran con ayuda externa. Esta norma en la que se basaron fue añadida en el reglamento de la Federación Internacional (IHF) en 2016.

Página Siguiente »