Los Blazers mandarán a Turner a Atlanta a cambio de Bazemore

24 junio, 2019 · Archivado en Atlanta Hawks, Baloncesto, Competiciones, Deportes, Equipos, NBA, Portland Trail Blazers · Comentarios desactivados en Los Blazers mandarán a Turner a Atlanta a cambio de Bazemore 

Los Portland Trail Blazers están a punto de cerrar el primer intercambio a falta de una semana para que arranque el mercado de fichajes. Según Adrian Wojnarowski (ESPN), los de Oregón mandarían a su alero Evan Turner a los Atlanta Hawks a cambio de Kent Bazemore, quien juega también se mueve en la posición de '3'.

El intercambio de piezas no afecta prácticamente al margen salarial de ambos equipos: tanto Turner como Bazemore gozaban de una player option para la próxima temporada y ambos la han ejecutado. El primero se embolsaría en la franquicia de Georgia un total de 18,6 millones de dólares, mientras. Por su parte, el futuro jugador de los Blazers cobrará esta temporada 19,2.

De esta forma, Turner finaliza su etapa en Portland. Allí intentó buscar la importancia y los minutos de los que no gozaba con los Celtics, pero su papel ha sido testimonial: era el tercer jugador que más cobraba del equipo tras Lillard y McCollum y formaba parte de las rotaciones de Terry Stotts. Ahora buscará asentarse en el prometedor bloque que están formando los Hawks, surtiendo de experiencia a jugadores como Trae Young o los futuros rookies DeAndre Hunter (campeón de la NCAA con Virginia), Cam Reddish y Bruno Fernando.

Kent Bazemore, por su parte, y con el sueldo ligeramente más alto, ha tenido mayor importancia en los esquemas de Lloyd Pierce, alternándose en el quinteto titular con Taurean Prince. Su promedio minutos y anotación ha sido más alto esta temporada (11,6 puntos en casi 25 minutos en pista por 6,8 tantos de Turner en 22 minutos), destacando también en la faceta defensiva con 1,3 robos y 0,6 tapones (0,5 y 0,2 de Turner respectivamente). 

Los nuevos Hawks: de ‘pasar’ de Doncic a aspirar a ser los Warriors del Este

23 junio, 2019 · Archivado en Atlanta Hawks, Baloncesto, Competiciones, DeAndre Hunter, Deportes, Deportistas, Draft, Equipos, Gente, John Collins, Jugadores, NBA, Reddish, Sociedad, Trae Young · Comentarios desactivados en Los nuevos Hawks: de ‘pasar’ de Doncic a aspirar a ser los Warriors del Este 

Pasado el draft mucha gente está haciendo las listas de ganadores y perdedores del mismo. En el primer grupo una de las franquicias más destacadas son sin duda los Atlanta Hawks, que con sus dos elecciones de top-10 han completado lo que puede ser el núcleo joven más prometedor de la NBA a medio plazo. Y todo gracias en gran parte a Travis Schlenk, un hombre que llegó en 2017 procedente de los Warriors, donde en los 13 años que trabajó, primero como scouting de vídeo y después como asistente del general manager, se ganó la aprobación de todos sus compañeros de profesión. Su mayor logro para los que luego serían campeones tres veces en cuatro años fue el pick 35 del draft de 2012. Fue el principal responsable de identificar el talento escondido en un jovencísimo Draymond Green.

Ahora muchos comienzan a ver similitudes entre el actual modelo de juego de los Warriors y estos Hawks aún en pañales. Seis jugadores forman un grupo entre 19 y 21 años al que se acaban de sumar tres de ellos: De'Andre Hunter, Cameron Reddish y Bruno Fernando. Los otros tres, Trae Young, Kevin Huerter y John Collins, ya demostraron en la segunda parte de la temporada pasada unos mimbres muy positivos, convirtiéndose en uno de los equipos más entretenidos de ver y, lo más importante, empezando a ganar casi lo mismo que lo que perdían (10-14 de récord desde el All Star).

Schlenk eligió a John Collins en el número 19 del draft de 2017. Esa fue su primera aportación al proyecto. El ala-pívot, sin hacer un ruido excesivo, ya está en 19,5 puntos y 9,8 rebotes por partido en su segunda temporada en la Liga. El año pasado, con dos primeras rondas, llegó la verdadera imitación del modelos Warriors, escogiendo a sus particulares Splash Brothers. Trae Young y Kevin Huerter. La elección del primero fue más que discutida. Los Hawks tenían el tres, pero llegaron a un acuerdo con los Mavericks, que tenían el cinco, para intercambiarse los jugadores y, de paso, los texanos les darían una primera ronda para este años.

En aquel intercambio Young acabó en Atlanta y Doncic en Dallas. La temporada del esloveno ha superado todas las expectativas y hoy por hoy es el mejor jugador de la clase de 2018. Pero el final de curso de Young fue de un nivel similar al de Doncic, colocándole a rebufo en la carrera por el rookie del año. Sólo el tiempo dirá si el cambio fue acertado, pero los réditos que los Hawks consiguieron son indiscutibles. Gracias a eso este año han tenido dos elecciones en el top-10. Inicialmente la 8 (suya) y la 10 (la de Dallas). Gracias a ello han podido negociar con más libertad ascender puestos, hasta cambiar el 8 por el 4 a los Pelicans, un movimiento clave para el futuro de la franquicia.

Con ese número 4 han elegido a De'Andre Hunter, el 3+D más claro de todos los jugadores de este año. Al parecer, una obsesión personal de Schlenk, que le quería a toda costa. Y a juzgar por las cualidades del propio Hunter y del resto de jóvenes, la unión de todos ellos no puede más que dar réditos. Es justo lo que los Hawks necesitaban, y además en un jugador que parece ya hecho para rendir desde el minuto uno en que esté en la NBA. Por si esto fuese poco, con el 10 se llevaron lo que con los años se puede convertir en el robo de este draft. Cameron Redish comenzó el año universitario como gran candidato al número 1, incluso por encima de sus compañeros Zion y Barrett. Su temporada ha sido algo decepcionante, superado en protagonismo por ambos y demostrando una deficiente toma de decisiones en varias situaciones de partido. Pero el talento innegable está ahí y puede haber caído en el lugar idóneo para desarrollarse.

Va a estar en un equipo sin demasiado presión por ganar, con jugadores de su misma edad pero que van a llevar el peso del equipo (Young, Collins) y que de esta manera le dejará todo el tiempo del mundo para aclimatarse al que va a ser su nuevo lugar. Si se queda en un actor secundario, un jugador de apoyo para los grandes espadas, no dejará de ser un número 10 del draft. No se habrá perdido nada. Pero si consigue llegar a lo que apunta, los Hawks pueden haber encontrado una estrella más abajo de lo habitual. A todos ellos hay que sumarles a Bruno Fernando, que ha pasado más desapercibido al caer hasta la 34ª posición. Este interior de 21 años es la guinda de un pastel cuyo techo es el cielo.

Lo más normal es que no veamos empezar a los Hawks el próximo año con un quinteto únicamente formado por los jóvenes, pero sí que aparecerán en momentos puntuales de los partidos. Esos ratos habrá que guardarlos en la memoria, porque podrían ser los primeros pasos del equipo dominador del futuro. De momento lo que es seguro es que los Hawks serán uno de los favoritos de los espectadores. Uno de esos equipos que gustan de ver. Para que los aficionados de todos los equipos menos los suyos se pongan en su contra ya habrá tiempo. Que se lo digan a los Warriors.

Hasta siempre: Wade se despide de la NBA con un triple-doble

11 abril, 2019 · Archivado en Atlanta Hawks, Baloncesto, Brooklyn Nets, Chicago Bulls, Competiciones, Deportes, Dwyane Wade, Equipos, Indiana Pacers, Miami Heat, NBA, Sixers · Comentarios desactivados en Hasta siempre: Wade se despide de la NBA con un triple-doble 

El 28 de octubre de 2003, Dwyane Wade jugó su primer partido NBA con 21 años y 284 días. Había pasado tres años (y jugado dos) en la universidad de Marquette, desde donde salió propulsado al número 5 del draft de 2003, donde apenas les robó focos a LeBron James, Carmelo Anthony... y la locura de los Pistons con Darko Milicic. Entonces Wade anotó 18 puntos y los Heat, desde entonces y ya para siempre sus Heat, perdieron en Phildelphia. Desde ahí hasta este 10 de abril de 2019: con 37 años y 84 días, Dwyane Wade ha jugado su último partido en la NBA. Sus Heat perdieron en Brooklyn (113-94) y él, después de despedirse con 30 puntos en el último baile en su pista, dejó un triple-doble para terminar: 25 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias.

Spoelstra le dio 36 minutos y licencia para tirar (10/28). LeBron James, Chris Paul y Carmelo Anthony (su núcleo duro) se desgañitaban a pie de pista y el camino, una temporada de homenajes y despedidas, acabó por fin para un jugador único, seguramente el tercer mejor escolta de siempre por detrás solo de Michael Jordan y Kobe Bryant. Quedan tres anillos, el MVP de las Finales de 2006 (donde su actuación fue sencillamente prodigiosa), 13 All Star y 23.165 puntos, en el puesto 29 de los anotadores históricos tras superar, en la última noche, a Elgin Baylor.

Lo ideal, lo perfecto, habría sido que Wade se marchara en los playoffs, pero no pudo ser. Este partido, Nets-Heat, apuntaba casi a duelo directo hasta que los de Florida perdieron en la prórroga en Toronto, el pasado domingo, y se quedaron con el agua al cuello, pendientes de un milagro que no llegó. Finalmente, y a pesar de lo barato que ha sido una vez más el furgón de cola del Este, no entraron en playoffs. Los Heat acaban en un pobre 39-43, el tercer año sin playoffs desde que se fue LeBron en 2014 y con sensación de proyecto varado, siempre a una estrella de ser realmente competitivo, con la capacidad de Pat Riley para hacer magia en los despachos por primera vez en seria cuestión y Spoelstra haciendo virguerías para exprimir una buena colección de jugadores de clase media que se quedan hoy, además, sin su eje emocional: Wade no volverá a llegar la camiseta de los Heat, cuyo número 3 será (es) ya siempre suyo. Es obvio en el fin de trayecto para una leyenda.

Si la despedida de Wade ha endulzado lo que en realidad ha sido un mal final de temporada para los Heat, los Nets disfrutaron como niños en el último partido de una temporada que, da la sensación, querrían que no acabara nunca: 42-40, un milagro si se atiende a de dónde viene este proyecto y cómo lo asumieron Sean Marks y Kenny Atkinson. Con 7 triples de D'Angelo Russell (21+7+5), los de Brooklyn sellaron su primera temporada en positivo desde la 2013-14, su regreso oficial desde las tinieblas y un sexto puesto que les manda a jugar en primera ronda contra los Sixers, con los que empataron a 2 en cuatro duelos de Regular Season. Por soñar...

GANAN SIXERS Y PACERS

En dos partidos ya sin nada en juego del Este, los Sixers (el rival de los Nets en primera ronda), ganaron sin problemas a los Bulls (125-109) en una noche en la que reservaron a todo su quinteto titular de cara a los playoffs, a los que llegan con la duda para el arranque de Joel Embiid, que sigue con problemas en la rodilla izquierda. Un asunto desde luego esencial para la franquicia de Philadelphia: el pívot camerunés se ha perdido 14 partidos desde el All Star. Los Bulls por su parte, acaban en 22-60, fuera de playoffs por tercera vez en cuatro años y pendientes de un draft en el que pueden dar otra zancada en su reconstrucción.

Por su parte, los Pacers ganaron a los Hawks (134-135) con tres tiros libres en el último segundo de Edmond Summer. También con sus pilares descansando para la batalla contra los Celtics (la única serie que llevaba tiempo cerrada), los de McMillan han conseguido cerrar curso con el mismo balance que la temporada pasada (48-34) a pesar de que llevan desde el 24 de enero sin Victor Oladipo. Un enorme mérito. Para los Hawks, 29-53 pero buenas sensaciones en un año que les ha puesto en lo que parece una buena senda de cara al futuro. Para demostrarlo por última vez antes de las vacaciones, John Collins terminó con 20 puntos, 25 rebotes y 6 asistencias, Huerter con 17 puntos y 5 rebotes y Trae Young en 23+5+11. El nuevo jugador de una franquicia que, como tantas, sueña ahora con Zion Williamson...

Rookie del Año: Golpea Young (33) y responde Doncic (27)

3 abril, 2019 · Archivado en Atlanta Hawks, Baloncesto, Competiciones, Dallas Mavericks, Deportes, Equipos, Minnesota Timberwolves, NBA, Sixers · Comentarios desactivados en Rookie del Año: Golpea Young (33) y responde Doncic (27) 

Mirando al draft los Mavericks y a un final de temporada al que seguirá una profunda reflexión los Wolves (hace doce meses estaban a punto de romper su maldición de los playoffs: fue un éxito demasiado fugaz), no había apenas nada en juego en Dallas pero ganaron los visitantes (108-110) después de una canasta de Andrew Wiggins y un último ataque en el que Luka Doncic rompió a Okogie, se colocó para lo que parecía un triple frontal... y asistió al otro guard rookie, el muy notable Jalen Brunson, que falló completamente solo un tiro ganador que, además, pudo no haber estado ni dentro del tiempo reglamentario.

En paralelo, en Atlanta, los Hawks se dieron otra alegría en su bonito final de temporada con la victoria (130-122) ante unos Sixers que jugaron sin Joel Embiid por tercer partido seguido, han perdido cuatro de los últimos seis (dos ante estos Hawks) y siguen sin cerrar, parece en todo caso una mera formalidad, el tercer puesto del Este. La siguiente victoria de los Sixers será la número 50, por las 29 que suman unos Hawks que están muy por delante de donde se les esperaba a estas alturas en su proceso de reconstrucción. Los Wolves llevan 35 victorias y los Mavs, 31. A los de Georgia, de hecho, ni siquiera les convendría adelantar a los texanos: ahora son quinto y sexto peor equipo de la temporada, y si el pick de los Mavs acaba fuera del top 5, será para los Hawks.

Si no, los Mavericks (y en eso están realmente desde que vaciaron en el mercado de febrero su quinteto: Barnes, DeAndre, Matthews, Dennis Smith) mantendrán un pick que ahora mismo podría ser Zion Williamson... o podría ser para los Hawks, que a su vez podría acabar con dos elecciones en el top 6 (un 1 y un 6 en el mejor escenario) o solo y en la segunda mitad del top 10. La diferencia es notable para ambos y la lotería, ya se sabe, caprichosa para todos.

En esas, y en una lucha en realidad menos importante, se decide el Rookie del Año entre los dos jugadores cuyos picks de 2018 provocaron que este de 2019 esté en suspenso: los Mavs se lo dieron a los Hawks, condicionado (protección top 5), para hacerse con Doncic, número 3, tras elegir a Trae Young con el 5. Se decide el premio... o se resuelve un debate tardío. Me explico: parece sumamente difícil que Luka Doncic no sea el Novato del Año 2019. Pero si en Navidad el galardón tenía pinta de totalmente sentenciado, y con visos de unánime, en el segundo tramo de la temporada el crecimiento exponencial de Young ha provocado que al menos la discusión exista, con Doncic todavía como clarísimo favorito con solo una semana por jugar. Veremos...

MAVERICKS 108-TIMBERWOLVES 110

Doncic volvía después de perderse dos partidos por un golpe en la rodilla, maltrecha (su primera regular season de 82 partidos). Los Mavs, que sin él habían logrado victorias improbables ante Thunder y Sixers, perdieron en un día negro desde la línea de tres (7/39): 1/8 Nowitzki, 2/8 el propio Doncic, 1/ Brunson (incluido el fallo que podría haber cambiado el resultado) y hasta un alegre 0/4 de Salah Mejri, que acabó con 11 puntos y 5 rebotes para unos Mavs que están sacando un tremendo rendimiento a un incansable obrero como Dwight Powell (25+8), el tipo de jugador con el que Rick Carlisle hace maravillas.

Doncic, en su regreso, se fue a 27 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias. Anotó 5 puntos, con su segundo y último triple) en las últimas ventajas de su equipo (hasta el 106-104) y después falló desde la línea de tres, con el partido empatado y antes de que Towns (28+13 y 3 tapones) y Wiggins (19+7) decidieran para unos Wolves en los que estuvo bien Tyus Jones y al menos regular un Saric (14+5) al que le está costando muchísimo ser relevante desde que aterrizó en Minnesota.

HAWKS 130-SIXERS 122

Apenas unos minutos antes de que Brunson fallara el tiro decisivo en Dallas, Jimmy Butler, que volvía tras perderse un partido por problemas de espalda, desaprovechó una falta flagrante de Trae Young: falló los dos tiros libres (solo 22/38 los Sixers) y un triple. Esa secuencia, dentro del último minuto y con 127-122, abrasó las opciones de unos Sixers que fueron a remolque en Atlanta, sin Joel Embiid y con la profunda transformación que eso, cada vez es más evidente, produce en el equipo de Brett Brown, pendiente de cerrar la tercera plaza.

Los Hawks, bulliciosos y felices, se llevaron la victoria (la quinta en siete partidos) apoyados en lo que ya es un muy prometedor núcleo duro: 25 puntos y 8 rebotes de Collins, 15+4 y 5 asistencias de Huerter y 33+7+12 con 12/18 en tiros de campo para un Young estelar, que está a un nivel prodigioso, ha puesto ya sus promedios en 19 puntos y 8 asistencias y lleva siete partidos con al menos 30 puntos y 10 asistencias. Finalmente, parece que le va a faltar temporada para asaltar definitivamente un premio de Rookie del Año que, insisto, sigue teniendo el nombre de Luka Doncic escrito salvo sorpresón. Pero ha demostrado que la magia con la que maravilló en Oklahoma era perfectamente trasladable a la NBA. Y que tiene (como Doncic, aunque de eso había en principio menos dudas) madera de jugador franquicia y de legítima súper estrella.

 

Harden, único en la historia con 30 o más puntos a toda la NBA

20 marzo, 2019 · Archivado en Atlanta Hawks, Baloncesto, Competiciones, Deportes, Equipos, Houston Rockets, James Harden, NBA · Comentarios desactivados en Harden, único en la historia con 30 o más puntos a toda la NBA 

La temporada de James Harden está siendo para enmarcar. Es incluso superior a la pasada cuando se llevó el MVP de la Regular Season con 30,4 puntos de media. Este curso está realizando una carrera indescriptible para batir todos los récords que le rodean y el último cayó esta madrugada en Atlanta, en la victoria de Houston Rockets frente a los Hawks (105-121). El base anotó 31 puntos (más 8 rebotes y 11 asistencias) y sumó su 49º encuentro con 30 o más tantos (solo ha estado por debajo de esa cifra en 18 partidos este año). Es el primer jugador en la historia que iguala o supera esa barrera contra los 29 equipos que forman la NBA. Toda la Conferencia Este y toda la Oeste se han visto golpeados de la misma forma por la Barba. Él no discrimina a ninguna región de los Estados Unidos.

"Dedicación, deseo, disciplina". Esas tres palabras, según el propio Harden, son el secreto para alcanzar un honor que Kobe Bryant rozó en la temporada 2005-06 (solo se le escapó vivo un rival) y que Michael Jordan tocó en la 1986-87... aunque en ese momento solo había 22 equipos en la Liga norteamericana sin contar con los Chicago Bulls. 

La actuación de James Harden

Una actuación soberbia que permitió a los Rockets ir distanciándose de la franquicia de Georgia en el marcador a partir de la mitad del segundo cuarto y con la ya clásica conexión Harden-Capela explotando la zona rival. El pívot firmó 26 tantos y 11 rebotes, mientras que Chris Paul llegó a los 13 puntos en los 29 minutos que estuvo sobre la cancha. Aunque no hizo falta que hiciera más.

"Su ejecución en la segunda parte fue dura. Creo que aumentaron un poco, acertaron muchos tiros difíciles y eso les empujó hacia delante. Cuando un equipo así obtiene una ventaja sabe muy bien cómo mantenerla", dijo John Collins. El ala-pívot hizo 20 tantos y 10 capturas. Fue el segundo máximo anotador de los Hawks tras Trae Young. El rookie continúa en estado de gracia y logró 21 puntos y 12 asistencias, máximas del duelo.