Wenger: «Estoy desesperado por volver a un banquillo»

4 septiembre, 2019 · Archivado en Arsenal FC, Arsene Wenger, Deportes, Equipos, Futbol · Comentarios desactivados en Wenger: «Estoy desesperado por volver a un banquillo» 

El entrenador francés Arsene Wenger reconoció que está "desesperado por volver a un banquillo" tras haber dejado el Arsenal hace una temporada después de 22 campañas en el club londinense, del que parece haber "desconectado" mucho más de lo que esperaba.

Wenger admitió que tiene dificultades para lidiar con la posibilidad de que nunca más podrá dirigir un club de fútbol. El ex del Arsenal lleva sin trabajado desde mayo de 2018, una situación inédita para el alsaciano tras más de dos décadas en la capital inglesa.

El francés dijo que rechazó algunas ofertas, pero que está desesperado por regresar al banquillo algún día y experimentar la intensidad del fútbol. "No puedo vivir con el hecho de que nunca volveré a estar en el banco", dijo a beIN Sports. "Podría optar por una posición intermedia. Me gustaría experimentar una vez más la intensidad de una competencia", añadió.

Wenger había dicho previamente que esperaba volver a los entrenamientos en enero, pero continúa trabajando como experto en televisión. También fue preguntado por el Arsenal, ahora entrenado por el español Unai Emery. "Nunca sentí que podría vivir sin el Arsenal, desconectado del club. Tuve que tomar una distancia siendo positivo", manifestó.

"A veces puedes volverte un poco amargado porque ya no tienes la misma emoción y estoy muy feliz de haber sobrevivido de una manera muy positiva. Estoy feliz de haberme desconectado y haber evolucionado desde la distancia", finalizó.

Wenger y Ferdinand reprochan al Liverpool sus fallos

2 mayo, 2019 · Archivado en Arsene Wenger, Champions League, Competiciones, Deportes, Equipos, Europa, Europa occidental, FC Barcelona, Ferdinand, Futbol, Inglaterra, Liverpool, Reino Unido · Comentarios desactivados en Wenger y Ferdinand reprochan al Liverpool sus fallos 

En Inglaterra cuesta digerir la contundente derrota del Liverpool ante el Barcelona, lo que pone muy cuesta arriba el pase a la final de la Champions. Pese a que Messi fue el guía de un gran Barça en todas sus líneas y pese a que el Liverpool se dejó la piel en el Camp Nou, las voces críticas de algunas de las gargantas profundas del fútbol inglés no se han hecho esperar y Daily Mail no ha tardado en reproducirlas. 

El exentrenador del Arsenal, Arsene Wenger, no ha tenido reparo alguno en criticar a una de las 'vacas sagradas' del vestuario del Liverpool, el central Virgil van Dijk, al que culpa del primer gol del Barcelona. El técnico francés asegura que Van Dijk pudo frenar a Luis Suárez en su carrera hacia la portería de Alisson: "No se entiende cómo un jugador de esa calidad le deja marcharse. Debería haberles seguido en la carrera a Luis Suárez". 

El exjugador del Manchester United, Rio Ferdinand, atacó la parcela de creación del Liverpool y, más en concreto, a que Sadio Mane, Mohamed Salah y James Milner "por sus ocasiones perdidas ante el Barcelona": "El Liverpool tuvo una gran cantidad de ocasiones que desaprovecharon. James Milner, Sadio Mane y Mohamed Salah tuvieron oportunidades que dejaron pasar y seguro que lamentarán los fallos cometidos este miércoles"

Sergi Samper, un ejemplo de dignidad y de amor a unos colores

6 marzo, 2019 · Archivado en Arsenal FC, Arsene Wenger, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Futbol, Héctor Bellerín, Opinión, Pep Guardiola, Sergi Samper · Comentarios desactivados en Sergi Samper, un ejemplo de dignidad y de amor a unos colores 

Inicio. Trataba de jugar a tenis en el CT Barcino pero la raqueta era más grande que él. Su abuelo le vio bueno para el fútbol y le apuntó a las pruebas de la escuela del Barça. Pequeño, listo, ligero y rápido, se presentó a jugar y su equipo perdió por 13-1. Tras ese repaso, lo mejor era volver a tomar la raqueta, pero los técnicos que vieron esa masacre descubrieron en el pequeñín rubio del equipo goleado una manera de jugar diferente. Le reclutaron para el Benjamín B. Y eso que su equipo perdió de 12. Tenía seis años. Cada primavera se enfrentó al reto de superar categoría. Se jugaba el casting más duro del mundo, el de seguir en el Barça. Lo superó todos. De Pre benjamín a Benjamín, de ahí a Infantil, a Cadete, a Juvenil B, a Juvenil A, al Barça B... Siempre como capitán del equipo. Si preguntabas a cualquier técnico del fútbol base culé quién iba a llegar al primer equipo, la respuesta era unánime: Sergi Samper. El mejor 'cuatro' que jugó en la cantera desde Pep Guardiola.

Nudo. Formó parte de la generación del 95 junto a Toral, Bellerín, Grimaldo, Sandro y Keita Baldé. Unos chicos que en los despachos ya comparaban con los del 87 (Piqué, Fàbregas, Messi, Valiente, Víctor Vázquez y Víctor Sánchez). El futuro era suyo, pero las reglas cambiaron y los ingleses se lanzaron a por esos niños que habían ganado la Nike Premier Cup en Old Trafford, la Liga, el Campeonato de Catalunya y el MIC, éste último, en la tanda de penaltis con el lanzamiento decisivo a cargo de Samper. El Arsenal ofreció un Perú a tres de esos jugadores. Se fueron Bellerín y Toral. Samper decidió quedarse a pesar de que Wenger en persona viajó a verle y ofreció 12 millones por él. Guardiola no podía poner dinero, podía poner cariño y le subió a entrenar con el primer equipo con 16 años. Luego, llegó al filial y jugó 40 de 42 encuentros (se perdió uno por sanción y otro por ir con España Sub-19). Todo confirmaba el plan perfecto del producto ideal de La Masia.

Desenlace. En el último escalón, tras 18 años de cribas, liderando, siendo ejemplo y rechazando ofertas, el castillo se desmoronó. Cesiones equivocadas, lesiones, malas recuperaciones, falta de confianza. Todo acabó el martes cuando, con 24 años, se despidió llorando de la que fue su casa desde niño. Ha estado más años en el Barça que minutos ha jugado con el primer equipo. Algún mediocre le dirá que es un fracasado, pero cualquiera daría media vida por experimentar lo que vivió este chico ejemplar que se quedó a un palmo de la gloria en su equipo. Sólo queda agradecerle su ejemplo de dignidad.