Muguruza sigue en el pozo

28 agosto, 2019 · Archivado en Anabel Medina, Competiciones, Deportes, Garbiñe Muguruza, Grand Slam, Tenis, US Open · Comentarios desactivados en Muguruza sigue en el pozo 

Hace 17 días titulé esta columna: ‘Muguruza vuelve del pozo’. Utilicé el verbo volver, y no el verbo salir, porque ese siguiente paso depende exclusivamente de su actitud en la pista y de su mejoría en el juego. La hispano-venezolana ha disputado desde entonces dos partidos, y los dos los ha perdido. El primero fue ante Madison Keys en Cincinnati, donde su rival terminó levantando la copa. Garbiñe ganó el set inicial en el tie-break, cedió el segundo en otro desempate, y vendió cara la derrota. El segundo nos lleva a su debut en el US Open, donde cayó ante Alison Riske, de 29 años y 36ª del mundo, que remontó el 6-2 inicial que le endosó la caraqueña, con dos parciales rotundos: 6-1 y 6-3. “Me siento competitiva”, dijo luego en la sala de prensa, donde compareció triste, pero no hundida como hace dos meses en Wimbledon.

Es obvio que Muguruza sigue en el pozo, porque todavía no ha ganado y porque dos derrotas en primera ronda no son los resultados que se esperan de una tenista que ha elevado dos trofeos del Grand Slam. Después de Wimbledon tomó medidas y rompió con su entrenador, Sam Sumyk, el mismo que la condujo al número uno de la WTA, pero también el que fue incapaz de hacerla progresar. A ese pozo cayeron los dos juntos. Ahora está asesorada por Anabel Medina, pero compite sin entrenador, no tiene prisa. Su actual situación puede verse de dos formas. Como una jugadora que continúa en caída libre, sin encontrar soluciones. O como una tenista que empieza a mostrar brotes verdes y a remontar anímica y técnicamente. Sólo de ella depende la disyuntiva. De momento sigue en el pozo, pero no se ha ahogado.

Esta España sabe remontar

El presidente federativo Miguel Díaz pronosticó hace dos años en As la reconquista de la Copa Federación, ya ganada cinco veces en tiempos de Arancha y Conchita. Las líderes actuales debían ser Garbiñe Muguruza, que entonces ya había atrapado el primero de sus dos Grand Slams, y Carla Suárez, que coqueteaba con el top-10. El vaticinio no sólo no se cumplió, sino que pasó todo lo contrario. El equipo descendió y las dos jefas alternaron ausencias y presencias con la Selección. Este fin de semana sí han estado ante Bélgica, para lograr el ascenso al Grupo Mundial, con más sufrimiento del razonable. Garbiñe, ahora 19ª de la WTA, tropezó ante dos rivales de menor fuste, Flipkens (59ª) y Bonaventure (126ª), y tuvo que venir Carla al rescate, siempre competitiva con España, con un pleno en sus tres partidos.

Es evidente que Muguruza arrastra un problema desde hace tiempo, que sólo ella puede solucionar. Su irregularidad y sus altibajos no se equiparan con esa calidad que le llevó a ser número uno mundial. Al final de la eliminatoria, la hispano-venezolana se entonó en el dobles y también aportó en la victoria. Esperemos que le sirva de acicate para animarse en el futuro. La Selección consiguió así el ascenso, con una remontada de mérito. Un ejemplo más de la competitividad del deporte femenino español, que el día anterior coronó al CN Sabadell como pentacampeón de la Euroliga de waterpolo, y un día antes al Jimbee Roldán como campeón continental oficioso de fútbol sala, también con dos gloriosas remontadas. Las mujeres triunfaron el viernes, el sábado y el domingo. Y no parecen dispuestas a frenar.