El día en que Zambia lloró la muerte de su selección

27 abril, 2020 · Archivado en Accidentes, Accidentes aéreos, África, África meridional, África subsahariana, Campeonato mundial, Competiciones, Copa del Mundo, Deportes, Efemérides, Futbol, Mundial 94, Mundial fútbol, Selección Fútbol Zambia, Selecciones deportivas, Sucesos, Zambia · Comentarios desactivados en El día en que Zambia lloró la muerte de su selección 

Hace 27 años el fútbol africano vivía una tragedia. El 28 de abril de 1993 el avión que llevaba a la mejor generación de jugadores de la historia de Zambia y del continente, se precipitó en el océano Atlántico, frente a la costa de Gabón, matando a los 30 pasajeros, entre ellos los 18 internacionales, además de entrenadores y del presidente de la Federación del país. No hubo ni un superviviente y aquella terrible tragedia ha marcado para siempre el deporte del continente africano y de la vida de este país.

El sueño era real. Zambia podía sentir en la piel la sensación de ir a su primer Mundial. Un sueño que había empezado en los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988, cuando un equipo de  desconocidos parecía ser sólo un invitado más al torneo de fútbol, incapaz de competir ante los grandes favoritos. Pero ante la Italia de Tassotti y Ferrara, Zambia se presentó al mundo con una goleada (4-0) y un hat-trick de Kalusha Bwalya, que de Corea fue directamente a Holanda, firmar con el PSV. El centrocampista, de 25 años, superó a Roger Milla, Rabah Madjer y George Weah y fue elegido el mejor futbolista africano el año

Un logro que abrió el camino para la mejor generación de futbolistas que el país había producido en su historia. Que se quedó a un partido de clasificarse al Mundial de Italia 1990 pero que había madurado y vivía su mejor momento en la clasificación para EE UU 1994. Seis de los jugadores que estaban en Seúl hacían parte del equipo que en 1993 pasó por Madagascar, Namibia, Tanzania y Burkina Faso en la fase de grupos. Cinco de ellos entraron en aquel avión con destino a Dakar, para enfrentarse a Senegal, en la fase final de la clasificación para el Mundial de 1994.

"No hay palabras para definir el sentimiento devastador que tomó el país aquel día", contó Kalusha en una entrevista a la FIFA en 2018, que sobrevivió a la tragedia porque viajó a Senegal en otro vuelo, directo de Europa, porque no pudo presentarse debido a compromisos de calendario con el PSV. "Había tanta esperanza, tanta alegría alrededor de nuestro equipo que pasamos días llorando, fue devastador para nuestro pueblo", explica el exjugador, que dio la cara en el resto de las eliminatorias liderando un equipo lleno de juveniles y estuvo a un partido de lograr la que hubiera sido la clasificación más increíble de la historia del deporte.

Cinco semanas después de la tragedia, Zambia ganó a la todopoderosa Marruecos por 2-1 ante unos 50.000 aficionados que llenaron al Independence Stadium de emoción. Después de un empate y una senda goleada (4-0) ante Senegal, Kalusha y sus muchachos necesitaban un empate en Marruecos para sellar su billete a EE UU 1994. En un partido de infarto, donde llegaron a meter dos balones al travesaño y se quejaron de un mal arbitraje del colegiado gabonés Jean-Fidel Diramba, los héroes de Zambia acabaron cayendo por un 1-0, con un gol de Laghrissi en el 62', que clasificó a Marruecos al Mundial.

Pero la historia de superación de este equipo no había llegado al final. Tan sólo dos meses antes de comienzo del Mundial de 1994, Kalusha y sus muchachos volvieron a llenar a Zambia de orgullo cuando llegaron a la final de la Copa Africana de Naciones en Tunisia, cuando perdieron contra el superequipo de Nigeria, con Okocha, Finidi, Amuneke, Amokachi y compañía.

No sería hasta 2012, con la conquista de la África en Gabón, que Zambia pudo finalmente celebrar el título continental y dedicarlo a las 30 víctimas de aquella tragedia del 28 de abril de 1993.

Semenya se pasa al 200 para poder ir a los Juegos

13 marzo, 2020 · Archivado en 200 metros lisos, África, África meridional, África subsahariana, Arbitraje deportivo, Atletismo, Caster Semenya, Deportes, IAAF, Organizaciones deportivas, Sudáfrica, TAS · Comentarios desactivados en Semenya se pasa al 200 para poder ir a los Juegos 

Caster Semenya no tira la toalla en sus intentos de competir como nació, hermafrodita. La atleta sudafricana, que padece hiperandrogenismo, perdió en mayo de 2019 un pulso en el TAS con la IAAF (ahora World Athletics) por la norma que fija un máximo de 5 nanomoles de testosterona por litro para poder competir en carreras femeninas desde los 400 metros a la milla. Su negativa a medicarse para entrar en los parámetros aceptados la inhabilitó para defender en los Juegos de Tokio el oro olímpico en 800 (también es triple campeona mundial ene sa distancia) de Río, así que ha decidido pasarse al 200 para poder acudir a la cita.

"Mi sueño siempre ha sido, y siempre lo será, competir al máximo nivel, así que para poder perseguir mis metas y mis sueños he decidido competir en 200 metros", aseguró Semenya este viernes. "La decisión no ha sido fácil, pero como siempre estoy expectante con el reto y trabajaré duro, haciendo todo lo que pueda para clasificarme para Tokio", añadió.

Actualmente su mejor marca personal en 200, una distancia en la que ha corrido poco hasta este año, es de 24.26 segundos y la estableció el mes pasado, aunque desde este viernes también tiene un registro de 23.49 no ratificado en una carrera sudafricana de perfil bajo. En cualquier caso, le queda trabajo por hacer hasta llegar a los 22.80 que se han establecido como mínima para los Juegos. No digamos ya para acercarse a las mejores del mundo: en los Mundiales de Doha del año pasado la británica Dina Asher-Smith se llevó el oro con 21.88. Mientras afila sus tacos en este nuevo desafío, Caster mantiene el contencioso legal con la IAAF, trasladado a la justicia suiza.

Semenya regresa con un 300 tras siete meses fuera de juego

13 febrero, 2020 · Archivado en África, África meridional, África subsahariana, Atletismo, Caster Semenya, Deportes, Sudáfrica · Comentarios desactivados en Semenya regresa con un 300 tras siete meses fuera de juego 

Caster Semenya vuelve a competir este viernes, algo que no hacía desde junio de 2019 cuando la Justicia Suiza acabó con todas sus esperanzas de competir en distancias de 400 hasta la milla. La norma de World Athletics sobre atletas con hiperandrogenismo sigue vigente (tienen que rebajar sus niveles de testosterona a 5 nmol/L para poder competir mediante medicación), pero Semenya se ha inscrito en una prueba de 300 metros, una distancia no olímpica, pero que sí le estaría permitida. Será en Johanesburgo (Sudáfrica) en el Newton Classic.

“Esto sólo acaba de comenzar”, “De vuelta a los negocios”, escribía en redes sociales la atleta, de 29 años, para anunciar su regreso. La bicampeona olímpica no pudo estar en los Mundiales de Doha por dicha norma y había ganado 31 carreras consecutivas de 800 metros (la última fue el 30 de junio en la Prefontaine), la distancia en la que ahora no puede competir.

Tras aquel parón, Semenya se embarcó en un equipo de fútbol femenino, el JVW, y se entrena desde septiembre. Tiene previsto jugar, pero su prioridad parece el atletismo, un deporte en el que fue doble campeona olímpica y triple oro mundial.

Ahora está embarcada en los 300 metros y queda por ver si, una vez agotadas todas las vías para recurrir a la norma de World Athletics, perseguirá el sueño olímpico en distancias como los 200 metros (tiene 24.26) o probará carreras de más largo aliento (ya fue campeona sudafricana de 5.000).

Fiesta en las calles de Pretoria y Johannesburgo

7 noviembre, 2019 · Archivado en África, África meridional, África subsahariana, Campeonato mundial, Competiciones, Cyril Ramaphosa, Deportes, Johannesburgo, Mundial Rugby, Pretoria, Rugby, Selecciones deportivas, Springboks, Sudáfrica · Comentarios desactivados en Fiesta en las calles de Pretoria y Johannesburgo 

La selección de rugby de Sudáfrica paseó por las calles de Pretoria y Johannesburgo el trofeo Webb Ellis conquistado en el Mundial de Japón. Los Springboks, subidos en el techo del autocar, recibieron el cariño de miles de aficionados antes de dirigirse a la sede del Gobierno, donde les recibió el presidente del país, Cyril Ramaphosa.

Alonso desde el test de Namibia: «Uno de mis retos más grandes»

20 agosto, 2019 · Archivado en África, África meridional, África subsahariana, Automovilismo, Competiciones, Deportes, Deportes motor, Equipos, Escuderías, Fernando Alonso, Namibia, Rallies, Rally Dakar, Toyota Gazoo Racing · Comentarios desactivados en Alonso desde el test de Namibia: «Uno de mis retos más grandes» 

Era un secreto a voces y acaba de confirmarlo él mismo. Fernando Alonso se encuentra en el desierto de Namibia realizando unos test con el Toyota Hilux campeón del Rally Dakar 2019. El asturiano no ceja en su empeño de ser el piloto más completo en todas las disciplinas y el raid más duro del mundo parece que será su próximo reto, aunque todavía no hay confirmación oficial.

Lo que sí está confirmado es que Alonso realizará, junto a Toyota Gazoo Racing, una serie de test con vista a aprender y mejorar en este tipo de conducción fuera de los circuitos. "Aquí estamos en Namibia, haciendo unos test en el coche del Dakar, siguiendo la evaluación y el progreso que podemos tener en esta disciplina, muy contento de estar aquí y con ganas de subirme al coche". afirmó Fernando en declaraciones distribuidas por Toyota.

"Sigo en el programa del equipo Toyota Gazoo Racing, programa al que me uní hace dos años y medio incialmente en el WEC. Tuvimos un gran éxito, consiguiendo el campeonato del mundo de Resistencia y dos veces las 24 Horas de Le Mans. Ahora seguimos en el programa de Toyota Gazoo, en una disciplina diferente, en las dunas y estoy contento de estar en este programa y de seguir buscando nuestros propios límites", prosigue el asturiano.

El asturiano ya realizó un test con De Villiers, fue la primera vez que se subía al Toyota del Dakar y, a juzgar por este anuncio, Fernando quiere seguir probando con el fin de poder correrlo en 2020. Edición que se traslada de Sudamérica a Arabia Saudí.

"El futuro no se sabe qué me traerá, pero quiero seguir siendo mejor piloto cada día, sintiéndome más completo cada día. Después de ganar en Fórmula 1 y el Mundial de Resistencia, Le Mans, las 24 Horas de Daytona, tener la posibilidad de mejorar como piloto, de probar diferentes disciplinas, de aprender todo desde cero como voy a tener que hacer aquí, es un desafío muy muy grande, uno de los más grandes que se han presentado en mi carrera deportiva y estoy emocionado por eso, de intentar ser mejor piloto y ojalá conseguir éxitos aquí", finalizó el asturiano.

Página Siguiente »