Ansu Fati ya es español

Ansu Fati ya es español. El Consejo de Ministros aprobó este viernes otorgarle la nacionalidad y el pasaporte español al joven jugador del Barcelona, a petición del interesado, de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y del Consejo Superior de Deportes. El CSD medió ante los ministerios de Justicia, Exteriores y Cultura con el objetivo de agilizar los trámites. Así, Ansu Fati (nacido en Guinea-Bisau) ya ha sido incluido por la RFEF en la prelista de 50 jugadores de la Sub-17 de cara al Mundial que comienza el próximo mes en Brasil.

El proceso de nacionalización de Ansu Fati se ha tramitado por la vía de urgencia porque el seleccionador nacional juvenil, David Gordo, tiene que dar una prelista de 50 jugadores a la FIFA ( se hará esta tarde) y exige que todos los jugadores de esa relación estén legalmente capacitados para ser miembro de la selección que le reclama. Ansu Fati tenía también la opción de jugar con Portugal. Sin embargo, quería y quiere jugar con España a toda costa y se prevé que esté en la lista final de 23, aunque el Barça peleará por intentar que el extremo continúe a las órdenes de Valverde en un mes clave para el Barça (hay Clásico).

La nacionalización de Ansu Fati comenzó hace tres meses y fue avanzada por AS a finales del pasado mes de agosto. Desde la RFEF vienen siguiendo a este futbolista desde la temporada pasada y los informes que manejaba Francis Hernández, coordinador de las categorías inferiores de la RFEF, ya eran inmejorables antes de su debut con el primer equipo del Barça. El seleccionador absoluto, Robert Moreno, también ha mostrado interés en reclutar a Ansu Fati en las categorías inferiores de la RFEF, puesto que una vez que dispute el Mundial Sub-17 ya tendrá que desarrollar su carrera internacional con las selecciones de España.

Reyes Pla: la ‘baza secreta’ de España para Tokio 2020

Emmanuel Reyes Pla (La Habana, 26 años) es puro boxeo. Con seis años comenzó a practicarlo. “El colegio en Cuba es muy duro, no me defendía y mi padre me dijo que debía aprender”, recuerda el púgil. Pronto comenzó a despuntar en un país en el que boxeo es una religión. Pasó por el equipo de su región y después ingresó en la selección joven cubana. La competencia es muy dura y quien entra allí es porque tiene calidad. La mayoría de su carrera la realizó en 81 kg, pero la bajada de peso empezaba a ser un problema (mide 1,95) y decidió subir a los 91 kg. “En la Selección no querían que cambiase, hicieron lo posible para que perdiese y echarme, pero saqué mi mejor nivel y en el Nacional solo perdí en la final contra Eryslandy Savón (bronce en Río). Di un golpe de autoridad, pero sabía que estaría a su sombra. Necesitaba buscar un sitio en el que apostasen por mí”.

Estaba decidido y abandonó Cuba. Su padre, abuela y tío vivían en A Coruña, y probó suerte. Voló a Rusia, único lugar que le permitieron desde su país y desde allí creía que “pasaría de manera rápida a la Unión Europea”. Fueron seis meses de agonía, llegando a estar tres semanas encerrado en un piso en Moscú por temor a ser detenido y “soltado en medio de la estepa”. “No me podían encerrar, pero la policía estaba contra el gobierno y hacían eso. Fueron momentos difíciles. Tras varios intentos fallidos lo probé por última vez... y lo conseguí”.

Ya España, tiró de contactos (conocía a antiguos púgiles de la selecciones española) para ofrecerse a Rafa Lozano, seleccionador nacional. El doble medallista olímpico le conocía y aceptó su propuesta. Quería verle en directo. “Vine a España porque siempre se portó bien con mi familia y quería defender sus colores. Ellos apostaron por mí y se lo devolveré. No soy deportista olímpico por dinero, sino por la gloria de ser campeón”, asevera.

Reyes Pla es uno más en la dinámica de la Selección. Está a la espera de la nacionalidad, que no tendrá hasta que no haya Gobierno. La inestabilidad política le lastra. Solo puede participar en torneos esporádicos. “No recuerdo cuantos combates he hecho. Más de 300. Con España 11 y no he perdido, espero seguir así”, desea. Su objetivo a corto plazo es el Mundial (del 7 al 21 de septiembre), de no poder participar, pasará a ser el Preolímpico (febrero) y los Juegos, en los que sería opción clara de medalla. Allí tiene asuntos por resolver: “Espero cruzarme con Savón. Tenemos cuentas pendientes”.

Jugada de trilero en las MMA: acabó en el suelo y con espasmos

5 mayo, 2019 · Archivado en Administración Estado, Administración pública, AMM, Artes marciales, Bellator MMA, Deportes, Deportes combate, Ministerios, MMA · Comentarios desactivados en Jugada de trilero en las MMA: acabó en el suelo y con espasmos 
Raymond Daniels noqueó a Wilker Barros en Bellator Birmingham con uno de los engaños más surrealistas. Le pega una patada que le lleva contra la jaula y cuando parece que va a repetir, le amaga y le noquea con un puñetazo.

Un policía es sancionado durante dos años por dopaje

2 mayo, 2019 · Archivado en Administración Estado, Administración pública, Aepsad, Agencias Estatales, Atletismo, Deportes, Dopaje, Fuerzas seguridad, Justicia, Justicia deportiva, Policía · Comentarios desactivados en Un policía es sancionado durante dos años por dopaje 

El policía salmantino Rubén Mena, que fue bronce individual en el medio maratón de los Juegos Mundiales de Policías y Bomberos celebrados en Los Ángeles (California) en 2017 representando a la Policía Local de Salamanca, fue sancionado el pasado enero por empleo de sustancias dopantes, según anunció la Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD). 

Se desconoce a qué sustancia acudió Mena, cuya suspensión se prolongará durante dos años, hasta el próximo 23 de octubre de 2020, para mejorar su rendimiento. Tampoco especifica la agencia en qué prueba se le detectó. 

El rescate envenenado

Allá por febrero, el Tribunal Administrativo del Deporte revocó la sanción que la Agencia Española Antidopaje había impuesto al ciclista Ibai Salas por anomalías en su pasaporte biológico. La resolución tenía más profundidad, porque dejaba sin validez el método en España, que se quedaba en incumplimiento del Código Mundial, lo que podía llevar sin remedio a otra suspensión. El lío era aún peor, porque como el TAD y la AEPSAD están ambos adscritos al Consejo Superior de Deportes, el segundo no podía recurrir contra el primero, porque era recurrir contra sí mismo. Luego presumen de independencia. El CSD sí tenía la herramienta del recurso extraordinario de lesividad, pero es tan sonrojante para la Administración que se descartó rápido. Sólo restaba implorar la intervención de otro órgano externo.

Y así ha aparecido la Agencia Mundial Antidopaje como salvavidas de la inoperancia española. La AMA recurrió al límite del plazo por las dos vías posibles: por lo Contencioso en la justicia española y en el TAS para un arbitraje deportivo. La sentencia apelada castiga la falta de un desarrollo reglamentario del pasaporte en España, que no se hizo originalmente cuando se aprobó la Ley, ni tampoco nadie se ha esmerado después. A la par, en un exceso de sus competencias, el TAD también se mofó del método. Eso ha gustado poco en la AMA, que ha recurrido para proteger su sistema, pero también para poner en su sitio a su socio español. Si el TAD y la AEPSAD pertenecen al CSD, nadie puede pensar que el recurso de la AMA no vaya contra todos ellos. Un rescate envenenado que no libera a España de una futura sanción.

Página Siguiente »