Jordan se planta ante la NBA y pide retirar «partidos sin sentido»

29 mayo, 2020 · Archivado en Adam Silver, Baloncesto, Charlotte Hornets, Competiciones, Coronavirus, Deportes, Equipos, Michael Jordan, NBA · Comentarios desactivados en Jordan se planta ante la NBA y pide retirar «partidos sin sentido» 

La Junta Directiva de la NBA, que reúne a los propietarios de todas las franquicias, que ha tenido lugar este viernes se suponía definitiva y no lo ha sido para el devenir más próximo de la liga norteamericana. Si bien Adam Silver ha informado de que se trabaja para que la fecha de reinicio de los partidos sea el 31 de julio, el plan completo está todavía en vías de desarrollo por parte de los altos ejecutivos. 

En la conferencia telemática ha habido, según ha informado Shams Charania (The Athletic), una voz importante y discordante a partes iguales. Y de moda tras la emisión de su documental The Last Dance. Michael Jordan estaba presente como propietario de Charlotte Hornets y ha sido crítico con la idea de la NBA de que sean las 30 franquicias, todas, las que vayan al complejo de Disney en Orlando a jugar los partidos que queden, sea cual sea el número. Se quería reanudar con todos por cuestiones contractuales, pero Jordan ha sido el que ha rogado a Silver que no se "obligue a los jugadores a volver para programar partidos sin sentido". Con ello la NBA ha tomado conciencia de que debe minimizar riesgos y, como reza la información, ahora (tras considerar reclamaciones de este calado) es improbable que los 30 equipos regresen a la acción y se haga con un número más reducido.

RELACIONADO | Más de 900 millones en peligro: todos deben ir a la 'burbuja'

¿De dónde viene esta petición? La importancia de los operadores televisivos regionales, que exigen un mínimo de 70 emisiones y la media era de 64-65 cuando se decretó la suspensión, era uno de los escollos para los equipos que ya daban su temporada por terminada al tener pocas o ninguna opción. El único equipo matemáticamente eliminado de la lucha por los playoffs, Golden State Warriors, incluso le echó un pulso público a Silver a través de su entrenador, Steve Kerr

Conviene recalcar de igual manera que los Hornets, el equipo de Michael Jordan, son décimos en la Conferencia Este con un balance de 23-42 y su interés en regresar no es el mismo que el que puedan tener otros conjuntos mejor situados en la tabla.

Calderón: «Si hay campeón de la NBA, no va a tener asterisco»

14 mayo, 2020 · Archivado en Adam Silver, Baloncesto, Competiciones, Deportes, José Manuel Calderón, NBA · Comentarios desactivados en Calderón: «Si hay campeón de la NBA, no va a tener asterisco» 

En noviembre, el extremeño José Manuel Calderón anunció su retirada del baloncesto después de una carrera profesional que ya es historia del deporte español y en la que brillan ocho medallas con la Selección y catorce años en una NBA con la que sigue muy vinculado. Desde el pasado otoño, vive en Nueva York y ocupa el cargo de asistente especial de Michele Roberts, directora ejecutiva de la NBPA, el sindicato que representa a los 450 jugadores profesionales de la Liga estadounidense. Un puesto de nueva creación que le permite curtirse en los despachos, hacia donde no niega que le gustaría enfocar su futuro profesional, y donde hace de enlace entre los vestuarios y las oficinas del sindicato y la Liga. Una posición por lo tanto privilegiada para analizar, como ha hecho con AS, la actualidad de una NBA que trata de salvar la temporada 2019-20 y minimizar el impacto económico que ya está teniendo en la Liga la crisis del coronavirus.

Estará viviendo jornadas de una actividad frenética...

Sí, ahora hay muchas competiciones por el mundo que están regresando o empezando a moverse, y eso hace también que al final la gente se pregunte más qué va a hacer la NBA, cómo va a ser, cuándo... No ha habido por ahora cambios grandísimos, seguimos trabajando en todos los escenarios posibles y sin fecha límite.

Pero de lo que no cabe duda es que hay más optimismo que hace semanas en que se pueda salvar la temporada 2019-20 de la NBA.

Sí. Hay optimismo. Diez franquicias han abierto ya sus instalaciones y la semana que viene creemos que lo habrán hecho 22 de las 30. Está claro que eso se ve como un paso adelante. Seguimos en marcha, es una oportunidad porque las cosas están avanzando. El mundo se está abriendo, no solo en el deporte. Esa es la parte positiva, se han hecho las cosas bien y vamos evolucionando como esperábamos. Ahora nosotros vamos a poder ver qué va a pasar en Alemania, en China, en España con la Liga... tenemos que ver cómo van yendo todas esas reaperturas.

Los jugadores, y las grandes estrellas se han unido para dejarlo claro, quieren que se retome la competición.

Sí, pero igual que los propietarios y que la propia NBA. Eso está claro, todo el mundo quiere que se juegue. Pero ahora hay que analizar bien, sobre todo, los riesgos que puede haber a nivel sanitario. De ahí se podrá pasar a los temas económicos y las cuestiones sobre la competición, pero lo primero es lo primero. Hagamos lo que hagamos, sabemos que hasta que no haya vacuna no va a haber riesgo cero. El tema es estar preparados y coordinados con las autoridades en cuanto a protocolos, sobre qué se puede hacer y qué no, qué pasa si hay un positivo...

Pero ¿quieren jugar todos los jugadores? Se dice que los de equipos sin opciones ya deportivas prefieren que solo se disputen unos playoffs con los aspirantes al anillo.

Primero hay que ver cuándo se va a poder jugar y para saber cuándo hay que saber cómo. Qué tipo de competición se va a poder hacer, en qué formato, cuándo acabaría la temporada y empezaría la próxima... si habrá fase regular, qué estructura tendrían los playoffs... cuando sepamos eso, podremos avanzar. Los jugadores quieren jugar y si ven que se puede reducir mucho los riesgos, por qué no iban a querer hacerlo. Se está avanzando, van abriendo cosas y hay optimismo. Por eso ahora se cree que se va a poder jugar, pero hay que ir paso a paso. Ahora se ve que si hubiéramos cancelado hace un mes habría sido precipitado. Pues seguimos igual, poco a poco.

Todo el mundo entiende, eso parece claro, que esta es una crisis de naturaleza excepcional, no un conflicto corriente entre franquicias y jugadores. Y por eso todas las partes reman, al menos por ahora, en la misma dirección.

Totalmente, es que es un caso muy especial. Por eso creo que se haga lo que se haga, todo el mundo lo va a entender. Si se hacen las cosas como hay que hacerlas y se va tomando las medidas que hay que tomar, no va a haber problemas. Desde el principio las dos partes quieren que se juegue. Por el hecho de jugar y porque eso significaría que las cosas van bien. La comunicación siempre ha sido constante y buena entre ambas partes. El otro día Adam Silver habló con los jugadores directamente, les explicó todo, ellos pudieron preguntarle todo lo que quisieron, exponerle sus dudas... Lo que está claro es que, pase lo que pase, se va a tener en cuenta a todo el mundo. La NBA y la NBPA no estamos peleados, remamos juntos en este conflicto.

Si se juega, todo apunta a que se hará en una o dos sedes burbuja. Pero Michele Roberts fue muy crítica hace unos días. Llegó a asegurar que le recordaba a un sistema carcelario y se preguntó si se iba a poner hombres armados en la puerta de los hoteles...

Yo creo que Michele no hablaba tanto por la idea original del formato sino por otras informaciones y comentarios que han ido saliendo sobre eso. Habrá que ver cómo se hace, que no todo va a ser que los jugadores acaben cinco meses aislados, sin sus familias... La cuestión es cómo se va a controlar la seguridad y por eso también sus comentarios. Pero sabemos que lo que más lógica tiene y más opciones tiene, aunque no está cerrado, es esa fórmula. Si tú tienes que viajar de un sitio a otro hay más riesgo. Si todos estamos en el mismo lugar, el riesgo no va a ser cero en ningún caso pero va a disminuir. Si tienes control del entorno y de la gente que hay dentro de ese entorno, todo es más fácil. Pero estamos hablando del momento inicial de ese plan, luego hay mil cosas que habrá que tener en cuenta. Qué staff es necesario, cómo se va a hacer con la gente que trabaja en los hoteles, las familias de los jugadores... Lo importante es que si se hace se haga en el sitio donde menos riesgo pueda haber. Y a partir de ahí, ya veremos. Igual en unas semanas sale algo que cambia todos estos esquemas. Así que, igual que se está teniendo paciencia en no cancelar nada e ir paso a paso, tampoco puedes pensar ya seguro que va a salir esa opción. Pero sí que la tienes que tener preparada.

Es que hay entrenadores de más de 60 años, familiares de jugadores que pueden pertenecer a grupos de riesgo...

Es complicado, por supuesto. Pero no hay duda de que, a día de hoy, como menos riesgo va a haber es así, no teniendo que hacer viajes. Pero riesgo cero no va a haber. Estamos mirando con los médicos y los expertos, son ellos los que irán midiendo, diciendo qué sí y qué no, si habrá qué hacer test, cuántos y de qué tipo, cómo serían los protocolos, que habrá que hacer si hay positivos... Lo bueno de la NBA, como en Europa la ACB o la Euroliga, es que tenemos la opción de rebajar mucho el porcentaje de riesgo jugando en una sola sede. Eso es lo que nos ocupa ahora, igual dentro de un mes tenemos una vacuna o una solución que nos permite hacer viajes, pero hay que tener pensada la opción de la burbuja. No es fácil meter a 1.000 o 1.5000 personas en el mismo sitio: jugadores, organigramas, familias... Hay que tener todo previsto, igual las instalaciones de entrenamiento de las franquicias acaban siendo una opción para jugar, ya que no va a haber público. Se trata de controlar los entornos, disminuir el riesgo de contagio y que la gente esté lo más segura posible.

Ya que habla de esas instalaciones de entrenamiento que está volviendo a abrir, ¿el sindicato querría que se hicieran más test? Mark Cuban es uno de los que ha asegurado que tendrían que poder hacer test a todo los jugadores y empleados para garantizar la seguridad en el regreso de la actividad. Pero la NBA sabe que eso conlleva un desgaste a nivel de imagen pública...

En primer lugar, las instalaciones están abiertas pero ir sigue siendo una decisión totalmente voluntaria. Los jugadores pueden ir o no ir y a partir de ahí hay unos protocolos muy claros, tienen sus propios balones y mascarillas, no se pueden duchar ni comer allí, obviamente tienen que ir de forma individual... Esto son solo los primeros pasos: se puede salir de casa, se puede hacer un entrenamiento ya más importante pero no se puede tener contacto con nadie ni hacer nada más. Hay unas reglas muy distintas a las normales en una instalación.

También se ha sugerido que si se vuelve a jugar puede acabar habiendo una ventaja competitiva para quienes están abriendo antes esas instalaciones.

En una situación tan especial no hay que llegar hasta ahí. En general la gente lo ve como algo muy positivo. Si tú ves que un compañero puede empezar a ir a tirar un poco, lo ves como algo bueno. Un jugador profesional no va a tener una gran ventaja sobre otro por eso. Lo importante es que todo el mundo tendría un mes de preparación antes de jugar, no estar mirando ahora quién tiene un par de días más para tirar a canasta. Cada uno en el estado en el que vive tendrá que adaptarse a lo que le toca, como todo el mundo en su trabajo. No le podemos decir al que puede hacer algo que se quede en casa porque otros no pueden. Es una cuestión también de lógica, de solidaridad... Por unos días más de entrenamiento sin ningún técnico y sin hablar de nada colectivo, nadie va a tener ventaja. No hay que darle vueltas a eso.

Tampoco a que si se vuelve con un formato demasiado particular o reducido algunos vayan a decir que el campeón de 2020 siempre tendrá un asterisco...

El asterisco será por lo que ha pasado a nivel mundial, será la temporada que se recordará por eso. Luego si se juega el campeonato hay que ganarlo, y todos van a estar en las mismas condiciones para intentarlo. Casi nadie habla de asterisco en los Spurs de 1999 porque había habido lockout. Nadie dice que Tim Duncan ha ganado cuatro anillos normales y uno con asterisco. Eso no tiene sentido, todos están en las mismas condiciones, todos tendrían un mes de preparación, el mismo formato sea el que sea... tendríamos final de temporada y campeón, y ojalá sea así. Si todo el mundo acepta jugar, es un campeonato y eres el campeón de la NBA si lo ganas. La gente va a hablar de este año, claro. Vamos a hablar de 2020 durante toda la vida porque es una locura todo lo que está pasando. Cualquier trabajo va a tener asterisco, pero no porque valga menos. De hecho, puede ser todo lo contrario, quizá debería valer más. Parar dos meses y medio o tres meses, volver y jugar unos playoffs, tener la dureza física y mental para hacerlo... igual el asterisco tendría que ser casi más porque vale el doble. Mentalmente esto tiene que ser durísimo para todo el mundo.

¿Les preocupa a los jugadores no estar a un nivel óptimo si se juega? Tras ese lockout de 1999 del que hablaba, se disputó una de las peores temporadas de la historia moderna de la NBA: malos porcentajes, ritmo muy lento, poco fuelle físico...

Por eso es muy importante ese mes del que hablaba, es como una pretemporada y en pretemporada hay partidos de preparación. No se puede pedir a nadie que entrene un mes y se ponga a jugar partidos de playoffs con todo lo que estos significan. Contamos con que va a haber partidos antes, hay que ver de qué tipo. En las pretemporadas normales siempre hay amistosos. Eso hay que tenerlo en cuenta.

Se sigue valorando comenzar la próxima temporada en Navidad y acabar ya en agosto, algo que para algunos podría no ser solo circunstancial.

Adam Silver ya ha dicho que es una opción puntual para la próxima temporada, pero veo muy difícil que se establezca como algo definitivo. Si todo se retrasa es lógico que se vaya a hacer ahora, no puedes acabar una temporada y empezar la siguiente al momento, pero a largo plazo no se ha planteado realmente todavía. Hay que tener muchas cosas en cuenta y no es el momento. Para ahora sí, SIlver ha dicho que es viable. Pero más allá está el tema del draft, de la agencia libre, la coincidencia con los Juegos Olímpicos...

Pero, por otro lado, se quitaría de en medio mucha competencia televisiva con la NFL, el football universitario...

Solo en parte: si empiezas en diciembre, hay la NFL está a tope con partidos muy importantes, así que habría que analizarlo bien. Hay que tener muchas cosas en cuenta: el verano, las familias, los torneos de verano, los Juegos... todo está montando con un calendario al que está todo el mundo adaptado. Es difícil cambiar eso.

Al menos hay, o esa sensación da, una gran confianza de todos en el comisionado Adam Silver. Eso es algo muy importante en un momento de crisis como este.

Sí, mi relación con él siempre ha sido muy, muy buena. Se nota la sensación que él da de tranquilidad, la forma en que transmite las cosas... todo el mundo aprecia eso de él. Se ha vuelto a ver estos días con las medidas que se han tomado, la forma de comunicar... hay conexión y muy buena sintonía con él.

La crisis económica que se avecina puede ser brutal para la NBA. ¿Notan mucha ansiedad en los jugadores o por ahora están más preocupados de su salud y seguridad?

No es algo secundario, desde luego. Pero ahora estamos más en la parte de la salud, el tipo de competición, qué va a pasar y cuándo... lo económico va a cambiar mucho en función de si hay o no hay temporada, de si solo hay playoffs o se juega también fase regular... por la forma que tienen nuestros contratos laborales y el reparto de beneficios con la NBA, no es fácil  saber ahora qué va a pasar. Hay tanto en el aire que es difícil decirle a un jugador lo que creemos que va a pasar, lo que hay que rebajarse el sueldo, lo que calculamos que va a dejar de ganar... Todo lo que hemos hablado en la entrevista va a tener un efecto a nivel económico.

No se repetirá el Rockets-Spurs del mate fantasma: «Tuvieron tiempo de enmendar el error»

9 diciembre, 2019 · Archivado en Adam Silver, Arbitraje deportivo, Árbitros, Baloncesto, Competiciones, Deportes, Equipos, Gente, Houston Rockets, James Harden, NBA, San Antonio Spurs, Sociedad · Comentarios desactivados en No se repetirá el Rockets-Spurs del mate fantasma: «Tuvieron tiempo de enmendar el error» 

Era de esperar que el último embrollo en el que se ven relacionados los Rockets no se alargase mucho, y finalmente así ha sido. La NBA ha presentado un comunicado este mismo lunes en que deniega la protesta oficial que la franquicia texana planteó a raíz de un error arbitral. Todo ocurrió el pasado 3 de diciembre, día en el que el Rockets se enfrentaron a los Spurs en San Antonio. Ese duelo se solventó con victoria local (135-133) tras dos prórrogas agónicas... y una mate fantasma que, de haber subido al marcador, podría haber ayudado a que el desenlace del partido fuera muy diferente.

Faltaban poco menos de 8 minutos para el final cuando Harden, tras una transición en solitario, machacó el aro. A simple vista, parecía que la pelota no entró pero en las repeticiones se aprecia como la red del aro envuelve la pelota una vez dentro y termina arrojándola al aire de nuevo. Los Rockets, que ganaban con comodidad antes de ese momento (89-102), protestaron la jugada e incluso Mike D'Antoni pidió la revisión pero los árbitros del duelo objetaron que su petición se había producido 30 segundos después de la jugada. El tiempo reglamentario que da la NBA en estos casos. Finalmente los Rockets, que terminaron perdiendo el choque, solicitaron la repetición del mismo desde el instante del error: 7 minutos y 50 minutos.

Solo se habían dado tres precedentes en la historia de la NBA para repetir un encuentro, pero finalmente la propio organización denegó la petición. En el comunicado, el comisionado de la NBA Adam Silver destaca que el equipo podía sobreponerse a ese error puntual: "Los Rockets contaban con tiempo suficiente para enmendar el error durante el resto del cuarto y las dos prórrogas posteriores".

No obstante, en la otra cara de la moneda está el conjunto arbitral, al que la NBA ha abierto un expediente disciplinario por aplicar mal la regla de la revisión del entrenador. Precisamente los Rockets no solo se quejaban del error arbitral, sino que añadieron en su protesta inicial que la petición de D'Antoni para revisar la canasta se desestimó. Con respecto a esta regla, la organización matiza que el tiempo de solicitud de revisión solo tiene validez cuando se producen un tiempo muerto obligatorio o solicitado por el rival. En este caso, fueron los Rockets quienes pidieron parar el partido, por lo que la petición de revisión tendría que haber sido concedida.

Silver defiende a Morey en la crisis de China con los Rockets: «No controlaremos las opiniones»

8 octubre, 2019 · Archivado en Adam Silver, Alibaba, Asia, Asia oriental, Baloncesto, China, Comercio, Comercio electrónico, Competiciones, Comunicaciones, Deportes, Economía, Empresas, Equipos, Houston Rockets, Internet, NBA, Telecomunicaciones · Comentarios desactivados en Silver defiende a Morey en la crisis de China con los Rockets: «No controlaremos las opiniones» 

El comisionado de la NBA, Adam Silver, se ha vuelto a pronunciar este mismo martes sobre la polémica que se ha generado a lo largo de esta semana entre los Houston Rockets y China. Silver, en su comunicado, ha defendido la respuesta de la liga al 'tuit' del manager general de los Houston Rockets, Daryl Morey, respaldando las protestas por la democracia en Hong Kong, y ha asegurado que su organización apoya la libertad de expresión sin respaldar necesariamente un punto de vista concreto.

Inicialmente, Silver volvió a recalcar que Estados Unidos y China, a pesar de tener diferentes creencias y sistemas políticos, siempre han mantenido buenas relaciones. No obstante señala que la liga siempre ha luchado y lucha por mostrar unos valores entre los que se encuentra la igualdad, la libertad y el respeto. "Existen los valores que han sido parte de esta liga desde sus primeros días, y eso incluye la libertad de expresión. Es inevitable que la gente alrededor del mundo, incluyendo a América y China, tengan problemas y puntos de vista diferentes", justificó el comisionado, añadiendo por tanto que la liga no tiene derecho a censurar ni justificar la opinión de cualquier entrenador, jugador o persona involucrada en cualquiera de las 30 franquicias. "No es el papel de la NBA juzgar esas diferencias".

Es por ese motivo que la liga no se posiciona en contra de Morey, foco de la polémica: "Daryl Morey recibe apoyo en términos de su capacidad para ejercer su libertad de expresión. Acepto que también es el derecho de los gobiernos chinos y las empresas chinas reaccionar a esas palabras y, al menos desde mi larga experiencia en la NBA, tomará algún tiempo sanar algunos de estos problemas". Además ha instado a los jugadores a hablar sobre temas de preocupación general, incluida la brutalidad policial y la violencia armada.

El inicio de la polémica y las respuesta de China

El inicio de este problema ha desembocado en una crisis en la que han tenido que mediar desde jugadores como James Harden hasta la propia liga norteamericana. Fue precisamente la NBA la que emitió un comunicado anteriormente lamentando el mensaje de Morey, el cual decidió borrarlo al poco tiempo y aprovechó para pedir disculpas justificando que ese mensaje no representaba la idea de la franquicia sino algo personal. No obstante, esa disculpa de la organización generó una numerosa cantidad de críticas por parte de políticos estadounidenses, justificando que la actitud tomada por la liga, cediendo ante la presión ejercida por el país asiático, buscaba que no se rompieran las relaciones económicas que mantenían ambas partes.

A pesar de que, tanto la liga como la franquicia de Texas, tomaron medidas de inmediato para que este problema no llegara a mayores, el gobierno chino mostró su descontento absoluto con lo sucedido. Es por eso que decidió vetar a los Rockets: Tencent, empresa que tiene los derechos digitales de la NBA, no dará en streaming ningún contenido de la franquicia. Además, la empresa Alibaba, de la que precisamente es cofundador el dueño de los Brooklyn Nets, Joseph Tsai, no ofrecerá ningún tipo de merchandising de los Rockets en China. Por si fuera poco, todo ello ha generado daños colaterales que salpican a otros equipos: la cadena CCTV ha vetado los partidos de exhibición programados para esta semana, incluido el Nets-Lakers que se disputará en Shanghái este jueves. 

Esta última determinación se ha tomado en consecuencia a la declaración de Silver en el día de hoy. Y viendo lo caliente que está el panorama, todo apunta que no será la última palabra. Ni del gobierno chino, ni de la liga norteamericana.