Dani Clos: de YouTube a volver a competir después de seis años

18 agosto, 2019 · Archivado en 24 horas Le Mans, Automovilismo, Competiciones, Deportes, Deportes motor · Comentarios desactivados en Dani Clos: de YouTube a volver a competir después de seis años 

Kárting, Fórmula Renault, F3, GP2… Siguió el manual de cómo llegar a la Fórmula 1 al pie de la letra, no se saltó ni un paso, y cuando la estaba rozando con los dedos, explotó la burbuja de sus sueños. Dani Clos llegó a ser piloto de pruebas en Williams y HRT, el equipo español en el que llegó a disputar algunas sesiones de libres en 2012, pero como le ha pasado a tantos, la F1 le cerró la puerta en las narices. Después de volver a correr algunas carreras de GP2 en 2013, su trayectoria en la competición se detuvo, pero supo reinventarse.

"Cuando acabé de competir, estuve haciendo televisión con la F1 y también 'reality shows' como el GT Academy. Me gustaron mucho las cámaras y pensé en juntar eso con los coches para hacer un contenido propio, entonces salió lo de YouTube", cuenta el catalán de 30 años a AS. Con 'lo de YouTube' se refiere al canal que creó hace tres años y que "ya va camino de los 700.000 suscriptores": "Empezamos con la idea de hacer cosas distintas para cuatro personas y se hizo bastante grande. He pretendido acercar el mundo del motor a gente que no sepa de ello".

Ahora, tras casi seis años de su última carrera profesional, ha encontrado la forma de volver a competir. Lo hace en las Le Mans Series con el equipo Inter Europol de LMP2: "Enseguida me metí en los tiempos, es como si no hubiera perdido nada la verdad". Y, aunque no está sien-do fácil ("Disfruto mucho, voy muy rápido y soy el mejor del equipo, pero siempre nos pasa algo") agradece una oportunidad que le llegó gracias al pasado: "Un antiguo ingeniero con el que gané varios campeonatos me llamó para una prueba. Lo importante es estar en boca de la gente".

Estar en boca de la gente para regresar al asfalto, ¿ha conseguido eso gracias a YouTube? "Sí y no. No porque de momento no he encontrado patrocinio y me sabe mal pudiendo dar lo que puedo dar. Y sí porque al menos me ha mantenido activo dentro del mundo del motor". Pero eso de no encontrar apoyo cuando lo necesitas, sigue escociendo. "Mi objetivo siempre ha sido ganar audiencia y notoriedad para que marcas pudieran invertir en mí, porque el principal problema es que los pilotos no son conocidos. Si no eres Alonso…", dice.

El dinero, o más bien la falta de él, es el principal escollo de muchos pilotos con talento, y Dani lo volvió a vivir en las últimas 24 Horas de Le Mans. "Estaba en la lista de inscritos y a una semana de la carrera me llamaron y me dijeron que venía otro con mucho más dinero de lo que podría aportar yo...", recuerda con amargura, pero sabiendo bien cómo es la realidad: "Lo que pasa siempre, como soy el piloto el pro, pero no aporto dinero… Es un equipo que no es puntero y que no busca ganar ahora, y al final tener mejores o peores pilotos entre comillas les da igual, lo que quieren es ganar algo de dinero".

'Crowfunding' y lo que pudo ser en la F1

Fue un duro revés que no quiere que le pase más. Por eso, aprovechando "toda la base de seguidores que están dispuestos a ayudar", ha puesto en marcha un proyecto de 'crowfunding': "Nunca me lo había planteado, pero mucha gente me preguntó cómo podían ayudarme y una una agencia, GlobalTalent, que se dedica a potenciar a deportistas de ese modo, me expuso el tema y lo vi claro". Así, recauda dinero en esa web para intentar estar en Le Mans 2020 y a cambio la gente que le apoye "recibirá ventajas como experiencias, ir a las carreras y parte de los premios que gane".

Y, ¿cómo están reaccionando? "Están ayudando, pero también hay dudas, gente que dice: '¡Estás pidiendo dinero a tus seguidores! ¡Pero qué es esto!'. Al principio cuesta porque estamos en un país que no está muy acostumbrado a esto", admite Clos, pero cree que "también puede ser el comienzo de algo para futuros pilotos o deportistas": "Yo abro la puerta y, al igual que he hecho en YouTube, me gustaría hacer ver que esto es algo positivo para nuestro deporte y puede que dé a conocer algo que ahora no es tan conocido".

Se trata de buscar alternativas, como hizo cuando vio cómo se alejaba la F1, ¿cómo recuerda aquella etapa? "Fue complicada, no pillamos la época en que podríamos haber despuntado. Entró la crisis, no había patrocinios, HRT se fue… Aunque ganaras la GP2, que estuve a punto de hacerlo en 2010 (fue cuarto), había pilotos que aportaban muchos millones de euros, como Maldonado o Pérez, y por muy bueno que seas, si alguien aportaba dinero le metían antes. Cuando estábamos en la punta de lanza y éramos los siguientes en entrar…”.

"Además, estábamos en una época en la que faltaba bastante para un cambio generacional", añade, todo lo contrario a la actual. ¿Hubiera sido diferente ahora?: "Nunca se sabe, pero hubiéramos tenido más posibilidades, aunque sigue sin haber patrocinios en España, la F1 cada vez pierde más fuerza. Es decepcionante, después de Sainz no sabemos quién vendrá, pasarán muchos años hasta que haya otro español que pueda subir a la F1. Empresas y medios se focalizaron mucho en Alonso y no en lo que va a venir". No sabemos los que vendrán, pero sí los que están, y Dani Clos es uno de ellos.

Tremendo golpe de Conway con el Toyota 7 contra un LMP2

12 junio, 2019 · Archivado en 24 horas Le Mans, Automovilismo, Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes motor, Equipos, Escuderías, Mundial Resistencia, Toyota Gazoo Racing · Comentarios desactivados en Tremendo golpe de Conway con el Toyota 7 contra un LMP2 

Miraba Pastor Maldonado los monitores y no podía creer lo que veía, su Dragón Speed pilotado por Roberto González intentaba volver a pista cuando pasaba por allí Mike Conway con el Toyota número 7, el impacto fue instantáneo e inevitable. El piloto mexicano había acelerado sin tener en cuenta los coches que llegaban y el accidente fue espectacular, aunque sin consecuencias para ninguno de los dos pilotos.

Otra cosa son los coches que llegaron a duras penas a boxes y tuvieron que ser reparados durante bastante tiempo por los mecánicos en plena noche de Le Mans. Recordemos que el Toyota 7, pilotado por por Conway, Kobayashi y López es el mayor rival de Fernando Alonso en su lucha por el título mundial de Resistencia y la victoria en estas 24 Horas de Le Mans. No habrá consecuencias en cualquier caso para el segundo Toyota, que pudo volver a la pista cuando aún quedaban 20 minutos de sesión.

Alonso y las 24 Horas de Le Mans: objetivo, ser campeón

12 junio, 2019 · Archivado en 24 horas Le Mans, Automovilismo, Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes motor, Equipos, Escuderías, Fernando Alonso, Mundial Resistencia, Toyota Gazoo Racing · Comentarios desactivados en Alonso y las 24 Horas de Le Mans: objetivo, ser campeón 

Vestido de Ferrari y con su ingeniero de pista Andrea Stella al lado, Fernando Alonso acariciaba un Porsche 911 GT1 ganador en 1998, lo miraba y se enamoraba como el que descubre a la mujer de su vida en una fiesta. Era el GP de Italia de 2010 y a la salida del circuito habían montado una exposición de coches históricos. Quizá en ese momento aún no, pero sería pronto cuando el piloto asturiano soñaría con ganar en Le Mans y convertirse en campeón del mundo de Resistencia, su objetivo con Toyota en las 24 Horas que comienzan hoy miércoles en el circuito más legendario del planeta.

"Creo que Le Mans es especial porque es la carrera más dura, la más larga del calendario. Hay mucha historia detrás de esa carrera, muchos grandes nombres y constructores que han llevado sus máquinas al máximo nivel en esta pista. Es una prueba de 24 horas de vueltas de clasificación, nunca paras y estás corriendo en condiciones muy diferentes, desde el calor de la tarde a la noche y al frío por la mañana. No puedes adaptarte a la pista en ningún momento, porque está cambiando constantemente en cuanto a la temperatura, la goma o los coches que van más lentos que los LMP1, es una carrera única", decía el genio astur estos días en el trazado.

Alonso, recuperado de lo que pasó en Indianápolis, afronta ahora tras unos días de descanso, de respirar y andar en bici por las montañas, el otro gran reto de la temporada con muchas más opciones de éxito. Su equipo, el del Toyota número 8, es líder del campeonato por 31 puntos y le vale con ser séptimo en Le Mans para terminar campeones. Pero Alonso, Buemi y Nakajima irán a por la victoria en las 24 Horas. Fernando deslumbró el pasado año, sobre todo con sus stint en la noche, cuando cogió el coche lejos de la cabeza que ocupaba el otro prototipo japonés y logró dejar su Toyota líder y con una ventaja considerable que resultaría definitiva.

Pero más allá de Alonso y Toyota, tenemos a otros dos españoles en LMGTE Pro y con opciones de victoria: Antonio García con Corvette y Miguel Molina con Ferrari. Ambos lucharán por el triunfo en sus categoría, recordemos que el madrileño ya ha vencido esta prueba. Estamos hablando de una carrera especial, quizá la más famosa del mundo, que se disputa desde 1923, la han ganado marcas como Ferrari, Ford, Porsche, Audi, Toyota... en la que cerca de trescientas mil personas se reúnen en el trazado de esta localidad histórica a unos 200 kilómetros de París en un trazado de casi 14 kilómetros de distancia que discurre incluso por carreteras nacionales por las que unos días antes cualquiera puede circular con su coche. Ahora Toyota domina el campeonato y la prueba pero no fue hasta el pasado año, en la primera participación de Alonso que ganaron en La Sarthe. Antes solo otro español lo había hecho: Marc Gené con Peugeot en 2009.

La acción comienza hoy miércoles con cuatro horas de entrenamientos desde las cuatro de la tarde, a las diez de la noche, sesión clasificatoria hasta la medianoche. El jueves siguen los pilotos en pista con la última ronda de clasificación que deja clara la parrilla, el viernes hay descanso y el sábado a las tres de la tarde dará comienzo la carrera, uno de los momentos más especiales del año, la despedida de Alonso de Resistencia, aunque ha dicho que regresará a Le Mans. Y es que Alonso... siempre vuelve.

Hamilton: «Mire, la Triple Corona no podría importarme menos»

Llega Lewis Hamilton con unos minutos de retraso, porque le habían dicho que la entrevista era en otro edificio. Estrecha la mano con fuerza, se sienta y prueba el café que espera en la mesa. "¡Sabe horrible!". El pentacampeón está relajado, con 34 años dice todo lo que piensa y ya no sabe lo que es la presión. Habla de lo que siente un piloto joven cuando llega al Mundial, de lo que ha aprendido en Mercedes y de lo que hará, y no hará, cuando se baje por última vez de un Fórmula 1.

-Se le vio especialmente conmovido con la mala suerte de Leclerc en Bahréin…

-Quizás la palabra no es conmovido, así te quedas cuando presencias una gran actuación musical. Pero sí, sentí empatía, fue real porque llevo mucho tiempo aquí y sé lo que se siente cuando haces tu primera pole y vas a ganar tu primera carrera.

-Charles, Verstappen… ¿mira de forma diferente a los pilotos jóvenes de la parrilla?

-Simplemente sé lo que es tener 21 años. Llega un momento en el que pasas cierta edad y lo olvidas, pero yo todavía no he llegado a ese punto.

-¿No es raro correr contra ellos? Eran niños cuando usted ya ganaba.

-Siguen siendo niños (risas), alguno de hecho no ha cumplido 20 años todavía. Cuando eres joven, a todos nos ha pasado, no escuchas a tus padres ni a quien puede darte consejos. Supongo que también le pasa a Max, y he escuchado lo que dice su padre o la gente que le rodea. Pero cuando eres joven estás muy centrado y piensas que lo sabes todo.

-Y en su primera temporada, ¿alguien le daba esa clase de consejos?

-Creo que no. Pero a esa edad eres inmaduro. Si pudiera volver atrás y decirme a mí mismo, con 22 años, las cosas que sé ahora, habría ganado mi primer Mundial en mi primera temporada sin problema. Habría ganado igualmente el segundo año, y probablemente también el de 2009. Luego creo que no hubo más campeonatos en los que tuviera el coche necesario para hacerlo.

-¿Cómo maneja ahora la presión?

-Ya no sufro con la presión. Supongo que hubo un punto de inflexión que ya no recuerdo, en tu carrera hay altibajos de presión y estrés. Pero llega una edad en la que te sientes más cómodo, en mi caso fue cuando empecé a no preocuparme por las opiniones que otras personas tenían sobre mí. Cuando aceptas que no puedes cambiar la opinión de todo el mundo, que cada uno puede tener la suya, puedes volverte duro como una roca. La gente puede decir lo que quiera, seguiré viniendo a hacer el trabajo que hago y seguiré haciendo los viajes que hago. He creado mi propia línea de ropa, nadie más ha hecho lo que hago yo fuera del deporte, pero lo hago porque, hasta donde yo sé, es lo correcto para mí.

-¿Qué es para usted la F1 ahora mismo? ¿Un trabajo? ¿Una pasión?

-La Fórmula 1 y las carreras siguen siendo mi pasión. Las otras cosas suman, no restan. Me encanta competir, me encanta extraer el máximo de un coche de un fin de semana a otro y volver a la fábrica para seguir trabajando con la gente. Aquí puedo dirigir lo que hace el coche o enfocar su desarrollo, decirles si pienso que hay que evolucionar de una forma u otra, y recibir sus impresiones unos días más tarde. Disfruto en los test de pretemporada. Me encantan los debates y es interesante ver cómo evolucionan las posturas conforme avanzan las carreras. Es como un ‘¡te lo dije!’, porque los ingenieros son muy listos, pero cuando les demuestras que estaban equivocados… (se ríe).

-Entonces no piensa retirarse aún.

-Soy consciente de que el tiempo pasa, pero tengo muchas cosas por delante.

-¿Le queda algún sueño por cumplir aquí?

-No diría que tengo sueños por cumplir en F1. Tengo objetivos, no sueños.

-¿Qué clase de objetivos?

-Cada día te fijas uno nuevo, y eso será así durante el resto de mi vida. Aquí, en las carreras, es mejorar mi conexión con los ingenieros, el rendimiento en el coche, enfocarlo hacia donde quiero para ganar un título. En la percepción de la gente parece que el equipo construye el coche y el piloto se sube y ya está. Quizás suceda en algunos equipos, pero en Mercedes no funciona así. Paso muchísimo tiempo con los ingenieros y es muy interesante formar parte del proceso.

-En su carrera, ¿qué supuso dejar McLaren y llegar a Mercedes en el momento adecuado?

-Supongo que si me hubiera quedado donde estaba, quién sabe si hoy seguiría corriendo. (Hace una pausa). Y definitivamente no habría ganado más mundiales. Pero fíjese en LeBron James, ¿habría ganado tantos títulos si no hubiese ido a Miami? ¿Si se hubiese quedado en Cleveland? Va en el deportista. La gente habla de Senna, él estaba en un gran equipo, McLaren era el mejor equipo y cuando ganó esos títulos tenían un coche increíble para dominar. Pero es que el deporte es así: cuando un equipo es fuerte, piloto y equipo pueden eclipsarlo todo. Fue la mejor decisión de mi vida, pero no llegó por error o casualidad.

-Para su futuro fuera de la Fórmula 1, ¿habrá carreras?

-Creo que no. Nunca puedes decir nunca, pero no tengo planes de correr en otro sitio.

-La Triple Corona…

-Mire, no podría importarme menos.

-¿Le Mans? ¿Indianápolis?

-No. Los coches no son iguales, cuando Nigel Mansell fue a Indianápolis (1993 y 1994) estaban bastante bien. Pero aunque me gustaban mucho los ‘Grupo C’ de entonces, no me llama mucho la atención la tecnología que hay en algunos campeonatos ahora mismo. Tampoco soy muy fan de Le Mans. Creo que no. Probablemente pilotaré motos, mucho, pero sólo por diversión.

-Entonces, ¿qué sueña hacer cuando lo deje?

-Es pronto. Hay cosas en la cabeza, pero no me gusta hablar demasiado por si luego no suceden. Pero en cualquier caso, un deportista tiene que mirar más allá de su deporte, porque hay algunos casos, como por ejemplo la NFL, en los que la carrera es particularmente corta. Es triste, porque has construido toda tu vida para pilotar y un día tienes que parar. La siguiente parte también es emocionante, cuando tienes familia e hijos y entras en otro mundo y otras tareas, aunque a mí en particular también me interesa mucho la tecnología. China es un mercado increíble, habrá millones de coches eléctricos por aquí. Me interesa ese mundo.

-¿Cree que será duro dejarlo?

-Siempre es duro, llevo compitiendo desde que tenía cinco años. Michael (Schumacher) incluso volvió, aunque eso es algo que yo no voy a hacer. Y Jordan se pasó al béisbol, una idea terrible, algo he aprendido de esos casos, aunque las carreras son una adicción que será muy difícil superar.

-Gracias y suerte, Lewis.

-Gracias por su tiempo.