Velocidad en la calle

La pandemia del COVID-19 hace que los deportistas agudicen su ingenio para mantenerse en forma. Ya pueden entrenarse al aire libre, pero con restricciones. En algunas zonas aún no hay instalaciones abiertas. Es el caso de Madrid. Pero existen maneras de paliar esa carencia. Ángel David Rodríguez (40 años), 21 veces campeón de España entre 60, 100 y 200 metros, encontró un terreno propicio para hacer series de velocidad: el Paseo de Camoens, junto al Parque del Oeste.

Allí, a las horas permitidas, el Pájaro corre "en un suelo regular, con opción de asfalto o tierra y que permite ejercitarse a una intensidad buena". "Calculo intervalos de 100 metros a 12 segundos, y se pueden hacer también de 150 y 200 midiendo las zancadas. Es un entrenamiento de pretemporada. Algún día me he cogido un globo, pero tampoco me voy a morir, sólo quiero estar óptimo". Ángel David pasó de la bici de spinning ("Me la dejó Go Fit") que tiene en casa a la calle. Y la gente respondió bien: "Me animan, 'venga, tío', y me saludan, mola. Les llama la atención ver a alguien que no hace carrera continua, pero no soy el único, hay cultura y va creciendo".

Al madrileño le afectó físicamente el confinamiento. "Perdí peso, masa muscular. Aunque esté tumbado y comiendo, adelgazo", dice. Por eso, y para evitar lesiones, debe completar "trabajo de fuerza y series, no a máxima velocidad, sino con ritmos controlados y poca recuperación. E intentaré coger kilos, pero no grasa". La semana que viene volverá al CAR del CSD. "Estoy a la espera de instrucciones, si hay que hacer reconocimiento médico... aunque para ir al gimnasio habrá que buscarse la vida". Y tiene una idea: "Montar uno con amigos en un pequeño local e ir por turnos". De nuevo toca tirar de ingenio.

De Grasse, un heredero de Bolt, volverá tras dos temporadas KO

11 abril, 2019 · Archivado en 100 metros lisos, Andre De Grasse, Atletismo, Deportes, IAAF, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en De Grasse, un heredero de Bolt, volverá tras dos temporadas KO 

André de Grasse fue subcampeón olímpico de 200 metros y bronce en 100 tras Usain Bolt en Río 2016. Los focos apuntaban al canadiense como heredero del Relámpago, que reforzó su perfil con un 9.69 ventoso (+4.8) en 2017 en Estocolmo, pero dos meses después… tuvo una inoportuna lesión de isquiotibiales antes de los Mundiales de Londres (los últimos de Bolt, ganados por Gatlin). Ahí su carrera se truncó y apenas un 10.18 es lo más brillante que se le ha visto desde entonces. Los problemas físicos se han sucedido para el de Markham y este sábado “libre de lesiones” quiere resarcirse. Hará los 200 metros de Granada en el comienzo de una temporada con Mundiales en Doha, los primeros sin Usain.

De Grasse ha cambiado de entrenador, dejó a Stuart McMillan y lo dirige ahora Rana Reider, en Florida. “Siempre hay un poco de duda, Trato de estar en un buen estado mental, porque tengo un nuevo técnico, una nueva atmósfera, un nuevo entorno, así que intento que el pasado y las dos lesiones no me afecten”, dice en Canadian Press el velocista, de 24 años, que ya hizo la semana pasada unas carreras de relevos.

De Grasse confiesa que espera disipar esas dudas que ha percibido desde el entorno deportivo. “Allí veía que alguna gente decía: ‘¿ha vuelto de verdad?’ y otros pensaban que todavía sigo lesionado. La gente me dice que no me presione, pero yo sí lo hago. Aunque tuve un par de lesiones y un par de reveses, todavía quiero salir y competir. Soy joven y pienso que tengo dos Juegos por delante. Quiero ganar una medalla de oro”.

De Grasse es uno de esos nombres en los que se centra ahora la velocidad mundial, que tiene como príncipes candidatos a reyes a dos estadounidenses como Noah Lyles y Christian Coleman. Se busca heredero al trono de hombre más rápido del mundo… Y De Grasse quiere regresar a la fiesta. "Estoy bien físicamente, ahora me queda ser mentalmente fuerte".